Otra parte de mal tiempo a la vista

Publicada el

    Otra parte de mal tiempo a la vista

El asunto de ser publicado en un periódico no es una cosa precisamente sencilla. Sabemos que existen gazapos, errores, envíos, correcciones, ediciones que ponen siempre en riesgo la veracidad o la oportunidad del mensaje. En el pasado domingo apareció mi escrito titulado “Mal tiempo a la vista” sin un primer párrafo, que para mí era introductorio y muy significativo. Pienso que lo que sí apareció seguía teniendo sentido, pero sin la nitidez que le daban los renglones omitidos. Por tanto decidí, con respeto al lector, ahora abrir un paréntesis para copiar y hacer llegar el pasaje que por una razón indetectable no se pudo leer.  Lo que debió de salir decía así: [Marchamos de forma inexorable hacia los fúnebres oficios del libre mercado. Después de nadar en las turbulentas aguas de la globalización por unos 30 ó 40 años, ahora exhaustos, parece ser que tendremos que abandonar, con pena, el término acuñado en los ayeres para el planeta Tierra: el de “La aldea global”].

Pero bueno, siguiendo el párrafo que ahora sale a la luz, anotaré que las semanas pasan y las aberraciones se magnifican con la velocidad contemporánea de lo virtual. Hoy temblamos ante la expectativa de la radicalización norteamericana para la revisión del Tratado de Libre Comercio. Nos preocupamos por una posible vuelta hacia el nacionalismo de mercados defendidos a ultranza. No falta quien sueñe con la posibilidad de que los bloques se entiendan y generen un gobierno mundial. ¡Confusión! ¡A fin de cuentas, sólo confusión! ¡Amorfa atmosfera de opiniones universalistas  e identitarias, sin posibles puntos de acuerdo! 

De un bello libro titulado “El mundo visto a los ochenta años” de José María Carrascal, anoto lo siguiente: “En pleno Siglo de las Luces, Voltaire dijo que el mundo es una comedia para aquellos que piensan y una tragedia para aquellos que sienten. Hoy, en un siglo con más sombras que luces, el mundo es una tragicomedia para unos y para otros. Pero nos  es imposible dejar de pensar y de sentir”.



#NotiMinuto

  • Tecnoteca

  • Viralzate