Convocan licitación para Plaza de Gallos

Publicada el

  • Convocan licitación para Plaza de Gallos

    Imágenes de la forma en la que quedarán el escenario y el redondel de la Plaza de Gallos, luego de los trabajos de rehabilitación. Fotos: Especiales

  • Convocan licitación para Plaza de Gallos

    Un aspecto de la reconstrucción de los arcos del inmueble.

  • Convocan licitación para Plaza de Gallos

    El túnel por donde entraban al redondel artistas, galleros, empleados y hasta Francisco I. Madero.

  • Convocan licitación para Plaza de Gallos

    Las condiciones lamentables en las que se encontraba el edificio, luego del abandono.

El interés por rescatar la Plaza de Gallos se ha mantenido. En 2015, la entonces alcaldesa Bárbara Botello consiguió 28 millones de pesos de la Federación para repararla. De ese monto, el Municipio tiene actualmente en sus arcas 5 millones 142 mil pesos y proyectos ejecutivos por definir.

El Instituto Cultural de León (ICL) espera la aprobación del INAH para poder licitar la obra y trabajan contra reloj pues de no usar el dinero antes de que termine el 2016, los leoneses perderían ese recurso.

“De los 28 millones de pesos, tenemos 13 etiquetados para construir el sobre techo de madera en todo el redondel y los otros 15 deberían bajar una vez que tengamos los sellos del INAH, en lo que corresponde a nosotros no se pierde (el dinero)”, aseguró Carlos María Flores, director del ICL.

Para que la Plaza de Gallos funcione al 100%, hace falta una inversión de 136 millones de pesos y depende de la disponibilidad del dinero, el proyecto podría demorar alrededor de 6 o 7 años.

El ICL tomó la batuta del proyecto al entrar la administración de Héctor López Santillana.

Al avanzar el proyecto, el INAH indicó modificaciones para preservar los vestigios, “solventamos las observaciones del INAH sobre el proyecto ejecutivo que había que modificar y ahora ellos lo revisan”, mencionó Flores Rivera.

El lunes pasado la Dirección de Obra Pública encargada de realizar la licitación para desarrollar el proyecto, recibió el visto bueno del INAH y será mañana, 20 de septiembre, que publicarán la convocatoria federal para la primera etapa de la rehabilitación de la Plaza de Gallos.

Los puntos en común

Algo que sí tienen en común los arquitectos relacionados con la Plaza de Gallos, es que al conocer el interior del inmueble, quedaron asombrados por la belleza de los detalles de cantera, por su dimensión, casi del tamaño de la Presidencia Municipal.

“Es un lugar único, que te roba el aliento desde que entras”, comentó Jazmín Flores, coordinadora del INAH.

La Plaza de Gallos dentro del trazo original, es el segundo inmueble más grande después de la Alcaldía. 

La plaza fue apostada en una pelea de gallos entre 1790 y 1800, explicó Abraham Hernández Sánchez, uno de los últimos herederos de la plaza, en una entrevista con am en 2013.

En el Archivo Histórico hay registros de peleas de gallos de 1797.

El dueño de la finca era don Manuel Gutiérrez de La Concha, llevaba a su mejor gallo, el colorado  y apostó la plaza contra el gallo giro de Andrés Romo, bisabuelo de Abraham Hernández.

Al perder el colorado, la finca de 17 habitaciones que incluía el área del redondel, cambió de dueño.

Para 1804, la plaza era el único centro de esparcimiento de la ciudad y le construyeron el graderío, los arcos del redondel y un túnel que conectaba con la casona de la calle Juárez a la Justo Sierra.

Después recibió a artistas internacionales, como la cantante de ópera Ángela Peralta, conocida como “El Ruiseñor de México”, a los comediantes Manolín y Shilinsky entre otros.

En 1810 durante la Guerra de Independencia, el redondel de la plaza albergó a cerca de cinco mil insurgentes con sus caballos, explicó Carlos Arturo Navarro Valtierra, cronista vitalicio de León.

Una de las leyendas del lugar que se cuenta entre los últimos herederos, es que los insurgentes llevaban burros cargados con lingotes de oro y como los animales no podían caminar, enterraron la mitad en algún lugar del redondel y mataron a los obreros para que no dijeran dónde estaba.

Durante la Guerra de Independencia, el brigadier Félix María Calleja, mandó colgar en la plaza a los leoneses que se unieron a las causas independientes.

En 1900, los dueños construyeron 17 habitaciones más en el segundo piso de la casona, que pasó a ser un hotel donde descansaban artistas y viajeros acaudalados.

Años después le cambiaron el nombre a “Arena Libertad” y ahí lucharon ‘El Santo’, ‘Blue Demon’, ‘El Cavernario Galindo’ y ‘Black Shadow’, había peleas de box y hasta coso taurino. También fue pica de calzado y una escuela.

Al morir Andrés Romo que ganó la plaza en una apuesta, le heredó el edificio a Máximo Hernández, esposo de su hija Sebastiana Romo. 

“De ahí le dejaron la casa a mi papá y luego pasó a nosotros”, narró Abraham Hernández, en la entrevista de 2013.

Después, la casona quedó abandonada por alrededor de 60 años; el tiempo y la naturaleza siguieron su curso, muros y techumbres cayeron y la vegetación se apoderó de todo.

Ahora, tras dos años de recuperación, el lugar está libre de escombros y basura, hay habitaciones del hotel delimitadas con cintas amarilla de precaución, el graderío está cubierto por plástico negro, aunque el aroma de humedad persiste.

La calma se apoderó de lugar, algunas palomas escurridizas lograron entrar y son lo único que se escucha al caminar por las habitaciones y el redondel. 

Al entrar a la histórica Plaza de Gallos, una sensación de intriga es fácil de sentir a cada paso… hay detalles en todos los rincones que cautivan y hacen reflexionar: ¿cuántas historias más ocurrieron aquí?


1er Informe León

#NotiMinuto

  • Local

  • AM de guardia

  • Superdeportivo

  • Primer Plano

  • Tecnoteca

  • Viralízate


#Podcats

Ver más podcats