Ilegitimidad y corrupción (y dos posdatas)

Publicada el

    Ilegitimidad y corrupción (y dos posdatas)

Las elecciones se ganan con el voto. La legitimidad en el poder se gana con las acciones a favor del pueblo. El usar el poder para beneficio de los demás y no para servirse de él o de un grupo reducido de amigos, eso da autoridad moral. Por desgracia la mayoría de los que nos gobiernan o nos han gobernado, de los tres poderes y niveles, han sido personas ruines que únicamente han velado por sus propios y espurios intereses y no por los del pueblo. El caso de Enrique Peña Nieto, es verdaderamente denigrante e indignante en la historia de México. Cuando entró al poder, con todo el poder del dinero de las arcas del gobierno del Estado de México, todo se miraba muy bien. El Pacto por México, prometía reformas estructurales que iban a catapultar al país al primer mundo e iban a mejorar el nivel y calidad de vida de todos los mexicanos. En relación a la reforma energética Peña aseguró que iba a servir para bajar los precios de los energéticos, incluida la gasolina. Así lo dijo enfáticamente en varias ocasiones y con esto nos mintió y engañó para que se aprobara esta reforma energética, que ahora ya se vio que no era lo buena que nos había prometido y aparte de que compromete los recursos energéticos de nuestro país a favor de los extranjeros, ya nos está perjudicando, porque con la excusa de la liberación de los precios, se incrementó a 6 pesos por litro el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) y se dio el fatídico gasolinazo y con eso trastocó grave e irresponsablemente, este gobierno peñista, con la estabilidad de precios y propició esta carestía que ya se empezó a dar y, con esto, el nivel de vida de la población va a bajar aún más.

 La principal responsabilidad de un funcionario público y, sobre todo, la del primer mandatario (el pueblo es el mandante y el mandatario es el gobierno que está ahí precisamente para obedecer y hacer lo que el mandante o pueblo le diga) es que todas sus acciones sean dirigidas para el bien común. Si no lo hace, como es el actual caso de Peña Nieto, tiene el pueblo de acuerdo al artículo 39 de nuestra Constitución, “el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno”. Entonces es perfectamente legítimo que el pueblo pida la renuncia de Peña Nieto. Su nivel de aceptación es de un dígito, el más bajo que algún presidente de nuestro país haya tenido, ni siquiera Díaz Ordaz con su matanza de Tlatelolco, tuvo más baja aceptación. El pueblo no quiere a Peña porque es corrupto, mentiroso, servil con Trump y ahora con este gasolinazo menos, porque ve con coraje que sus ingresos se derrumbaron de un día para otro con esta carestía, propiciada por ese aumento desmedido e injusto a la gasolina.

Con Fox y Calderón se daban gasolinazos de centavos pero llega este Peña y sube de un tirón más de dos pesos por litro y todavía tiene contemplados otros tres aumentos más en este mes de febrero…si lo dejamos. En septiembre de 2016, la revista Proceso documentó ampliamente las fortunas mexiquenses del sexenio peñista. Relata que empresarios que forman parte del grupo Atlacomulco han diversificado sus negocios en esta administración y que reciben contratos gubernamentales millonarios. Fíjese, estimado lector, según esta revista, en menos de cuatro años 8 empresarios del Estado de México diversificaron sus negocios a prácticamente todas las áreas en que el gobierno asigna contratos. Y explica este semanario: “contra toda la lógica empresarial cuya tendencia mundial es hacia la especialización, este grupo “invierte” lo mismo en obra pública, que en la venta de desayunos escolares, en el sector energético y en guarderías subrogadas. Sus dominios ya son nacionales: operan carreteras y puertos, poseen líneas de autobuses, camiones de carga y aviones; tienen medios de comunicación y hospitales públicos. Alguno es dueño de un banco y de hoteles de gran turismo en playas, mientras otro opera telefonía y gaseras, pero ambos coinciden en prestar servicios a la Comisión Federal de Electricidad (CFE)…y ya dos de ellos figuran entre los más ricos de México según la revista Forbes”. Esto es de lo que escribía líneas arriba, en relación a servirse del poder para beneficio personal y de un pequeño grupo de amigos. Seguramente que es accionista anónimo Peña Nieto de este grupito de corruptos. Por esto y más es legítimo el clamor popular de ¡fuera Peña! Según su actuar se ha convertido en el enemigo público número uno de nuestro país.

POSDATA UNO.- Y hablando de corrupción, en el noticiero de Loret de Mola se denuncio al gobernador Miguel Márquez por presunta ¿o ya ni tan presunta? Corrupción por la compra de insulina de dudosa calidad a una empresa china que ya está reportada por el incumplimiento en los requisitos en calidad y por la violación en los contratos que suscribe. El secretario de Salud del estado, Ignacio Ortiz, dijo que este tema es político, y que esto es parte de una guerra comercial (por fin, o ¿es político o es una guerra comercial?) pero lo que resulta sospechoso es que expresó que no pedirán una aclaración al medio nacional donde se difundió esto. Lo lógico es que se aclare esto en la misma vía en la que se dio la noticia. Si no se aclara esto, da la impresión que es verdad.

POSDATA DOS.- Hoy domingo 12 de febrero nos volveremos a manifestar en contra del gasolinazo. La reunión es en las antiguas instalaciones de la feria a las dos de la tarde. Los que quieran acompañarnos son bienvenidos.

Comentarios y opiniones a los correos:

ricardogonzalezm@prodigy.net.mx

ricardogonzalezm04@hotmail.com

Twitter: @gonzalezmelecio 

 



#NotiMinuto

  • Tecnoteca

  • Viralzate