“Cuando se acaben los autos”

Publicada el

    “Cuando se acaben  los autos”

La ciudad de Chicago en USA, antes el centro automotriz del mundo ¡Vive una crisis económica y de desempleo!

S- Mi Rufo, cuentan que había un indito que todo el día se quejaba diciendo: ¡Ta´ cabrón!... El Cura del pueblo lo mandó llamar y le dijo: -Mira Juan, no es pecado decir groserías, pero no se ve bien que todo el día estés diciendo: ¡Ta´ cabrón! ¡Compórtate!... El indito le contestó al presbítero: -Usted no entiende padre, míreme como estoy de moreno. –Así te hizo Dios <contestó el cura>, agradece que tienes vida. -Pero mire a mi mujer, padrecito, toda prieta y chaparra <volvió a explicar el indio>. –Tú la escogiste Juan, no te quejes. –Ahora mire a mi hijito, padre, güerito y ojo azul… -¡Ta´ cabrón! <exclamó el Cura>…

R- Guauuu. Muy graciosito mi ínclito amo, aunque no veo relación del chistorete con el tema automotriz.

S- Es que soñé que los autos quedaban obsoletos por el avance tecnológico y la innovación, mi Rufo; e imaginé el drama de desempleo que se viviría en Guanajuato, con un agravante: aquellos que aprendieron a hacer coches o se especializaron en algo dentro de las fábricas extranjeras, no solo se van a quedar desempleados, sino que no habrá trabajo para ellos dada su especialización, es decir, lo que saben hacer no será requerido y tendrán que sobrevivir en el subempleo o en el comercio ilegal para no perecer; en otras palabras: quedarán fuera del mercado laboral aunque hayan estudiado una carrera técnica y eso mi Rufo ¡Ta´ cabrón!...

R- Auuu ¡Tienes razón!, mi Santias, el futuro de la humanidad pinta gacho si no corrigen rumbo y lo peor: a los perritos nos van a llevar entre las patas sin deberla ni temerla; Uds. hacen sus estupideces como esa de consumir a lo tarugo cosas que no les son indispensables dándole en la torre al planeta y todos pagamos el pato.

S- Nada que alegar, perro; ese rumbo llevamos, pero antes, antes vamos a tener grandes problemas económicos y sociales derivados de un modelo de explotación humana que ya es insostenible y que cada día excluye a más personas, ello además de los riesgos de dependencia tecnológica; ahí tienes el caso de Corea del Sur, una economía de primer mundo ahogándose por su dependencia de una empresa como Samsung que representa el 17% de su economía, de su PIB. Si bien las empresas digitales hoy son las ganonas, el riesgo de ser dependientes es mucho, por ejemplo Samsung acaba de perder 8,000 millones de dólares al fallar el Note 7 Smartphone y ya se anticipan problemas económicos para los coreanos por este evento; ahora imagina a Guanajuato cuando el automóvil sea obsoleto o que los japoneses busquen otro país en donde la gente se deje explotar un poco más, por la necesidad.

R- Grrr. Lo que no será a largo plazo, mi Santias. El futuro del automóvil es incierto. Las nuevas tecnologías, la contaminación que produce y la saturación en calles, carreteras y estacionamientos hacen que sea urgente reemplazar el automóvil como medio de transporte y rediseñar la forma en que vivimos.

S- Por eso el fin de semana sugerí: mediante un nuevo modelo educativo que privilegie el formar personas pensantes para que se puedan adaptar a los cambios que sucederán durante sus vidas, con economías sustentadas en lo agropecuario (autosuficiencia alimentaria) y basadas en una economía solidaria, regresar a comunidades autosustentables responsables con el medio ambiente y el cuidado de recursos naturales (ciudades pequeñas, comunidades, pueblos), en donde todo individuo pueda vivir con la dignidad de persona con un trabajo de ocho horas en un ambiente de colaboración y de corresponsabilidad entre la sociedad y sus gobiernos para alcanzar el tan ansiado desarrollo social y humano con equidad y justicia.

R- ¡Guarraguauuu!, eso está bien, mi Santias, pero: ¿Por dónde empezar?

S- Ya lo dije, perro; revisando el modelo educativo y enfatizando la producción de alimentos sin perder de vista el cuidado del medio ambiente y los recursos naturales, sobre todo en pueblos y comunidades. La sociedad rural debe ser, en mi opinión, el pilar del cambio de modelo socio económico y de convivencia mexicano; y en paralelo, de manera urgente, dar vida al campo mexicano con políticas públicas que privilegien garantizar la alimentación del pueblo, no la ganancia al exportar; y finalmente, reconstruyendo el tejido social enfatizando la identidad nacional y nuestras características culturales de projimidad y servicio a los demás; no porque seamos buenos, sino porque se hace necesario recuperar la cultura de apoyo comunitario y buen vecino sustentado en nuestras raíces e identidad si queremos sobrevivir, y obviamente, si queremos tener un futuro halagüeño para nuestros hijos y nietos… El punto es que si reaprendemos a vivir en comunidad de acuerdo con nuestra humana naturaleza y la cultura mexicana, podremos sobrevivir y vivir para alcanzar nuestra personal plenitud, realizarnos y ser felices,… aunque no existan automóviles… ¡Así de sencillo!

Un saludo, una reflexión.



#NotiMinuto

  • Tecnoteca

  • Viralzate