ACENTO DE MUJER
/ lourdes casares de félix

¿Para qué sirven las asociaciones civiles?


Durante mucho tiempo el trabajo de beneficencia y asistencia social se llevó a cabo tan solo con buena voluntad, espíritu de servicio y una gran generosidad.
Muchas veces las acciones no rendían suficientes frutos pues se limitaban a aliviar una necesidad urgente en un sentido más bien paternalista que de desarrollo social y humano. Con el tiempo y mucho esfuerzo los grupos de apoyo se fueron convirtiendo en asociaciones civiles u organismos de la sociedad civil capaces de generar transformaciones en las personas que han recibido menos oportunidades.
Se generó una tendencia mundial para hacer del trabajo social un trabajo profesional comprometido y responsable con mayor planificación, uso eficiente de los recursos y mayor impacto en la población. Se crearon objetivos que entusiasmaran a los participantes. No se trata de dar tiempo voluntariamente porque no se tiene nada más que hacer, por razones de protagonismo o por acallar la conciencia al sentir que se hace algo por las necesidades de otros.  
Las organizaciones actuales deben ser capaces de detonar, acompañar, apoyar y promover proyectos para que un grupo vulnerable fortalezca la autogestión y sea capaz de organizarse y dar continuidad a sus acciones para lograr un permanente desarrollo comunitario. La experiencia ha demostrado que el asistencialismo no lleva al individuo necesitado a un desarrollo pleno.
Tenemos como ejemplo una asociación que trabajaba con un grupo de personas de bajos recursos y con una discapacidad motriz que impedía que se trasladaran de lugar fácilmente por estar en silla de ruedas. Después de una capacitación la asociación logró que una empresa los contratara. El grupo expresó sentirse productivo y haber desechado como obstáculo su discapacidad.
Imponer decisiones en un grupo o comunidad aunque sean dictadas por expertos y con la mejor voluntad es considerado autoritario y paternalista, e impide que la comunidad haga suyo el proyecto. Las personas involucradas deben ser tomadas en cuenta y ellas mismas exteriorizar la problemática que viven y generar propuestas para solucionarla. Esto hará que los afectados compartan una visión de comunidad, tengan un sentido de identidad y pertenencia y logren una integración comunitaria interesada en su propio desarrollo y comprometida en la toma de decisiones y acciones de mejora para su entorno.
El surgimiento de estas nuevas fuerzas sociales ha transformado la relación gobierno-sociedad.
Hoy México cuenta con un creciente número de organizaciones de la sociedad civil comprometidas con el bienestar social, cuyas acciones deben ser fomentadas por el Estado, reconociendo la experiencia y capacidad filantrópica que dichas organizaciones han adquirido en años de trabajo directo con la población menos favorecida económica y socialmente, así como en el desarrollo sustentable y la promoción de los derechos humanos, entre otras.


Deja tu comentario

Nombre: Correo Electrónico:
Ingresa tus comentarios:

Te quedan 300 caracteres.

Nos reservamos el derecho de publicar aquello que contenga comentarios ofensivos o lenguaje no apropiado para todos nuestros lectores. El respeto para AM siempre es
importante.



ionel rascol

27/09/2013

Hola, muy buenas a todos.Yo tengo un proiecto que revoluciona,el sentido de asociación civil.tengo un proiecto la nivel nacional,pero necesito,apoyo.financiero,y socios, para poder cumplir.no lo puedo decir porque alghien me puede robar la iniciativa.Soy Rumano, tengo 36 años,muy serio y responsable

2    0

18/10/2013

MUY PADRE ME ALLUDO MUCHISIMO ME SAQUE UN 10

0    0

pinches putos ´putos

03/03/2014

shaina ama a balgensin

0    0