Conocían religiosos a sus victimarios

Publicada el

  • Conocían religiosos a sus victimarios

    Los cuerpos de los curas fueron velados en la misma iglesia durante la noche del lunes.

El sacerdote y el sacristán asesinados en la entidad conocían a sus victimarios, aseguró el Fiscal General del Estado (FGE) de Veracruz, Luis Ángel Bravo.

 Detalló que los dos religiosos se encontraban en una reunión con los presuntos asesinos en la Iglesia Nuestra Señora de Fátima en Poza Rica.

 “Aquí, víctimas y victimarios se conocían, estaban conviviendo y estaban tomando licor, después de cierto rato de estar conviviendo se descompuso esa reunión y se tornó en violencia”, explicó Bravo al ser cuestionado por medios locales en Córdoba, .

  El funcionario negó que el secuestro y los asesinatos de Alejo Nabor Jiménez y José Alfredo Suárez hayan estado vinculados a la delincuencia organizada.

  Informó que luego de que la reunión se tornara violenta, los presuntos asesinos robaron 5 mil pesos de limosna y dos vehículos, una camioneta pick up RAM y un Sedán Lancer.

  Precisó también que el cuerpo del cura presentó nueve impactos de bala de arma corta y el sacristán un impacto, también de arma corta de fuego.

  Afirmó que la Fiscalía ya conocen a los presuntos asesinos.

 “Estamos ya con objetivos, nombres y caras de algunas personas, nada más estamos en busca de los objetivos que son los probables autores”, indicó Luis Ángel Bravo.

Los despiden sus fieles

Cientos de católicos acudieron a la iglesia de Nuestra Señora de Fátima para participar de la misa de cuerpo presente de los sacerdotes encontrados muertos.

Los cuerpos de los curas fueron velados en la misma iglesia durante la noche del lunes, luego de que personal de la Fiscalía General del Estado les practicó la autopsia correspondiente.

Al arribar los féretros, los feligreses aplaudieron y muchos de ellos lloraron.

Los padres Hugo Cortes Morales, de la parroquia Nuestra Señora de la Merced, y Aris Sánchez Castelán, de la parroquia Cristo Rey, oficiaron una misa para rogar por su eterno descanso.

Al amanecer, la gente que acudió a la iglesia, ubicada en la colonia Petromex, llegó con coronas y abarrotó los alrededores del templo.

Familiares de ambos sacerdotes alistaron los féretros para trasladarlos a los poblados de donde son originarios para su inhumación.

En el caso de Alejo Nabor Jiménez, su cuerpo sería llevado a Tehuacán, Puebla, mientras que José Alfredo Suárez, descansará en Misantla, Veracruz.



#NotiMinuto

  • Local

  • AM de guardia

  • Superdeportivo

  • Primer Plano

  • Tecnoteca

  • Viralízate


#Podcats

Ver más podcats