De juego a profesión

Publicada el

  • De juego a profesión

    Eduardo ha sido toda su vida bombero, pues desde niño lo practicaba. Foto: Gilberto Navarro

Lo que comenzó con el gusto por los juegos de bomberos, se convirtió en la profesión de Eduardo.

El joven bombero cuenta que su afición por los bomberos comenzó desde que era muy pequeño, ya que disfrutaba  jugar con sus primos y amigos a los bomberos y simulaban apagar incendios y rescatar personas.

“Cuando era niño me llamaba mucho la atención ver los camiones de bomberos, y jugar con mis primos y amigos de la colonia a los bomberos”, relata.

Al seguir creciendo, su pasión por esta profesión no disminuyó, fue a los 12 años que pasó a formar parte de la brigada infantil y juvenil del cuerpo de Bomberos Voluntarios AC, aunque con el tiempo esta brigada se desintegró, Eduardo siguió acudiendo a la base y acompañaba a los bomberos en las guardias.

“Me gustó bastante venir al grupo infantil y juvenil, tanto, que cuando este grupo se desintegró yo seguí viniendo a Bomberos”, explica.

Después de algunos años, comenzó a estudiar la academia, donde finalmente se graduó como bombero, pero decidió seguirse preparando para prestar un mejor servicio a la ciudadanía, por lo que tomó cursos de Técnico en Emergencias Médicas, rescate acuático, rescate en alturas entre otras especialidades.

Esto lo llevó a formar parte del grupo de buzos de rescate de Bomberos, los cuales realizan rescates de personas que se sumergen en los cuerpos de agua y que en la mayoría de los casos, pierden la vida.

Debido a su profesionalismo y extensa capacitación, Eduardo es llamado cuando las autoridades requieren el rescate acuático de alguna persona, en los últimos meses ha participado en la recuperación de al menos cuatro personas que se ahogaron en los cuerpos de agua de la Capital.



#NotiMinuto

  • Tecnoteca

  • Viralzate