Es Evangelina abuelita cariñosa y muy consentidora

Es Evangelina abuelita cariñosa y muy consentidora

Espectáculos
|

Comparte la primera actriz Evangelina Elizondo el gran amor que siente por sus nietos y bisnietos, de sus tres hijas: Gloria, Gina y Jimena.

Evangelina Elizondo, además de ser actriz, es cantante y pintora. Foto: Especial


Evangelina Elizondo es más que una actriz con larga trayectoria… Más allá de las luces y el glamour de una pantalla de cine o televisión, se encuentra una abuelita cariñosa, cuyo amor a sus nietos es un reflejo del mismo que ella le profesó a los suyos.


Consentidora, algunas veces se ha ganado el regaño de sus hijas, pero a ella no le ocupa, pues el amor no se da a cuenta gotas, sino que se expresa a manos llenas.


“¡Uhhh! Yo soy consentidora, me regañan que porque les doy muchas cosas a los nietos… A uno de ellos, que es mitad finlandés, le enseñé a bailar el Jarabe Tapatío, así que cuando le enseñé nada más pateaba; se llama ‘Ricú’ que en finlandés es Ricardo Javier, me ha sorprendido que también le gusta pintar, tiene su mesita de dibujar.


“Tengo otros dos nietos extraordinarios, una que está a punto de casarse en marzo, y otro que es muy inteligente en sus estudios; otro más me lo mataron hace años y uno más, que es hermano del más pequeño Ricú... También tengo bisnietos”, compartió en entrevista con am.


La histrión platicó parte de su íntima vida, y cómo mantiene a los 87 años una jovialidad envidiable.


“Dios me ha dado la capacidad de tener una mente clara, de poder pensar, de poder ser sana, de cuerpo, de mente, soy una persona de mucha fe y eso lo heredé de mis abuelos, de mis papás, de la educación que me dieron. Yo ya me retiro de la actuación, de hacer cine, telenovelas, porque mi capacidad corporal no me da lo que necesita una película o telenovela, no es que esté mal, no tengo nada, pero me doy cuenta que los círculos que hice en mi vida, se tienen que ir cerrando”, afirmó.


¡Alista disco para sus nietos!


En su hogar, en su espacio después del retiro, su creatividad no cesa y ahora prepara un disco para sus nietos y bisnietos.


“Estoy haciendo unos discos para niños, todavía con mi voz, ya de viejita. Será para mis nietos, mi familia, para cuando me vaya de este mundo.


“Además hago algo promocional de zapatos en Vallarta y en Tepic, porque me pagan muy bien y trabajo un solo día. Sigo pintando, porque no sólo es una cosa que me gusta, llena mi vida los ratos, yo no me siento sola, nunca, porque cuando estoy frente a un lienzo yo soy la creadora del punto de oro que va a ver la gente”, describió.


No es un adiós...


Aunque su vida pública y artística llegó a su fin tras del homenaje que recibió de parte del reciente Festival Internacional de Cine (GIFF), ella continúa creando.


“Estoy total y absolutamente agradecida por mi reconocimiento, con mi familia, porque fue como una despedida de los escenarios, muy adecuada y además, le hice una canción a México, una que yo quería mostrarles. A México le doy gracias por todos estos años. Aún así, la vida no alcanza para todo, me hubiera gustado muchísimo estudiar gastronomía, también botánica, a las plantas, el jardín ¡es una maravilla!, tengo una colección de cactus raros, que cuido mucho, al igual que pajaritos”, declaró.


Amar a los abuelos


La actriz recuerda con mucha ternura, la relación que tuvo con sus abuelitos, la que es nostálgica de sólo nombrarla.


“Tengo fotografías de mi abuelito, creo que es el hombre más guapo que he visto en mi vida, y de ese señor, hay una anécdota: Mi abuelo José Guadalupe se iba a casar con una muchacha de nombre Margarita del norte de Nuevo León, Margarita vino a México, en un carro de caballos con su tía para comprar las donas, que antiguamente así se llamaban las sábanas, manteles, todo lo que llevaba la novia; hubo una tormenta tan enorme, que se llevó el carro con ambas mujeres, el que manejaba la carreta sobrevivió. Mi abuelo fue a dar el pésame, por la muerte de su prometida, y propuso al padre de Margarita casarse con su hermana, Jovita y se casó con mi abuelita, una persona muy católica, devota a hacer caridades, una cualidad que yo heredé”.


Una forma de mantenerse lo más vivos posibles es con pasatiempos o actividades, que abonen al desarrollo motriz y mental, filosofía que practica Evangelina, ‘Mothercita’ o la‘Jefa’, como cariñosamente le llaman sus tres hijas.


“Todos los días veo el Internet para checar mis cosas. Yo no quiero ser una mujer gorda, tengo que tener mucho cuidado con lo que como y cómo lo hago; soy una mujer piadosa interiormente, todo el día estoy en continúa y amorosa relación con Dios. Estudié en la Universidad La Salle Teología y me gradué con honores. Hice 82 películas, y hay una que no se ha estrenado que es ‘Princesa, casos de la vida real’, ésa está a punto de estrenar, es la historia de dos viejitas, trabajo con Martha Navarro a quien le robo el novio y ahí comienza”, adelantó.


 


FRASE


¡Tengo buenos genes, tengo buena sepa! Fue una muy buena tierra donde sembraron a la Evangelina.


Evangelina Elizondo


Actriz


 


Perfil


Evangelina Elizondo


*Nació en la Ciudad de México el 28 de abril de 1929


*Estudió Teología en la Universidad La Salle.


*Ha presentado su obra plástica en 64 exposiciones colectivas y 15 individuales en espacios como el Centro Cultural Borges en Buenos Aires y el Salón de la Plástica Mexicana.


*En sus inicios dobló la voz en español de Cenicienta de la película La Cenicienta de Walt Disney.


*Desde los años 50's ha hecho más de 50 películas como: “Las locuras de Tin-Tan” (1952), “Educando a papá” (1955), “Viva la juventud” (1956), “Ángel del infierno” (1959), “México lindo y querido” (1961), “Un novio para dos hermanas” (1967) y “Un paseo por las nubes” (1995) entre otras.


*Ha participado en las telenovelas: “El Abuelo y yo” (1992), “Miraad de Mujer” (1997), “Cuando seas mía” (2001) y “Pasión Morena” (2009), entre otras.


*En el reciente Festival Internacional de Cine Guanajuato, fue reconocida por su trayectoria.