Quiere Europa llegar a Marte

Publicada el

  • Quiere Europa llegar a Marte

    Reconstrucción del módulo ‘Schiaparelli’ en Marte. Foto: Cortesía ESA

En estos momentos, una nave de 600 kilos se dirige hacia Marte a miles de kilómetros por hora y en una trayectoria de colisión. Su objetivo es aterrizar con éxito en un planeta donde, en medio siglo largo de exploración espacial, más de la mitad de las misiones han fracasado.

El aterrizaje del módulo Schiaparelli forma parte de ExoMars, un proyecto de la Agencia Espacial Europea (ESA) con la participación de Rusia cuyo objetivo final es buscar vida en Marte. La primera fase del proyecto, ExoMars 2016, afronta ahora sus momentos más decisivos con la llegada del módulo, que debe poner a prueba las nuevas tecnologías de aterrizaje. Esas tecnologías se usarán para enviar a Marte el primer vehículo de exploración europeo en 2020.

Está previsto que Schiaparelli entre en la fina atmósfera de Marte hoy a una velocidad de 21 mil kilómetros por hora. Lo que pase en los seis minutos siguientes decidirá el éxito de la misión.

“Por ahora todo va como esperábamos”, explicaba  Leo Metcalfe, responsable de Operaciones Científicas de ExoMars 2016. 

Este sería el primer aterrizaje exitoso de una nave europea en Marte y el segundo intento de conseguirlo. El pasado domingo, el módulo de aterrizaje se separó del orbitador Orbitador de Gases Traza (TGO, en sus siglas inglesas). Hoy prácticamente a la vez, este vehículo encenderá sus cohetes para esquivar el planeta rojo, frenar, y quedar en su órbita, mientras el Schiaparelli desciende a la superficie.

“Más que un aspecto crítico, afrontamos una secuencia de eventos críticos”, comenta Metcalfe.

Primero, la sonda usará un escudo térmico que llegará a alcanzar unos mil 600 grados por el rozamiento con el aire marciano y le ayudará a frenar en un primer tramo. 

A 11 kilómetros de la superficie se desplegarán los paracaídas, que reducirán la velocidad hasta los 250 kilómetros por hora. Después se encenderán los propulsores hasta que la nave esté a unos dos metros de la superficie, cuando el Schiaparelli caerá por sí solo, a unos 10 kilómetros por hora, protegido por una estructura deformable que lo parará en seco e impedirá que vuelque.



#NotiMinuto

  • Tecnoteca

  • Viralzate