Más vital que molesta: la mastografía

Publicada el

  • Más vital que molesta: la mastografía

    El miedo al resultado es otra razón por la que algunas mujeres no se realizan este estudio, coinciden los expertos. Foto: Shutterstock

El día mundial de la lucha contra el cáncer de mama se conmemora el próximo 19 de octubre, y en este sentido, la prevención es de vital importancia para que la enfermedad pueda detectarse a tiempo.

Existen algunos métodos para la prevención, el más común y que se recomienda cada mes, es la exploración física de los senos; sin embargo, el método médico con mayor eficacia es la mastografía.

Un apretujón de mamas de arriba hacia abajo y de un lado hacia el otro puede ser incómodo y, para algunas, doloroso, pero considera que daña más no detectar el cáncer a tiempo.

A través de este exámen, puede detectarse el cáncer incluso dos años antes de que el bulto alcance el tamaño suficiente para sentirlo.

Aun con estas ventajas, hay mujeres que no se la realizan pese a que la incomodidad y, dependiendo de la sensibilidad de la mujer, el dolor, son momentáneos.

"Sí, la paciente está incómoda. Le explicamos la importancia del estudio y que, además la mastografía es el único estudio que detecta a temprana etapa el cáncer de mama", comenta la especialista Susana Gutiérrez.

Para que las imágenes sean efectivas se tienen que comprimir la glándulas mamarias, indica por su parte Juan Enrique Bargalló, jefe del departamento de Tumores Mamarios del Instituto Nacional de Cancerología, en la Ciudad de México.

Sin embargo, la compresión no dura más de dos minutos. Además, lo ideal es realizarse este estudio días después de la menstruación para que los senos estén menos sensibles.

El miedo al resultado es otra razón por la que algunas mujeres no se realizan este estudio, coinciden los expertos.

"Es un miedo muy válido y la forma de vencerlo es teniendo la información de la utilidad de hacerse este estudio. Entre más tempranamente se encuentre la enfermedad, los tratamientos pueden ser más efectivos, más personalizados e incluso menos extensos", precisa Bargalló.

De acuerdo con el especialista, algunas mujeres vencen el miedo a realizarse este estudio, pero no al resultado y se desentienden de éste.

"Hay mujeres que dicen: 'Ya me hice mi mastografía, si hay algo malo, pues ya me hablarán. Si se hacen el estudio son responsables de ir a ver el resultado y de que les expliquen éste", indica el experto.

El oncólogo Gregorio Quintero, asegura que hay mujeres que se conforman con leer ellas el reporte de las mastografías y ya no acuden al médico.

Quintero afirma que también hay mujeres que no se hacen revisiones porque creen que si no tienen un familiar con cáncer de mama no están en riesgo de presentar la enfermedad, y el 85 por ciento de quienes lo desarrollan no tienen antecedente familiar.

Otro obstáculo que frena el que algunas mujeres se realicen el estudio es el temor a la radiación.

"La radiación que confiere una mastografía es tan mínima que no debe ser una preocupación. Además se ejerce directamente a la glándula", precisa Bargalló.

Asegura que es un mito que haya riesgo de desarrollar cáncer de tiroides, así que tampoco es necesario usar protección en el cuello cuando se realiza la mastografía.

Gutiérrez comenta que también se da el caso de mujeres con implantes que evitan hacerse este estudio porque creen que éstos pueden dañarse.

¿A partir de qué edad?

Quintero indica que la norma establece que las mujeres inicien con estos estudios a partir de los 40 años y se los hagan cada dos años. Sin embargo, los oncólogos recomiendan hacérselos anualmente.

Menciona que a las mujeres con perfil de riesgo se les recomienda que se hagan antes el estudio. Por ejemplo, mujeres cuyas mamas tuvieron cáncer a los 45 años se les aconseja que ellas se hagan el estudio 10 años antes, es decir, a los 35 años.

Si los estudios no son concluyentes, los médicos necesitan realizar análisis complementarios.

Los expertos indican que el eje de los estudios para la detección del cáncer de mama es la mastografía y, según el perfil de riesgo de la mujer y las características de la glándula son necesarios estudios complementarios, pero eso lo evalúa el médico.

"Un estudio no sustituye al otro. Los estudios complementarios tienen que estar justificados y no necesariamente se realizan porque haya algo malo", puntualiza Bargalló.

Menciona que el estudio complementario más frecuente son las imágenes adicionales de mastografía.

"Hay algunas pacientes, que por la densidad de la mama, por su volumen, por su característica o porque tienen implantes se hacen estudios complementarios de mastografía. Ya sea que pongan a la paciente en una posición o angulo diferente", comenta.

Otro estudio complementario que suele solicitarse con frecuencia es el ultrasonido mamario.

De acuerdo con los expertos, la biopsia se realiza cuando hay sospecha de cáncer, pues con ésta se confirma o descarta el diagnóstico.

CURA TU MIEDO

La radiografía de la glándula mamaria permite detectar lesiones no palpables y diagnosticar oportunamente la enfermedad.

¿Qué te hacen?

1 Deberás remover la ropa que portes en la parte superior de tu cuerpo y te proporcionan una bata.

2 Una técnica en radiología con entrenamiento especial coloca tu mama entre dos láminas plásticas que, mediante la compresión, sujeta la mama y da una imagen diagnóstica para que un experto la evalúe.

3 La compresión dura de 5 a 8 segundos por imagen.

4 El número de imágenes que se requieren por mama depende del tamaño y hallazgos implícitos, habitualmente se toman 2 de cada mama.

5 Si tienes implantes o cicatrices en las mamas infórmaselo al personal, ya que en estos casos se requieren tomas especiales.

MUJERES CON FACTORES DE RIESGO

- Ser mayor de 40 años.

- Tener un familiar de consanguinidad directa (abuela, madre, hija o hermana) que haya sido diagnosticada con cáncer de mama.

- Haber tenido al primer hijo después de los 35 años.

- No haber amamantado a tus hijos.

- Si eres menor de 40 años y tienes algún factor de riesgo, consulta con tu médico.

- Ser obesa

DISMINUYE EL PELIGRO

Los siguientes son los factores de riesgo modificables:

- Sobrepeso

- Sedentarismo

- Alimentación insana

- Consumo de tabaco y alcohol

- Terapia de reemplazo hormonal sin prescripción médica

¿CUÁNDO HACERLA?

- Es mejor realizarla cuando tus mamas estén menos sensibles. Esto generalmente es 10 días después de tu menstruación.

- La mujer que ya no menstrúe debe seleccionar 1 día al año.

- Ese día no utilices desodorante, crema, talcos o ungüentos.

- Lleva vestimenta cómoda, preferen-temente de dos piezas.

RECUERDA

- El cáncer de mama es el crecimiento de células anormales del tejido.

- Suelen agruparse y formar bultos que destruyen las células normales.

- Es la segunda causa de muerte en mujeres de 30 a 54 años de edad y el tumor maligno más frecuente.

- El cáncer es curable al principio de la enfermedad.

- No olvides examinar tus mamas una vez al mes.

- Hazlo a partir del quinto día después de tu menstruación. Si ya no menstruas elige un día del mes para hacerlo.



#NotiMinuto

  • Tecnoteca

  • Viralzate