‘Decoran’ mercado en línea

Publicada el

  • ‘Decoran’ mercado en línea

    Por la estética. Eiji Iwamoto, director del Instituto Mexicano Técnico Floral, plantel León.

En Guanajuato existen registradas mil 200 unidades económicas de comercio al por menor de plantas y flores naturales, de acuerdo con el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El 79% de estas empresas cuenta con página de Facebook, según el más reciente estudio de Marketing Digital y Social Media del 2014, basado en las 100 empresas más grandes de México, publicadas por la revista Expansión.

Las compañías varían en giros y en su oferta de productos y servicios; sin embargo, quienes están en primer lugar son las que ofrecen bebidas y cervezas.

Dicho estudio es publicado por la Asociación Mexicana de Internet (Amipci), quien además cuenta con el estudio de Comercio Electrónico en México del 2015, en el que hace referencia de que “tres cuartas partes de los internautas realizaron una compra en línea durante el primer trimestre del 2015”.

El estudio indica que 10% de los internautas compraron flores, tarjetas y regalos, quienes además se estima que destinan un gasto trimestral promedio de 560 pesos.

En este reportaje, se platica a través de los casos cómo es la evolución de ofrecer un servicio de decoración de flores sin contar con un establecimiento físico y además de evolucionar a ofrecer su servicio a través de Internet y redes sociales.

 

Enseñan técnica floral

• El Instituto Mexicano Técnico Floral nace desde hace siete años, a partir de una necesidad de los proveedores de materiales para los floristas de formar y capacitar en esta área.

En México hay seis planteles y sus cursos tienen validez ante la SEP, según explicó Eiji Iwamoto, director general del plantel en León.

Los otros planteles en México de la franquicia estadounidense están en Querétaro, Guadalajara, Monterrey, Ciudad de México y Puebla. En el mundo también tienen presencia en Filipinas y próximamente podrían llegar a India.

“Enseñamos lo básico, desde qué son las flores, cómo se tratan, cómo se deben manipular, limpiar, hidratar, cortar, poner nutrientes y un poco de técnica; eso se ve en el primer módulo. Después pasan a las espumas, los accesorios florales, los conocimientos básicos para hacer arreglos, teoría del color; el segundo módulo es de formas, técnicas y diseño.

“En el tercero se ve eventos, desde los más grandes hasta pequeños arreglos de ocasión y ramos de novia”. Se cierra con mercadotecnia, para enseñarles cómo vender, explicó Iwamoto.

El curso dura nueve meses con una clase de tres horas por semana. Cada módulo dura tres meses y la capacidad de cada salón es para 18 estudiantes y dos grupos en cada módulo.

Los inscritos al instituto son personas que quieren iniciar un negocio, o tienen un pasatiempo; hay adultos mayores e incluso jóvenes.

Además, el Instituto está en las instalaciones de la comercializadora Kioto, donde comercializan flores, accesorios y herramientas para floristas.

 

Personalizan sus diseños

• Claudia Ramírez comenzó en la industria de los banquetes junto con su esposo. Sus clientes comenzaron a solicitarles que se encargaran también de la decoración de las flores y después de ganar más clientes en este tema, fue que hace siete años decidió independizarse y creó Anémona Florista.

Con estudios de licenciatura en diseño gráfico y posteriormente en arte floral, a la fecha se sigue preparando en cuanto a decoración de flores en eventos.

“Yo defino el estilo de Anémona como elegante y contemporáneo. Me gusta mucho que se vea un trabajo fino y trato de que sea lo más limpio posible, que si son tres elementos, que sean la composición en armonía, en cuestión de colores, texturas, y que no sea algo que sature a la vista”, explicó.

Claudia también se maneja a través de redes sociales y sus diseños son únicos por evento, sin replicarlos entre otros, además de que van acorde con la decoración de mantelería del lugar o los gustos de los clientes.

 

Mantienen tradición

• Desde hace 24 años, Florería Magnolias ha mantenido su tradición de decorar eventos y regalos especiales para sus clientes y sus siguientes generaciones.

“Inició como un sueño, fue tomando forma y se convirtió en un sueño hecho realidad para mí. Los clientes nos buscaban, iniciamos primero en la casa, empezamos a hacer eventos, arreglando templos, antes no se usaba contratar un organizador de bodas, por ejemplo, y hacíamos decoración para familiares y luego la gente nos buscaba”, platicó Lorena Alba, propietaria de la florería.

Inició la florería con su mamá, hace 24 años, en el mismo lugar donde está hoy, en Paseo del Moral.

Para el arreglo de las flores, se debe tener sensibilidad y gusto; pero ella, además, tuvo que tomar cursos y aún se actualiza sobre el tema, con cursos que toma una vez por año.

Al inicio, el trabajo fue darse a conocer entre la gente más allegada, pero ahora con las nuevas tecnologías ya los contactan a través de sus redes sociales; sin embargo, no consideran cerrar la florería para atender sólo un mercado en Internet, sino que sus clientes disfrutan de visitar la tienda para elegir el arreglo a su gusto o entre los que ya tienen armados.

“Ya tenemos generaciones que les hicimos la boda a los papás, ahora son los hijos para sus eventos, sus fiestas de XV años o bautizos, entonces estamos muy involucrados con el cliente y llegan a ser amigos”, añadió.

Agregó que algo de lo que los distingue de otras florerías es la tradición y la calidad de las flores, de las que ofrecen nacionales e importadas.

 

Impulsa negocio en San Miguel

• Egresada de la carrera de Diseño de Modas, Renata Téllez Précoma pasó de organizar eventos a dedicarse a una de sus pasiones, que son las flores.

Tras tomar cursos en la Ciudad de México, concretó su negocio Renata Floral and Event Design, en San Miguel de Allende, hace dos años.

De todos los eventos que Renata decora con flores, un 80% son bodas. Para elegir la decoración del lugar, primero tiene una entrevista con los clientes y después aterriza sus ideas en diseños. Además, ha trabajado para bautizos, XV años, regalos de ocasión y aniversarios, entre otros.

Aunque su fuerte es San Miguel de Allende, también ha hecho eventos en León, Querétaro y Celaya. 

“No tengo una florería, sino que nos manejamos por evento y los clientes llegan a través de recomendación o porque visitaron nuestra página de Internet y les gustaron nuestros diseños”, comentó.

Renata trabaja con flores nacionales e importadas, además estudia las tendencias en esta área para hacer mejores propuestas a sus clientes y sugerencias sobre la durabilidad de las flores en buen estado.

“Sobre el presupuesto de los clientes hago las propuestas y también sobre ese presupuesto les sugiero las flores, ya que hay unas más caras y otras más accesibles. Entre las que más piden son peonias, ranunculus, tulipanes, orquídeas, que las importo de Holanda y otros lugares de Oriente”, agregó.

Sobre la competencia en el mercado, comentó que a pesar de que en San Miguel no hay mucha, explicó que su trabajo se distingue por dedicar más tiempo que una florería tradicional, pues trata de personalizar los eventos con base en la entrevista que realiza a los clientes.



#NotiMinuto

  • Tecnoteca

  • Viralzate