OPINIÓN

Semana por la paz

Nuestras ciudades y nuestros territorios han cambiado para siempre
martes, 19 de septiembre de 2023 · 06:00

Nuestras ciudades y nuestros territorios han cambiado para siempre. Construir un mundo de paz supone repensar nuestros modelos, encontrar nuevas formas de convivir, y descubrir, juntos, cómo liderar el camino hacia un modelo nuevo de sociedad. Hablar de un mundo de paz es hacerlo de un mundo que cuida a las personas. Este es el horizonte compartido que defendemos desde las ciudades y los territorios de paz.

En los últimos años, la comunidad internacional ha reconocido que la consecución de la paz es una condición necesaria para transformar nuestras sociedades. Tanto la Agenda 2030, aprobada en 2015, como la Nueva Agenda Urbana, plantean la necesidad del desarrollo urbano sostenible como unos de los retos que enfrentará la humanidad en los próximos años.

En el marco de la celebración del Día Internacional de la Paz, conmemorado el 21 de septiembre, la Secretaría de Educación de Guanajuato instituyó desde el 2014 la Semana Escolar por la Paz, misma que tiene como objetivo lograr que la comunidad educativa, las instituciones gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil, unan esfuerzos mediante la realización de actividades que contribuyan en la Construcción de la Cultura de la Paz en nuestra entidad. Este año, En el marco del Pacto Social por la Educación para fortalecer las acciones que permitan consolidar la paz y tranquilidad social en el entorno escolar, la Secretaría de Educación de Guanajuato, realizará la Semana Escolar por la Paz, del 18 al 22 de septiembre.

En su décima ocasión, la Semana Escolar por la Paz, bajo el lema “Educamos para la paz”, tiene el objetivo promover una convivencia armónica y la construcción de la paz duradera en los centros educativos. A lo largo de la semana se realizarán actividades presenciales en las escuelas:  webinars, concursos de fotografía y dibujo, conferencias y obras de teatro, taller práctico de mediación escolar para docentes, caravanas “Convivir es compartir”, cuenta cuentos, circuitos de lectura, mini mundialitos de futbol, exposiciones de arte alusivas a la paz y desfiles.

Hace 12 años, un grupo ciudadano con sede en Irapuato inició con el movimiento denominado “Feria por la Paz” debido a que hablar del tema de paz era casi “predicar en el desierto”, pues pocas personas hablaban de este tema. No era redituable.

El objetivo ha sido dialogar sobre la responsabilidad de las ciudades y territorios de paz para garantizar que sus habitantes gocen de igualdad de derechos y oportunidades en el acceso a los bienes públicos y a los servicios de calidad en el ámbito de la salud, la educación, la justicia y los servicios sociales, estableciendo los marcos adecuados para superar la desigualdad y la discriminación. Asimismo, generar espacios al servicio de las necesidades de la comunidad, favoreciendo las relaciones sociales, el diálogo, lo colectivo y el bien común, que constituyen una arquitectura para la paz. “Poniendo en la mente de las personas que la paz es posible” esto mediante un evento anual en que todos los agentes sociales pudiesen encontrarse y juntos afirmar que sí es posible la paz y se fortalezca la esperanza. 

Hoy en día, hay una cantidad de personas y eventos que hablan de la paz. Desde el inicio de este sexenio federal se han realizado mesas de trabajo y otras acciones que fundamentalmente tratan de la seguridad ciudadana; la Cultura de paz incluye eso y mucho más. Queda pendiente conciliar más voluntad política de los actores: sociedad civil, gobiernos, empresarios, academia, iglesias, clubes sociales para no dejar a nadie fuera y continuar con el preciado anhelo de lograr que en nuestras ciudades se viva ser una Ciudad de Paz.

No cejamos en el empeño de este anhelo, sin embargo, estamos cerrando un ciclo por la existencia de múltiples acciones que han puesto al concepto paz en la mente de las personas, con ello nuestro primer objetivo está cubierto. Este año, después de 12 anteriores en que se sembraron semillas de paz, no se dieron las condiciones más favorables para su continuación, queda en la historia haber sido sembradores de semillas para que germine la cultura de paz. Está pendiente conciliar más voluntad política de los actores: sociedad civil, gobiernos, familias, empresarios, academia, iglesias, clubes sociales para no dejar a nadie fuera y continuar con el preciado anhelo de lograr que en nuestras ciudades se viva y modele ser una Ciudad de Paz, en donde podamos vivir sin miedo, confiando en que cada quien realiza su función en armonía. 

Por lo pronto recibe una invitación a que esta semana realices una o más actividades que te lleven a ti y a tu entorno a vivir una paz personal, familiar, laboral y social. ¡Por el bien de todos y todas!

¡Por la Construcción de una Cultura de Paz!

[email protected]

DAR

Más de

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

Opini�n