Recuerdan a la agente Graciela

Publicada el

  • Recuerdan a la agente Graciela

    Fotografías de Graciela, en un altar dedicado en su honor. Esepcial.

El 13 de octubre, poco antes de que el sol iluminara la ciudad, una joven tránsito fue arrollada por una camioneta; su cuerpo quedó tendido a orilla de carretera, justo en el punto de intersección de los puentes peatonales ubicados en la carretera Lagos -León, en las inmediaciones de la colonia Cañada de Ricos. 

Graciela del Socorro Estrada Macías, con 21 años, se dirigía a su trabajo, quedó encandilada por la maniobra de un auto que entró a su colonia, lo que le impidió notar la velocidad de una camioneta que venía detrás y que la embistió. Su cuerpo quedó a 150 metros  del sitio del impacto. 

De la camioneta nadie supo nada.

Vida ejemplar

Quienes conocieron a Graciela la ubicaban como una joven ejemplar y orgullosa de su oficio. Sin embargo sus sueños no apuntaban a prestar su servicio de larga carrera como agente, ella vislumbraba una vida como agrónoma. Para ello se esforzó en su preparatoria manteniendo el primer lugar de su grupo. 

La última vez que la vio Silvia, su hermana, fue el miércoles por la noche. “Durmió tarde haciendo la tarea. Cosa rara, esa noche fue de visita con los tíos viejos y enfermos, nos pidió que los visitáramos más seguido; también entregó libros que le habían prestado. Cenó con mi padre y conmigo, y al otro día ya sólo la vi tendida en la carretera, no sufrió, fue muerte instantánea”. 

Graciela pagaba su escuela y buscaba un futuro en las ciencias de la agricultura. Su padre tiene una parcela con ganado y uno de los molinos en Cañada de Ricos.

Recuerdan bien el día en que Graciela nació, una tarde del 26 junio de 1995. Estando en una de las rancherías cercanas a Lagos, a su madre se le apeteció una coca cola, un antojo el que de inmediato fue atendido. Mientras que su padre fue a comprarla, Graciela no esperó ni a la partera, ni al hospital... se apresuró a nacer y al llegar su padre no le quedó más remedio que cortar el cordón umbilical. 

Quienes conocieron a Graciela la ubican como la “guera”, la recuerdan muy  sociable, servicial y noble.

Lamentablemente el cruce por la carretera se ha hecho una una zona maldita y no está demás que los vecinos reflexionen los accidentes, pues vale más cruzar por el puente, aunque parezca que se está haciendo un poco tarde.



#NotiMinuto

  • Tecnoteca

  • Viralzate