La guerra contra México: la paz interna primero (Segunda Parte)

Publicada el

    La guerra contra México: la paz interna primero (Segunda Parte)

El estilo belicoso del próximo gober      nante norteamericano apunta hacia el cordón más delgado en la cadena productiva. Hay versiones de que el odio hacia México proviene de un negocio en el que le fue mal aquí y perdió. Puede ser, lo real es su embestida. 

¿Qué podemos hacer?

Lo primero es mantener la paz social en todo el territorio, cueste lo que cueste. Sin ese bien, todos los demás palidecen, se enturbian y provocan desesperanza. Necesitamos un “basta ya” a la anarquía. Los legisladores deben, inmediatamente, imponer penas severas a quienes alteren el tránsito de terceros, bloqueen centros de producción, distribución y comercio. Más a los ladrones que se ocultan en una turba. 

Resulta imposible enfrentar los retos de la guerra comercial que se avecina sin tener paz interna. No podemos vivir en conflicto por minorías rabiosas. Se les ocurre que hay que destruir, robar y violentar los derechos de terceros por actos de Gobierno como pretexto. 

Berrinches de esa magnitud no pueden ser tolerados ni un minuto. Ya en varias encuestas la mayoría está de acuerdo en el derecho a manifestarse, consagrado en la Constitución. Pero también pide límites a los desmanes, bloqueos y métodos ilegales de presión. Ya vivimos bastante con el acoso del CNTE a la Reforma Educativa, ya sufrimos de violencia y muerte con el constante robo a Pemex en sus ductos. 

¿Por qué el País vivía en santa paz durante los sexenios de los Adolfos, Ruíz Cortines y López Mateos? Porque había la determinación de no permitir el caos social. Recuerdo una anécdota que ya he contado antes en este espacio. El “Pollo”, Gilberto Flores Muñoz, funcionario y amigo de Adolfo Ruíz Cortines, quería ser candidato a la presidencia cuando estaba decidido enviar como “tapado” a Adolfo López Mateos. Si uno ve la figura de Ruíz Cortines, con su corbata de “pajarita”, con su cara ancha y baja estatura no reflejaba el poder en sus manos, hasta que lo demostraba sin despeinarse. Flores Muñoz se acercó para insinuarle que había “gente” dispuesta a apoyarlo en sus aspiraciones. Ruíz Cortines ni se inmutó y le dijo: “Lo que más quiero en la vida es a mi País, y de México lo que más valoro es su paz social, si alguien pretendiera cambiar eso, lo ahogaría en su propia sangre”. Sobra decir que el “Pollo” aceptó la postulación de López Mateos. 

Cierto que entonces no había democracia, que el presidente era todo poderoso y el “sistema” operaba así. Sin embargo hoy el Presidente cuenta con todo el poder que le otorga la ley para reprimir con toda la fuerza pública cualquier ataque a la paz social. 

Parece que los gobernadores están dispuestos a ejercer ese poder. En Nuevo León “El Bronco” apuró a la policía y tiene en la cárcel a 180 rijosos. En Guanajuato, el solo mensaje de no permitir ningún tipo de ataque a comerciantes, calmó los ánimos de alborotadores profesionales.

La paz pública y la tranquilidad social son, como decíamos, el mayor de los bienes. Sin eso no podemos prosperar, ser más competitivos y productivos. El primer paso con todo y lo desesperada que parezca la crisis.



#NotiMinuto

  • Tecnoteca

  • Viralzate