El lenguaje de la juventud

Publicada el

El lenguaje de la juventud

Una mamá le gritaba a su hija desde la cocina para que bajara a comer. La chica se encontraba en su recámara en la planta alta de la casa. Tal vez la muchacha escuchaba música o leía una revista, el punto es que no bajaba. 

La madre impaciente subía el tono cada vez. El papá que presenciaba la escena y veía la desesperación de la mamá interviene diciéndole que él la llamaría y que dejara de llamar a la niña. 

El padre no se levanta de su silla ni va a llamar a la chica pero ésta luego, luego aparece dispuesta para comer. El papá tiene una gran sonrisa en el rostro. 

La madre le pregunta cómo le hizo para que la hija bajara y él responde: Muy sencillo, le dije por whats App que bajara a comer. -Ese es el lenguaje de la juventud- agregó.

Con las redes sociales la comunicación interpersonal se ha transformado y el contacto humano se ha ido perdiendo. Ahora hasta el cariño y el amor se manifiestan a distancia física pero con expresiones cálidas y afectuosas y con una infinidad de íconos y emoticones. 

A veces me sorprenden los mensajes dirigidos a hijos, hijas o cónyuges que pertenecen al ámbito privado y que abiertamente orean los sentimientos sin inhibición alguna convirtiéndose en públicos. 

Quizás el ritmo de vida actual que ha pautado horarios individualistas rompiendo con los convivios familiares cotidianos ha obligado a utilizar las redes con personas que habitan en el mismo hogar.     

Todo esto es posible gracias a que los usuarios de las redes no sólo pueden utilizar el servicio a través de su computadora personal, sino que además en los últimos tiempos se puede participar en comunidades y grupos como el popular Facebook a través de una gran variedad de dispositivos móviles, tales como teléfonos celulares o tablets, algo que está marcando la nueva tendencia en comunicación.

La juventud está totalmente identificada con las redes sociales. Muchas mamás incursionamos en las redes principalmente para estar en contacto con los hijos e hijas y conocer su paradero, ya que aunque pedían permiso para ir a un evento luego cambiaban de opinión y se trasladaban a otro lugar “donde la fiesta estuviera mejor”. 

Con esta forma de comunicación los progenitores podían estar más tranquilos recibiendo y mandando mensajitos. Luego las redes se fueron ampliando a las amistades, parientes y negocios.

Es conveniente poder estar en contacto con los seres queridos pero las relaciones no pueden quedar solamente en palabras y afectos electrónicos. Los sonidos de las palabras, los abrazos y los besos son más agradables cuando son en vivo.


1er Informe Guanajuato

#NotiMinuto

  • Local

  • AM de guardia

  • Superdeportivo

  • Primer Plano

  • Tecnoteca

  • Viralízate


#Podcats

Ver más podcats