El fariseísmo panista, complicidad en la agresión a las familias… (III)

Publicada el

    El fariseísmo panista, complicidad en la agresión a las familias…  (III)

Los panistas y sus demás secuaces del ultra derechismo actuante, mucho alardean de fieles defensores de los valores cristianos; así, no pierden oportunidad para manifestarse en su impoluto fariseísmo, organizando actos públicos y multitudinarios en supuesta defensa de aquello que en los hechos agreden, a las familias de los más pobres.

Antes quisiera puntualizar, que soy católico, creyente y practicante; pero que estoy muy lejos de identificarme o sentir cualquier empatía por los panistas en su profunda hipocresía…

Como he mencionado en artículos anteriores de esta serie, Celaya ha crecido más que nada en lo demográfico; en un crecimiento torcido que ha determinado notables atrofias urbanas y la grave descomposición de lo que algunos denominan “tejido social”.

Así pues, los problemas y retos administrativos que ha impuesto esta dinámica de crecimiento equívoco, son, y han sido, enfrentados de la peor manera.

Para nuestra desgracia cívica, y contrario a cualquier actitud de probidad en la atención a estas realidades, Celaya en las últimas décadas ha tenido los gobiernos más obtusos y corruptos imaginables.

Lo mismo se hace extensivo a quienes han gobernado nuestro Estado ya por más de un cuarto de siglo.

Para los que crecimos en los años sesentas o setentas, nuestra Ciudad es ya irreconocible en un gravísimo deterioro de los niveles de vida de su población, en particular de los más pobres.

El desorden, la inseguridad y violencia campean, y las autoridades pretenden explicarlo como meros contratiempos de esta necesaria progresión, que algunos mentecatos imaginan como desarrollo.

Celaya se convierte cada vez más en un lugar insufrible, en una apuesta absurda que se sigue impulsando para atención a intereses ajenos al general, para el provecho de unos cuantos desaprensivos.

Y por ello, administrar el enorme desorden de lo que es ahora nuestro Municipio, ha sido la única respuesta o agenda de gobierno de los timoratos ayuntamientos que hemos padecido.

La descomposición social es ahora algo más que grave, pues en esto hubo oficios diligentes de aquellos que supuestamente estaban para evitarla.

Así pues, continúo esta crónica de artículos aludiendo precisamente a uno de estos oficios que considero el más funesto, base de la enorme disolución social en comento.

Para ello, debo referir a algo que ha sido ignorado o que pudiese ser apreciado como un asunto nimio, pero que no lo es: las medidas o dimensiones ínfimas de las casas-habitación a que tienen acceso las familias de los celayenses más pobres, definidas en los reglamentos municipales.

Vale señalar que las ínfimas dimensiones y muy precarias construcciones de esas casas en que habitan las familias más pobres, que son la mayoría, han sido directamente proporcionales a la caída acumulada de los salarios en las últimas tres décadas.

Y esto es así, ya que los créditos que otorga el INFONAVIT a esos asalariados son tasados conforme a sus niveles de ingresos; ingresos bajísimos en términos absolutos o relativos.

Pero vale señalar, que este deterioro salarial ha sido deliberadamente provocado como oferta competitiva a la inversión, en particular a la extranjera.

Esto es, bajos salarios como un “insumo a precios muy competitivos” para las maquilas de manufacturas u otros servicios. El sacrificio de las personas a las cosas.

Por esto, no es casual que el inicio en la caída de los salarios, coincida precisamente con el inicio en la caída de los niveles de vida, con la extensión de pobreza, con la inseguridad y violencia ahora galopantes.

El costo social que hemos pagado por estas muy injustas políticas de fomento económico, que suplieron la inversión pública por la privada, sobre todo la extranjera, ha sido demasiado alto.

En tanto, Guanajuato, como Celaya, gobernados por el PAN, se han constituido en celosos guardianes y aplicadores puntuales de estas adversas políticas públicas.

Ahora los panistas presumen del aumento en las exportaciones de maquilas en nuestra entidad, pero disimulando que, a la par de este muy fatuo crecimiento, han crecido también la violencia e inseguridad…

Continúa…

PD. Con la publicación de esta columna en A.M., durante 4 años, sumo ahora la cantidad de 150 artículos, todos referentes a temas o asuntos municipales; agradezco la generosidad de quienes me hayan leído.

@inigorota

 



#NotiMinuto

  • Tecnoteca

  • Viralzate