Despilfarros del IEEG

Publicada el

    Despilfarros del IEEG

Al comparecer, ante los 

diputados federales, el

secretario de Gobernación,

Miguel Ángel Osorio Chong,

afirmó que los spots que 

promovió, hace días, no fueron 

ni adelanto de campaña, pero tampoco pagados  con recursos oficiales. ¡Qué maravilloso  

País es México!                                  

Entraremos o ya estamos en tiempos de recorte presupuestal. O sea que la austeridad se nos vino encima.

¿A quiénes afectará la baja financiera? Bien a bien, no se sabe y menos los porcentajes a disminuir; pero es seguro que ese apocamiento de recursos no va a afectar al Instituto Estatal Electoral del Estado de Guanajuato. Ese organismo tiene ya, se advierte, bien “cuadradas” sus erogaciones, tanto que algunos consejeros serán enviados como observadores a las elecciones de noviembre en Estados Unidos.

Se dice que ya se dispone de medio millón de pesos para el viaje y demás, digo demás porque nunca falta un gastillo extra, que saliendo del erario sólo basta con que se justifique con una notita o factura. 

¿Cuántos (tas) son los elegidos o premiados? No se ha dado a conocer. Si son varones, a poco los acompañan sus consortes, y si resultan damas, pues que lleven a sus esposos. ¡Una salidita, de vez en cuando, no cae mal! Además, por eso se sacrifican en tareas tan importantes.

Todo lo que apreciamos es como parte del aderezo burocrático. Para eso se crearon ciertos organismos. Éste es uno de ellos.

Cuando Echeverría y López Portillo fraguaron lo de los subsidios a los partidos y el engranaje para la llamada reforma política, argumentaban que dándole recursos a todos los organismos registrados, ya no habría para el oficialismo críticas. Y tenían razón, ya no existen reclamos, puesto que la nueva burocracia electoral está muy bien nutrida.

Dejemos de lado, por ahora, la forma cómo se deciden estos periplos para ilustración, pues es lo mismo si lo determina un dedo o un consejo. De todas maneras... ¡va!

Ahora lo de fondo estriba en las experiencias que van a recoger para enriquecernos a nosotros, ciudadanos de a pie y neófitos.

Nuestros enviados, llamémosles así, aunque sea por formalidad, seguramente se instalarán en un buen hotel, para contar con cierta comodidad. Es probable que se acrediten en la ciudad y centro del manejo electoral, para estar monitoreando resultados, tendencias, incidentes y hasta emociones de los sufragantes. Eso mismo pudieran hacerlo desde aquí y más si se apersonan en la Embajada americana, que podría darles cobijo; pero la emoción de estar allá, en un salón, sala de muestreo o cadena televisora, es una experiencia singular que, seguramente, los motivará.

Es obvio que estos estudiosos viajeros ya llevan en sus alforjas muchos conocimientos, sobre todo de cómo se procede aquí, en Guanajuato para ese tipo de cuestiones y lo que traigan innovará, eso creemos, los mecanismos locales. A su vuelta, con alforjas intelectuales repletas, seguro es que propondrán al Congreso local, algunas reformas a las normas vigentes. Digo esto porque resultaría frustrante, para ellos y más para nosotros, que les vamos a pagar el recorrido, que vinieran con las manos vacías y sus neuronas agotadas de tanto pensar la forma de dorarnos la píldora, o sea, de encontrar justificantes.

Queridos lectores, la verdad de este realismo es que nosotros, a través de los medios de comunicación, desde la comunidad de nuestra casa, vamos a saber lo mismo que esos ilustres enviados del IEEG, veremos iguales resultados y a poco, tal vez hasta más prontamente que ellos. Sabremos de lo que se va a opinar a posteriori, reacciones, críticas al sistema que, dicho sea de paso, difiere mucho del nuestro, porque allá no hay ni “carrusel”, menos operación “tamal”. Pueden entramparse los resultados, pero no tanto como para que alguien vaya a pedir voto por voto. Ya lo veremos y lo apreciarán esos consejeros del Instituto Electoral del Estado de Guanajuato que, de seguir en su deplorable propósito, van a tomar de unas a poco nada merecidas vacaciones.

Pudiera ocurrir, no digo que así vaya a ser, que  el Instituto Federal Electoral (IFE) también envíe gente a ilustrarse y a poco otros estados acuerden promover la capacitación de su personal con lo que ocurrirá en los Estados Unidos en noviembre, ya próximo. Bueno, si fuera el caso, allá podrían los nuestros hacer una especie de encuentro, balance, recapitulación de experiencias y traernos novedades de verdad sorprendentes.

No faltará quien me reconvenga por estos comentarios, aduciendo que me opongo a que los sabios sepan más. Quien así discurra, está equivocado o equivocada, lo que argumento es que no se necesita tirar medio millón de pesos para ver allá, como ya afirmé, lo mismo que se apreciará aquí.

Y es más: si de diferencia entre los dos sistemas se trata, basta con que los consejeros en Guanajuato se documenten, para ilustrarse y abrirnos las entendederas, sin gastar los dineros que, según los expertos financieros, no deben de dilapidarse.



#NotiMinuto

  • Tecnoteca

  • Viralzate