La Calle de la Estación

Publicada el

La Calle de la Estación

Una de las calles más conocidas y caminadas por laguenses y visitantes es la “Calle de Constituyentes” y su historia ha sido señalada con diversos nombres: Calle Constituyentes, en callado y anónimo homenaje a los laguenses que han participado en la elaboración de diversas Leyes y Constituciones que han reglamentado la vida social y jurídica de México. Desde las mal dispensadas Leyes de Cádiz, España en 1812, hasta la reciente de 1917. A través de ellos, Lagos ha estado presente en esos importantes ordenamientos. Otros nombres que la calle ha tenido son:  “Calle de los Arbolitos”, pues desde la Placita del Hueso hasta arriba,  de tramo en tramo se plantaron arbolitos propios de la región. La “Calle Vieja del Calvario”; “Calle del Correo” y “Calle del Comercio”. Cuando fue Presidente Municipal D. Luis Nungaray, le pusieron el nombre de “Calle Álvaro Obregón”, pero al poco tiempo regresó a su nombre de “Constituyentes”. De la “Calle Real”, hoy “Hidalgo”, hacia abajo, la gente la conocía con el nombre de “Calle del Rosario”. Luego que se fundó la Escuela Secundaria Técnica Federal, sus alumnos difundieron el nombre de “Calle del Poli”. Hoy habré de referirme tan sólo, a su nombre mas antiguo; del último tercio del Siglo XVIII: “Calle de la Estación”.

Conservo en los Archivos de la Crónica interesante copia de valioso documento, en el que el Señor Obispo de la Diócesis de Guadalajara, concede la “Licencia” para colocar “Catorce Estaciones” del Viacrucis, distribuidas en las cuadras de esta calle, iniciando en el Río y concluyendo en una “Capillita” que pretendían levantar en lo alto del Cerro del Calvario. Por eso los laguenses, desde antes de ser México Independiente, ya la llamaba: Calle de la Estación. Cuando hubieron concluido la “Capillita”, entonces entronizaron la milagrosa Imagen de Nuestro Padre Jesús del Calvario, que a principios del último tercio del Siglo XVII había donado Da. Catalina Jiménez de Castro, hermana de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad.

Entronizada que fue la taumaturga Imagen de Nuestro Padre Jesús, que también ha tenido varios nombres: En documentos del año 1804 aparece con el nombre de “Jesús Nazareno”, pero el más común era “El Señor de la Pasión”, nombre con el que lo hallamos en documento suscrito por el Señor Obispo D. Pedro Espinoza el 4 de septiembre de 1854 al hacer referencia a la “Capilla del Señor de la Pasión”, hasta que la fe y piedad laguense amorosamente lo llamó “Nuestro Padre Jesús del Calvario”. Es una imagen de mediana talla que pesa alrededor de cuarenta kilos, hay quienes dicen que su origen es guatelteco, yo disgrego de esa opinión, porque está hecha de madera de atocha que es cerrada y pesada similar al mezquite, y la madera de atocha sólo se da en España.

Pero vayamos al importante documento prometido, que señala el inicio de una manifestación religiosa que luego se convirtió en el centro de las principales fiestas de Lagos, las “Fiestas Agostinas”. El Documento lo encontré en los Archivos del Arzobispado de Guadalajara y está asentado en el Libro Correspondiente de Gobierno del Obispado, en el folio 304. Documento al que le respeto la ortografía.

“Nos el Mtro. Dn. Fray Anto. Alcalde del Sagrado Orden de Predicadores por la divina gracia y de la Santa Sede Apostólica, Obispo de Guadalajara, del Consejo de su Magd. etc.

Por quanto Don Fran. Xavier de Arreola Alcde, Mayor de la Villa de Lagos por su carta misiva de veynte y seis de julio pasado de este corriente año, nos a echo Relación diciendo que por la tierna particular devoción que desde sus tiernos años a profesado a Jesús Nazareno, su Preciosísima Sangre y Pasos de la Estación que lleva al Monte Calvario, a procurado y solicitado se establezca la Vía Cruziz fabricando para ella a su costa catorce capillitas y agrandar la que hace cabecera en la parte donde termina la que está construida a sus expensas, por lo qual nos ha pedido y suplicado le concedamos Licencia para que se pueda celebrar en dha. Capilla el Sto. Sacrificio de la Missa. Por tanto por el tenor de la presente, damos y concedemos Ntra. Licencia en forma la que de derecho se requiere y es necessaria para que estando perfectamente y acabada dicha Capilla con el Título de Jesús Nazareno con puertas y serraduras y en disposición de estar reservada del insulto de bestias y hombres, con los ornamentos, vasos sagrados y demás adorno necesario se pueda celebrar y celebre el santo Sacrificio de la Missa en dicha Capilla por qualesquiera sacerdote secular o regular, que para ello tenga Licencias necesarias, y se halle sin impedimento alguno Canónico, siendo primero bendita y visitada por el Cura y Vicario de dicha Villa de Lagos y constándole su decencia y adorno  de que ponga Certificación al pie de esta Licencia con la calidad y condición que solo se pueda decir una sola misa en dicha Capilla fuera el sol y solo en los días de Fiesta de todo el año y en todos los viernes de quaresma y excecion de las Pascuas, festividades  principales de nuestra Señora María Sma., Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, Corpus Christi y Semana Santa, y así mismo que el sacerdote que digere la Misa en los días dispuestos, después del evangelio haga una breve explicación de la Doctrina Christiana de memoria o leyendo algún libro que le explique a lo menos por espacio de un quarto de ora de suerte que todos los sircunstantes la oygan y puedan aprehender bajo la pena de suspensión al Capellán que dixere la Misa y que de faltándose a lo mandado en los días festivos damos por revocada esta Licencia. Y mandamos al Cura y Vicario de dicha Villa tenga especial cuidado y la expresada Capilla no se abra por ningún motivo de noche y valga por el tiempo de nuestra voluntad y sin perjuicio del derecho Parrochial. En cuyo testimonio mandamos dar y dimos el presente en la Ciudad de Guadalajara a tres de agosto de Mil Setecientos Setenta y Nueve años, firmado de nuestro nombre y mano, sellado con nuestro sello y refrendada de nuestro Ynfrascrito Secretario de Cámara y Gobierno. Fray Antonio, Obispo de Guadalajara. Por mandato de su Señoría Ylma. El Obispo mi Señor. Ygnacio Vazques, Secretario”.

Las Capillitas de las Estaciones del Viacrucis tengo entendido que nunca llegaron a colocarse en las esquinas de las cuadras de la Calle que desde entonces recibió el nombre de “La Estación”. En cambio, el Alcalde Mayor de Lagos D. Francisco Xavier de Arreola, sí levantó la Capilla en lo alto del Cerro del Calvario, donde entronizaron la Imagen de Nuestro Padre Jesús, cuyas “Solemnes Subida y Bajada” congregan a todo el pueblo y tan solo son equiparables a las procesiones y romerías peninsulares en torno a las imágenes del “Señor de la Columna”, del “Nazareno de Viñeros” y de “Nuestro Padre Jesús de la Pasión, en Málaga, España. La Primer Estación estaba a la orilla del Río; la segunda, en el cruce de la calle con la del Puente de Rivera (González Peña). Todavía hacia el año 1960, existía clavada en el muro, una cruz en lo alto de la finca Noreste. Frente al Templo del Rosario estaba la Tercera Estación; y así seguía hasta concluir en la Capilla de Nuestro Padre Jesús en el Cerro del Calvario. La Imagen original siempre está en su nicho que tiene por trono y para evitar que sufriera deterioros, para las funciones externas al templo, se mandó labrar la “Imagen Peregrina” que visita todos los templos; ésta la hizo el escultor D. Fidel Galindo, de Guadalajara y la mandó esculpir el Padre D. Antonio Chanón hacia el año 1966.

La “Capillita” que construyó el Alcalde Mayor D. Francisco Xavier de Arriola, cien años mas tarde la desmanteló el P. D. Teófilo Villagrán y en su lugar construyó el templo del Calvario mas cómodo y amplio, que luego el P. D. Francisco Jiménez amplió a tres naves, y es el que conocemos.



#NotiMinuto

  • Local

  • AM de guardia

  • Superdeportivo

  • Primer Plano

  • Tecnoteca

  • Viralízate


#Podcats

Ver más podcats