Cae violador serial; usaba 2 cómplices
REDACCIÓN / Publicada el 11/05/2013


El presunto responsable fue identificado como Antonio Malagón Aguilar, de 28 años, alías ‘El Calavera’.

Un violador serial acusado de al menos ocho abusos sexuales contra mujeres jóvenes en la presa de Mandujano, fue detenido por la Policía Ministerial en Apaseo el Alto.

El presunto responsable fue identificado como Antonio Malagón Aguilar, de 28 años, alías ‘El Calavera’, con domicilio en la comunidad  San Bartolomé Agua Caliente en esa ciudad.

Los ataques sexuales sucedieron en el transcurso de un año, a partir de diciembre del 2011 hasta el 2012 y las edades de sus víctimas oscilaron entre los 19 a 25 años de edad.

Otros dos cómplices de Malagón Aguilar -con quienes asaltaba a las parejas que llegaban a la presa- ya fueron reconocidos y son buscados por la Policía, aunque se estableció que Antonio  era el único que abusaba de las mujeres.

“Esta persona mantenía control sobre sus víctimas con la portación de un arma de fuego, la mayoría de las violaciones fueron premeditadas bajo un mismo modo de operar”, dijo Armando Amaro Vallejo, subprocurador de Justicia de la Región ‘C’.

Entre los indicios que lo relacionan en los delitos, se encuentran las pruebas genéticas de ADN que fueron localizadas en los cuerpos de sus víctimas después de los abusos y las declaraciones de las propias afectadas.

En las próximas horas, Malagón Aguilar será consignado ante un juzgado penal y en las primeras declaraciones ante el Ministerio Público, aceptó la acusación y participación.

Debido a naturaleza de los ataques, Amaro Vallejo dijo que existía la posibilidad de que el presunto responsable esté involucrado en más sucesos similares, por lo cual pidió a la ciudadanía que si es reconocido, fuera denunciado.




Forma de operar

Antonio Malagón Aguilar se desplazaba junto con uno o dos cómplices a la presa ubicada entre las comunidades de Mandujano y el Espejo de Apaseo el Alto.

Los agresores llegaban a bordo de un vehículo y cubiertos con pasamontañas, llegaban a las zonas aledañas de la presa y se ocultaban entre los árboles.

Cuando elegían a sus víctimas que generalmente eran parejas de novios, las sorprendían con una pistola para robarles sus cosas.

Los dos cómplices sometían al hombre a base de golpes, mientras que Malagón Aguilar se llevaba a la mujer y la amenazaba con matar a su acompañante si no accedía a tener relaciones sexuales con él.




Detención sorprende a la gente


Habitantes de la comunidad Mandujano en Apaseo el Alto se mostraron sorprendidos ante la captura de un hombre que está acusado de violar a ocho mujeres cerca de la presa.

En el pequeño poblado, que se localiza a dos kilómetros de la carretera estatal Apaseo el Alto–Jerécuaro, a principios de octubre de 2009 fueron localizados dos cadáveres flotando a la orilla de la presa que conecta también al poblado El Espejo; los cuerpos estaban maniatados y fueron asesinados de una fractura en la cabeza.

Desde ese tiempo a la fecha el lugar ha permanecido tranquilo, hasta que desde hace ya varios meses se rumoraba de un violador serial que rondaba en la zona.

“Hay muchas familias que se van a hacer día de campo o a pescar, la mayoría son gente de aquí mismo, parejas se ven a veces que andan por las noches, pero no sabía eso que alguien violaba a las jovencitas”, dijo un habitante.


Lo ligan a dos asesinatos


Antonio Malagón Aguilar, de 28 años, quien está acusado en al menos ocho violaciones, también está involucrado en dos asesinatos ocurridos en Apaseo el Grande y Apaseo el Alto.

De acuerdo con Armando Amaro Vallejo, subprocurador de Justicia de la Región ‘C’, uno de los homicidios ocurrió en el año 2005 en abril.

Los reportes señalan que los hechos ocurrieron en la comunidad La Palma en Apaseo el Grande, cuando en una discusión mató con ayuda de una escopeta a Wilfredo Patiño Jaime.

En el mismo suceso, le disparó a Eleodoro Sánchez Hernández, quien resultó lesionado, por lo cual Malagón Aguilar fue identificado y desde entonces se encontraba prófugo de la justicia.

Los otros hechos ocurrieron la madrugada 29 de octubre del 2012, en el camino de terracería que conduce a la comunidad de San Bartolomé Agua Caliente.

En ese lugar se encontró sin vida y con un balazo en el estómago a Francisco Valdez Olvera, de 28 años, originario de esa localidad.

Francisco estaba con una mujer en un Tsuru, cuando llegó Malagón Aguilar, quien amagó a la pareja.

El presunto responsable les pidió el dinero que traían o de lo contrario les dispararía, pero al resistirse al asalto, Valdez Olvera recibió el impacto de bala y murió ahí mismo. La mujer escapó y al no saber nada del joven, avisó a las autoridades del suceso, quienes al acudir localizaron el cadáver.




Deja tu comentario

Nombre: Correo Electrónico:

Ingresa tus comentarios:

Te quedan 300 caracteres.

Nos reservamos el derecho de publicar aquello que contenga comentarios ofensivos o lenguaje no apropiado para todos nuestros lectores. El respeto para AM siempre es
importante.