Sube tensión en Charlotte

Publicada el

  • Sube tensión en Charlotte

    Un protestante fue detenido por policías locales durante los enfrentamientos registrados en la madrugada del jueves. Grupos de decenas de manifestantes, con pancartas con mensajes como “No hay justicia; no hay paz”, discutieron con policías. Ayer, la Guardia Nacional estuvo presente en als calles de

  • Sube tensión en Charlotte

    Un protestante fue detenido por policías locales durante los enfrentamientos registrados en la madrugada del jueves. Grupos de decenas de manifestantes, con pancartas con mensajes como “No hay justici

El gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, declaró ayer el estado de emergencia en la ciudad de Charlotte, que el miércoles vivió una segunda noche de disturbios tras la muerte de un afroamericano en un supuesto caso de violencia policial.

McCrory ordenó el despliegue de la Guardia Nacional de Carolina del Norte, un cuerpo militar, para apoyar a la Policía de Charlotte a controlar la ciudad, que tiene unos 825 mil habitantes y un 35% de población negra.

El gobernador tomó esta decisión después de conocer que una persona resultó herida de gravedad (se encuentra en condición crítica) por el impacto de una bala durante los disturbios del miércoles, que se prolongaron hasta la madrugada de ayer.

La Alcaldía de Charlotte, que inicialmente dio a la persona por muerta, se apresuró a aclarar que el disparo se produjo “de civil a civil” y no por fuego de policías, aunque el tiroteo tensionó los ánimos en la protesta.

The New York Times publicó una fotografía de un manifestante en Charlotte con pistola en mano.

Los manifestantes ocasionaron cuantiosos destrozos a mobiliario urbano, comercios y viviendas, así como a vehículos, aunque se desconoce el número de heridos y detenidos.

La Policía respondió con el lanzamiento de gases lacrimógenos y proyectiles de goma.

Las protestas estallaron el martes después de que un agente de Policía matara al afroamericano Keith Lamont Scott, de 43 años, en el estacionamiento de un edificio de apartamentos.

La Policía acusó a Scott de ir armado -en un estado en el que llevar pistolas es legal-, y de suponer una “amenaza de muerte inminente” para los agentes, un relato que familiares y testigos rechazaron.

La alcaldesa de Charlotte, Jennifer Roberts, pidió calma a los habitantes de la ciudad y prometió total transparencia en la investigación de lo sucedido.

A su lado, el jefe de la Policía de Charlotte, Kerr Putney, afirmó que “la historia es muy diferente de la que se ha contado en las redes sociales” y aseguró que los agentes pidieron a Scott que arrojara el arma con la que salió de un vehículo.

El jefe policial aseveró que en el lugar del incidente se encontró un arma cerca del cuerpo de la víctima y no un libro que supuestamente leía mientras esperaba que su hijo regresara de la escuela, tal como han manifestado sus familiares.

Todo el suceso quedó registrado en video gracias a la cámara que llevaba uno de los agentes implicados, pero las autoridades se han mostrado reticentes de momento a hacerlo público.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, mantuvo ayer una conversación telefónica con la alcaldesa Roberts para abordar la problemática.

Propone Donald retomar el stop and frisk

Donald Trump se manifestó a favor de revivir una práctica policial ampliamente condenada por su carácter discriminatorio.

Se trata del stop and frisk usado durante años en Nueva York y que básicamente consiste en detener y registrar a la gente sólo por su aspecto.

Un juez la declaró anticonstitucional en el 2013 y Bill de Blasio, que asumió la alcaldía de la ciudad en 2014, se encargó de que dejara de utilizarse. Estudios demuestran que la mayoría de las personas sometidas a esta práctica policial eran negros o latinos. Pero según Trump, se trata de una herramienta que funciona y que podría volver a ser instaurada.

“Yo aplicaría el stop and frisk. Creo que se tiene que hacer, lo hicimos en Nueva York y funcionó increíblemente bien”, dijo el miércoles en la cadena Fox. Uno de los principales aliados de Trump es el exalcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, que hizo un uso extensivo del stop and frisk.

Las críticas no tardaron en llegar. En entrevista con CNN, De Blasio advirtió de que reinstaurar esta práctica no haría más que ahondar la tensión social. “Debería tener mucho cuidado, porque si restituyéramos el stop and frisk en el país, se vería mucha más tensión entre la policía y las comunidades”, afirmó.

Trump reculó y dijo ayer que sólo se refería a aplicar esta táctica en Chicago, una ciudad especialmente afectada por la violencia de las armas.   / El País



#NotiMinuto

  • Local

  • AM de guardia

  • Superdeportivo

  • Primer Plano

  • Tecnoteca

  • Viralízate


#Podcats

Ver más podcats

MÁS VISTAS