The story

Publicada el

    The story

Sonaba “The Story” en la habitación, esa noche era el primer día que me hospedaba en su casa. Recorrí cada rincón de lo que él me permitió ver y me percaté de un clavo en la pared.

- ¿Qué quitaste de ahí?, pregunté.

-Una foto.

-¿Por qué?

-Porque ya no me gustaba.

-Era una chica, ¿verdad?

-¿Siempre preguntas todo?, dijo.

Sonreí y me dirigí al desayunador donde ya estaban listos dos tés calientes.

-El vuelo fue largo, te ayudará a relajarte.

- Espera, ¿a dónde vas? Aún no termino mi cena.

- Estás de turista y yo mañana trabajo, no todos somos tan afortunados como tú, me dijo y sin vacilar cortó con la música para encerrarse en su cuarto.

Emití un chasquido y seguí sorbiendo. Él era mi amigo hace algunos años, nos conocimos en segundo de preparatoria y como toda gran amistad nos caímos mal de primera instancia. Nuestros apellidos iniciaban con la misma letra y era frecuente que realizáramos actividades escolares: exposiciones, concursos de matemáticas y deportes mixtos tales como: competencias en natación y lectura los jueves en la biblioteca. La muerte nos reunió cuando casi muero ahogada después de aventarme un clavado en plataforma de 5 metros, sin saber nadar. Ok, quizá exageré. ¿Él me salvó? No. Él rio toda la clase y cuando me encontraba en los pasillos inflaba los cachetes simulando quedarse sin aire.

En último de prepa, ambos faltamos a la clase de orientación vocacional para tomar cursos de piano y violín en el salón de música. Supongo que de haber entrado sabríamos que queríamos hacer de nuestras vidas. La primera melodía que aprendimos fue: “The Story”, no había letra puesto que ninguno de los dos cantaba y no era necesaria cuando desgastábamos los instrumentos. Llegó el momento de elegir Universidad, él se guió por las ciencias exactas y yo por la fotografía. Mi escuela me brindó la oportunidad de conocer otras ciudades, el primer año nos escribíamos casi a diario, hablábamos por Skype y poníamos apodos a los nuevos profesores. Para segundo año le ofrecieron un intercambio en Japón, la despedida fue telefónica antes de abordar el avión. Lloramos y seguido de un -idiota, eres un suertudo. Le dije: te echaré de menos.

En nuestros mensajes un ¡Buenas noches! equivalía a un: ¡Buenos días! Con él comprendí el significado de: calidad en tiempo. Puesto que, por la diferencia de huso horario, teníamos un breve lapso para charlar. Con la cantidad de actividades presentes, comenzaron a hacerse menos frecuentes las video-llamadas, los mensajes y las fotos de los lugares que ambos íbamos conociendo, hasta que pasaron semanas y no sabíamos el uno del otro.

  • Hola.
  • ¡Hola! Me tomas por sorpresa, que gusto saber de ti, respondí.
  • ¿Qué haces despierta?
  • Un tipo llamado insomnio no me deja dormir
  • Veo que fotografiar a tantos tipos de pectorales falsos no te ha robado tu sentido del humor.
  • También entrevisto políticos y no soy un mequetrefe. Pero tú, dijiste que estarías un año y ya perdí la cuenta del tiempo que llevas, parece que alguien se enamoró por allá.
  • Leí que vendrás a una conferencia y me sorprendió haberme enterado por una red social, ¿ya tienes dónde hospedarte?
  • Te lo hubiera dicho si no tuvieras una guapa, pero psicópata novia. Una familia hospedará a un grupo de 5 personas, entre esas yo. Así que básicamente mi única preocupación es tomarle el gusto al arroz.
  • Bárbara, te dije que se llama Bárbara y terminamos. Poco tiempo después de la graduación de tu hermano, el menor. Puedes quedarte aquí, un par de días nos pondremos al tanto de nuestras vidas.

Y así fue como llegué aquí. Probablemente la familia japonesa hubiera sido más amable conmigo y quizá no estaría cenando sola. Ensayé una y otra vez cómo sería este momento, encontrarnos después de tantos años, incomunicados el uno del otro y por alguna razón me sentí nerviosa al verlo, mi corazón se aceleraba y cuando identifiqué su silueta quise correr a abrazarlo, pero su mirada me frenó en seco.

-Bienvenida, dijo. Tomó mis maletas y se dirigió al auto.

Definitivamente, ese no fue el momento para decirle: te amo.

Camino a mi dormitorio veo una luz encendida, curiosa me acerco a la puerta entreabierta, sigo caminando guiada por esa tenue luz que me lleva al cristal de trofeos y medallas obtenidas en concursos de física. Junto a ellos, una pequeña vitrina con fotos nuestras y un cd colocado en el centro, el mismo que le di de obsequio como cumpleaños. Sonrío, el silencio se esfuma y se torna de acordes en un bien ejecutado violín. “The Story” retumba nuevamente en mi piel y ese sountrack se convierte en el parteaguas de mi vida…



#NotiMinuto

  • Tecnoteca

  • Viralzate