‘Que no pase desapercibida’

Publicada el

    ‘Que no pase desapercibida’

Casi pasa desapercibida esta fecha para muchas personas, o tal vez a conveniencia lo hagan, sin embargo en los actos todos los días está presente la palabra violencia, la violencia contra la mujer. El 25 de noviembre se conmemoró en todo el mundo, o casi en todo, el día mundial de la eliminación de la violencia contra las mujeres. Es la Organización de la Naciones Unidas ONU quien entre sus programas tiene la difusión para la conciencia de este mal que lo denomina “pandemia mundial que adopta muchas formas”. Esta fecha lo es también para analizar a conciencia que el desarrollo humano de un país no puede alcanzarse si no se tiene en cuenta la problemática que le ocurre a más de la mitad de la población, es decir, a las mujeres.

Debido a que la violencia contra la mujer es una violación de derechos humanos, y que al igual que con cualquier otro ser, lo que se trata es de hacer conciencia en todo el mundo de la importancia de la erradicación de todo tipo de ella, así  sea del tipo de violencia física, sexual, psicológica, en el trabajo o incluso la violencia económica, toda ella se convirtió primero en un problema social que pasó a ser pandemia por todas las consecuencias que trae aparejada.

Dentro de los derechos civiles y políticos de todo ser humano se tiene el derecho a la vida, a la integridad personal que se traduce en el derecho a la seguridad, el derecho a la igualdad, a la libertad, al honor, a la vida privada etc., por ende merecemos la paz, la tranquilidad, la inclusión de facto. Son muchos los espacios donde se carece de los elementales derechos y en nuestro país lamentablemente aún se viven grandes violaciones a estos derechos constitucionales.

Se sabe, y muchos se hacen que no, que la violencia contra la mujer es consecuencia de la discriminación que sufre, tanto en leyes escritas como en la práctica. La persistencia de desigualdades por razón de género es visibles en lo interno como en lo externo. Si bien es cierto en México existen intenciones de crear conciencia sobre la igualdad, se tienen pocas leyes específicas y algunas ni se aplican de manera total como lo son Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, el Reglamento de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, así mismo se cuenta con la Ley del Instituto Nacional de las Mujeres, la Ley sobre Trata de Personas, que hacen el intento por acuerdos firmados internacionalmente por nuestro país, de acercar el acceso a una verdadera igualdad.

Todas las anteriores leyes proporcionan el soporte legal para alcanzar la igualdad y eliminar la discriminación hacia las mujeres. Sin embargo, aun cuando se han logrado avances importantes en el ámbito de las leyes generales que buscan proteger la vida y la libertad de las mujeres, así como el reconocimiento de la igualdad de género y la no discriminación hacia las mujeres, el esfuerzo de los distintos agentes debe ser continuo y persistente, a fin de alcanzar la pleno estado.

“...la discriminación contra la mujer viola los principios de la igualdad de derechos y del respeto de la dignidad humana, que dificulta la participación de la mujer, en las mismas condiciones que el hombre, en la vida política, social, económica y cultural de su país, que constituye un obstáculo para el aumento del bienestar de la sociedad y de la familia y que entorpece el pleno desarrollo de las posibilidades de la mujer para prestar servicio a su país y a la humanidad”.

Convención Sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer.

Se tienen estudios serios que establecieron que el 35% de las mujeres y las niñas sufren alguna forma de violencia física o sexual a lo largo de sus vidas. En algunos países esta cifra asciende al 70%, esto trae como consecuencia que las mujeres no avancen en muchas áreas, incluidas la erradicación de la pobreza, la lucha contra el VIH/SIDA y la paz y la seguridad, de ahí que la violencia contra la mujer sigue siendo una pandemia global, ya que hasta un 70% de las mujeres sufren violencia en su vida.

También se ha calculado que 133 millones de niñas y mujeres han sufrido alguna forma de mutilación/ablación genital en los 29 países de África y Oriente Medio donde esta práctica perniciosa es más frecuente, y el justificante de que por creencias religiosas o cultura, se siga mutilando es un hecho que sigue ocupando el tiempo de las y los activistas para erradicarlo.

Las consecuencias de la violencia de género perduran generaciones, aun en muchos hogares mexicanos se tiene la formación de que las mujeres debemos soportar “la cruz” que se nos asignó como género para soportar las humillaciones, las violaciones físicas, el maltrato psicológico al hacernos sentir inferiores a nuestra pareja y el económico ya que se está a expensas de que la caridad de él nos haga el favor de proporcionar para subsistir.

La violencia sexual está presente en muchos hogares, al cerrar la puerta se comenten las más crueles de las violaciones aunque se esté en matrimonio, la “obligación” de cumplir sin desear tener una relación es una de ellas, el acoso sexual y el hecho de pedir sexo a cambio de un favor es una práctica que no se dice tal vez por vergüenza pero que ahí está, agregamos uno más atroz como lo es el abuso sexual contra niños o niñas que les deja marcas de por vida y que de no ser tratada por profesionales se refleja en la infelicidad eterna de muchos hogares que son encabezados por mujeres.

Erradicar la violencia no es nada fácil, pero cuando se tiene voluntad se trabaja en ello todos los días desde nuestro espacio. Uno de los factores para avanzar en este proceso de desarrollo en igualdad, es lograr que hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades de participación en los ámbitos público y privado, sin discriminación de género. Se que Lagos de Moreno se suma al trabajo que se hace en todo el mundo y se realizan actos tendientes a la erradicación de la violencia, ojala que al igual que en muchas partes del mundo se “ilumine” de color naranja nuestros edificios en señal de lucha contra y a conciencia de este mal convertido en pandemia. Gobierno y particulares seguimos teniendo un compromiso y se sigue teniendo una deuda con nosotras las mujeres.

Créame que no estoy escribiendo con la intención de victimizarnos como “pobres mujeres”. La intención es sencillamente que por un día en el año le dedique unos minutos en ponerse en las faldas de nosotras las mujeres, calce las zapatillas y camine nuestro andar.



#NotiMinuto

  • Tecnoteca

  • Viralzate