Buscar

Perspectiva

El factor Veracruz

El estado de Veracruz se distinguió por la escandalosa corrupción de Javier Duarte (alias Javidú). El ex gobernador dispuso del dinero de los ciudadanos como si fuera de su cuenta de banco.

Escrito en Opinión el
El factor Veracruz

“Hace seis años revelamos que Javier Duarte engañó a personas de escasos recursos para que firmaran los papeles necesarios para crear empresas fantasma. Hoy documentamos que el gobierno de Cuitlahuac García Jiménez copió el mismo mecanismo para desviar recursos”.

Animal Político

El estado de Veracruz se distinguió por la escandalosa corrupción de Javier Duarte (alias Javidú). El ex gobernador dispuso del dinero de los ciudadanos como si fuera de su cuenta de banco. Una inagotable fuente de dinero que llegaría, por lo menos, a los 3 mil millones de pesos. 

Su riqueza súbita era escandalosa: ranchos, caballos, casas en Houston y cuentas, muchas cuentas en el extranjero. Enrique Peña Nieto, el entonces presidente, no tuvo más remedio que poner un alto. Lo juzgaron, lo metieron a la cárcel y su esposa huyó a Londres. 

Junto con Roberto Borge, gobernador de Quintana Roo, purga una sentencia porque su corrupción fue más allá de lo imaginado. Recordamos que se le acusaba de proporcionar quimioterapias “de agua” a los niños con cáncer de su entidad. Borge se robó tierras valiosísimas que pertenecían al estado y terminaron en manos de sus familiares.

Animal Político, un portal de noticias bien acreditado, investigó hace seis años a Duarte y lo denunció. Ahora el modus operandi vuelve a ser el mismo. Cuitláhuac García Jiménez, gobernador morenista, dispersó 439 millones (tal vez miles de millones más) entre ciudadanos que nada tienen que ver con la obra pública o con las adquisiciones de un gobierno. Jóvenes sin preparación y adultos mayores que prestaron su firma por algún beneficio menor crearon empresas falsas o figuraron como “personas físicas” que harían obra que no existe.

La publicación es impecable en sus investigaciones, la puede encontrar en animalpolitico.com. Será imposible para el actual gobernador de Veracruz desviar la atención sobre el desfalco y menos en vísperas de la elección. La noticia está en redes y comienza a replicarse en la radio y mañana estará impresa en los medios independientes. 

Si a este escándalo sumamos la fortuna expuesta de la candidata Rocío Nahle, sería un verdadero despropósito que la ciudadanía la eligiera. Cuitláhuac García ganó de calle la elección después del saqueo de Javier Duarte. Según sus críticos ha sido uno de los peores gobernantes del estado, y eso que los han tenido muy malos. 

La tragedia es que los recursos provienen de los programas para atender a los más pobres según Animal Político. El peso de las pruebas obligará a quien llegue a la presidencia de la República a extender la investigación por medios legales. Tendrá que hacerse justicia. También la historia de Duarte jugará en contra de Cuitláhuac. Si una de las estampas más visibles de la ratería del sexenio de Peña Nieto está purgando sentencia, el gobernador saliente no podrá escabullirse de la opinión pública primero y luego de la Fiscalía General de la Nación. Recordemos que los recursos de programas sociales también son responsabilidad de la federación. 

Para Morena puede ser una señal ominosa en las aulas. Si pierden Veracruz, CDMX, Puebla y Morelos, querrá decir que tendremos una elección más cerrada de lo que predicen las grandes encuestadoras. Cada día se ve más lejana la meta de Claudia Sheinbaum de obtener 35 millones de votos o más del 50% de los sufragios. 

También quedará lejos la segunda meta de obtener más de dos tercios en las cámaras para cambiar la Constitución. 

**Vota para que no te roben**
 

Escrito en Opinión el

Opinión en tu buzón

Deja tu correo y recibe gratis las columnas editoriales de AM, de lunes a domingo

Opini�n