Apenas en 11 procesos castigan reincidencia

Publicada el

  • Apenas en 11 procesos castigan reincidencia

    Reunión de la Mesa de Seguridad, en la que participó el magistrado Miguel Valadez. Foto: Omar Ramírez

Apenas a 11 casos en más de siete meses se les ha aplicado las reformas del Código Penal del Estado de Guanajuato que endurecen las penas por reincidencia y habitualidad de delitos contra el patrimonio.

En ese sentido las acusaciones por robo a las que se les aplicó el artículo 100-A de lo establecido en el Periódico Oficial Núm. 85, 5a Parte del 27 de mayo de 2016, han sido 10 por reincidencia solamente, una de ellas aún en proceso, y otra de ellas por habitualidad, todas bajo el sistema Penal Tradicional desde mayo 2016 a febrero 2017.

Además se contemplan 219 casos de robo “bagatela” (de hasta 20 salatios mínimos), referente al artículo 191 Fracción I desde el 2 de julio 2016 a febrero 2017, de los cuales 64 fueron en Celaya, 40 en Irapuato y 32 en León.

La reforma, explicó el magistrado Miguel Valadez Reyes, presidente del Supremo Tribunal de Justicia y del Consejo del Poder Judicial del Estado de Guanajuato, modifica los robos bagatela que no tenían sanción o tenían una excusa absolutoria o un tratamiento tal que la persona no era sancionada o se requería de formular una querella, ya que el delito no se perseguía de oficio por las autoridades.

“Por eso estas cosas ya son objeto de revisión, no era posible que continuáramos así, no era posible que obligáramos a una persona víctima de robo a pasar por todo lo que significa la formulación de la querella, la ratificación y que si no iba la persona, pues ‘como no viene no se abre ningún proceso’, ya se cambió, ahora son de persecución oficiosa, ahora interviene directamente la autoridad”.

Gracias al endurecimiento de la reincidencia, se aplica una pena doble, una por el delito cometido y un agravante por la reincidencia.

El único caso de habitualidad, por robo, significó que la pena se incrementará aún más ya que la habitualidad significa que “no se trata de alguien que vuelve a incidir sino que hace ya su modus vivendi del robo”.

Los números hacen referencia a sentencias ya decretadas, por lo que se lleva un control preciso sobre robos de toda índole cuya reincidencia y habitualidad ya son sanciones agravadas.

“Para poder dictar estas sentencias agravadas con reincidencia y habitualidad necesitamos las pruebas, porque no puede el juez de su propia estimación al ver a la persona (decir) ‘para mi que tu eres reincidente’. No, tiene que haber una copia de la sentencia anterior y una temporalidad”, explicó el Magistrado.



#NotiMinuto

  • Tecnoteca

  • Viralzate