Buscar

OPINIÓN

Discriminación cero

Anteriormente se decía que en nuestro país no éramos discriminadores y que aceptábamos a todas las personas...

Escrito en Opinión el
Discriminación cero

Anteriormente se decía que en nuestro país no éramos discriminadores y que aceptábamos a todas las personas, ya que además así lo marca el artículo Primero de la Constitución Mexicana señalando que queda prohibida toda discriminación que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.

Sin embargo, como en casi todos los casos, no nos damos cuenta de la panorámica paradigmática que tenemos, y es que hasta que alguien nos hace ver la realidad, es que pasamos a la etapa de aceptación. Esto nos pone en posibilidad de cambiar de la negación a la propuesta de cambio. Creo que estamos iniciando este momento.

La discriminación ha sido una de las principales fuentes de desigualdad, debido a que, como ciertos grupos están marginados de las decisiones, se les priva de ciertos derechos fundamentales, tales como la salud, la seguridad social y la educación, entre otros muchos. Toda discriminación empieza con el uso de la facultad para señalar a un individuo, las etiquetas ya sean para bien o para mal, son parte de la discriminación. Ésta también conduce directamente a la guerra y hasta su justificación.

¿Qué es lo opuesto a discriminar? Es otorgar un honor o dignidad a una persona. Los sinónimos son honrar, premiar. También incluir.

La no discriminación es el derecho de toda persona a ser tratada de forma igualitaria, sin exclusión, distinción o restricción arbitraria, para aprovechar plenamente el resto de sus derechos y libertades. Es el derecho de todos los seres humanos a ser iguales en dignidad, a ser tratados con respeto y consideración y a participar sobre bases iguales en cualquier área de la vida económica, social, política, cultural o civil.

La igualdad es un derecho que implica que todos los seres humanos deben tener las mismas oportunidades para conseguir equivalentes condiciones de vida a nivel personal y social, independientemente de su sexo, etnia, religión, partido político, opinión o cualquier otra condición. La mejor forma de fomentar la igualdad es practicar con el ejemplo. De nada sirve promover el rechazo a la discriminación de género con actividades socioeducativas, si en el día a día no nos esforzamos por transmitirlo con nuestros valores, actitudes y formas de expresión.

La mejor forma de generar una sociedad incluyente, que pueda tener oportunidades de una vida digna a toda persona, es la educación y debe ser desde temprana edad tanto en la familia como en la escuela (aunque muchas veces estas instituciones han sido origen de discriminación) que se eduque en la no discriminación.

Como en todos los ámbitos educativos, el refuerzo positivo tiene mucha más fuerza y ofrece mejores resultados. La atención y el afecto son el mejor estímulo para que niñas y niños incorporen los valores de igualdad en su desarrollo. El principal objetivo esta efeméride es hacer un llamado a enfrentar la discriminación de cualquier tipo, frenar los actos discriminatorios que se presentan en colegios, trabajo, comunidades, en la vida cotidiana, ya que cada vez que se rechaza a una persona o a un grupo, se debilita la cohesión social y se retrasa el llegar a una sociedad incluyente con oportunidades para todos y con justicia social que le de oportunidades a los iguales y también a los desiguales.

El Día Internacional para la Cero Discriminación se celebra cada 1 de marzo, y constituye una oportunidad para promover y celebrar el derecho que tiene cada persona a vivir una vida plena, con dignidad, independientemente de su aspecto, sexo, edad, religión, lugar de procedencia, la condición social, las opiniones. El Día de la Cero Discriminación representa una oportunidad para recordar que todo el mundo podemos tomar parte en la transformación e involucrarnos para conseguir una sociedad igualitaria y justa. Es momento oportuno para ejercer la discriminación cero y permitir que aunque discrepemos en lo político podamos conformar una nación incluyente y pacífica.

¡Por la Construcción de una Cultura de Paz!

[email protected]

Escrito en Opinión el

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

Opini�n