OPINIÓN

¡Qué chula es mi ciudad!

Se vive bien en mi ciudad ya que es una de las cien ciudades de México que cuenta con todos los servicios, ahora se presentan acciones de cultura con más frecuencia, se está viendo mejora de imagen
lunes, 4 de diciembre de 2023 · 06:00

Se vive bien en mi ciudad ya que es una de las cien ciudades de México que cuenta con todos los servicios, ahora se presentan acciones de cultura con más frecuencia, se está viendo mejora de imagen.

Es una ciudad que progresista que combina la rica historia del estado con la modernidad y el desarrollo industrial. Es conocida como “La Capital Mundial de las Fresas”.

Entre sus atractivos se pueden mencionar: El Templo de San Francisco de Paula; la Catedral de Nuestra Señora de la Soledad, construcción de 1600; el Templo de la Misericordia del siglo XVI; el Convento de San Francisco, edificado en 1799; el Zoológico Parque Hidalgo; y el Museo de la Ciudad, en donde se exhibe una colección de piezas arqueológicas, el parque Irekua.

Es un centro natural de negocios y una ciudad apta para el desarrollo de empresas. Su localización geográfica, sus vías de comunicación, su clima templado, su mano de obra calificada, su comercio y sus servicios lo hacen el epicentro del desarrollo regional.

La agricultura en Irapuato se ha especializado últimamente en la siembra de cebada, trigo, maíz, sorgo, alfalfa verde, espárrago, y agave, también se realiza un evento anual sobre agricultura, reconocido a nivel internacional.

Entre las especies endémicas que hay en Irapuato encontramos: colibrí barba negra, colibrí corona violeta, gorrión pálido, picogordo tigrillo, calandria ceja amarilla, calandria dorso negro menor y calandria tunera, entre otros. 

La leyenda, de acuerdo a las narraciones populares, cuentan la historia de Cutzi, la Diosa de la Luna, que, con su belleza, enamoró a un guerrero de nombre Uacux, quien destacaba por su valentía y arrojo en la batalla, un amor imposible, debido a que Cutzi era una diosa y Uacux un mortal.

Así que estoy orgulloso de mi ciudad. Deseo que quede más bonita y más vivible humanamente, con las obras que se están realizando en varios lugares de la misma. Claro que por ahora tenemos incomodidades: no se puede transitar con la misma fluidez y los demás inconvenientes que originan las obras públicas.

Lo que no entiendo es que la mayor parte de estas obras se estén realizando en esta época del año en que casi se duplica el parque vehicular y la población flotante se acumula. Tal vez hasta ahora se tuvo el presupuesto liberado, o no alcanzo a comprender; ahora sabes a qué hora sales de casa, pero no a qué hora llegas, el tráfico está desquiciado. ¿Será como muchas personas comentan que ya empezó la época navideña o electoral?.

Empezando diciembre nos encontramos con días mundiales como VIH, Discapacidad y Voluntariado. Respecto a esta última efeméride es a la que me quiero referir.

Si todos hiciéramos trabajos de voluntariado, el mundo sería un lugar mejor. Imaginemos más de siete mil millones de voluntarios. Las posibilidades de desarrollo sostenible son ilimitadas: alimentos y educación para todos, medio ambiente saludable y limpio, sociedades inclusivas y pacíficas, y muchas cosas más.

El voluntariado es un enorme recurso renovable para la resolución de problemas sociales, económicos y medioambientales en todo el mundo. En un momento en que nos enfrentamos a retos cada vez mayores, los voluntarios (as) suelen ser los primeros en ayudar. Se sitúan en primera línea en las situaciones de crisis. Encontramos varios ejemplos en Acapulco.

El programa de voluntarios reconoce los valores universales compartidos que sustentan el voluntariado; libre elección, compromiso, equidad, solidaridad, compasión, empatía y respeto por los demás.

Las acciones voluntarias desempeñan un papel crucial en el desarrollo social y comunitario. Se destacan algunas de las razones más importantes que resaltan la importancia de las acciones voluntarias: fortalecimiento de la cohesión social: La participación voluntaria que fomenta un sentido de pertenencia y conexión entre los individuos de una comunidad. Al trabajar juntos en proyectos voluntarios, las personas pueden desarrollar relaciones más sólidas, lo que contribuye a la cohesión social y al sentimiento de comunidad. Ojalá mi ciudad sea un ejemplo de solidaridad y de acciones voluntarias.

¡Por la Construcción de una Cultura de Paz!

[email protected]

DAR

Más de

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

Opini�n