Jurisdicción de la Villa de Lagos

Jurisdicción de la Villa de Lagos

Opinión
|

Crónica


Los grupos de Xiconaques y Custiques eran quienes habitaban los alrededores de la Laguna de Pechititán y por lo tanto, poseedores de la región. Con el descubrimiento de las minas de San Bernabé, San Benito y la Pánuco el año de 1548 y que fueron importante atractivo para muchos peninsulares buscadores de fortuna en Zacatecas, nació el Camino Real por el que deambulaban frailes, mineros, soldados, aventureros, maleantes y toda clase de personas que buscaban acomodarse al calor de los minerales localizados. Entonces, los Xiconaques y Custiques, al ver invadidas sus tierras, se dedicaron al asalto y pillaje, por lo que para pacificar el lugar, el Virrey D. Luis de Velasco señaló varias medidas colonizadoras: El establecimiento de un Fuerte, Presidio o Baluarte, levantado en la confluencia del Río Pechititán y el Arroyo del Guaricho, del que grupos de soldados salían a visitar el Camino Real de Minas. La segunda medida fue la colonización de la rivera lacustre con familias tlaxcaltecas, que habrían de frenar las correrías chichimecas, naciendo así los pueblos de San Juan Bautista de la Laguna y San Miguel de Buenavista. Luego vino la fundación de la Villa para Españoles de Santa María de los Lagos por Hernando Martel, el 31 de marzo de 1563.
Los siguientes documentos que se encuentran en los Archivos de la Crónica, referentes al señalamiento jurisdiccional de la Villa, así lo expresan: 
“En la Villa de Santa María de los Lagos, en 9 días del mes de junio de 1672, ante mi, el Capitán Domingo Manzo de Zúñiga, Alcalde Ordinario de ella por su Magestad, que procedo a fuer de Juez Real por no haber en esta Villa ni su jurisdicción, la presentó el contenido, Juan de Alarcón Faxardo, vecino y Procurador General de esta Villa de Santa María de los Lagos, paresco ante vuestra merced en aquella vía y forma que mas lugar haya en derecho y al de dicha Villa y mío convenga y digo que en el Archivo de ella está un Libro Antiguo de Cabildo formado desde su fundación, descuadernado y maltratado y en el están ciertos mandamientos o proposiciones de la Real Audiencia de este Reyno, como son, la que en su virtud se fundó, asentó y pobló esta Villa y la merced que se le hizo de señalarle jurisdicción y exidos propios y dehesas boyales que se le concedieron y otros autos en su virtud fechos de propiedad y posesión, todos pertenecientes a dicha Villa y que se hayan en dicho libro de la tercera foxa hasta la ciento y dies y ocho, contadas sendas blancas interpoladamente y porque dichos recaudos y papeles han padecido con el largo tiempo ultraxe y porque no lo padescan en el todo y se renueven y pasen al nuevo libro de cabildo y para otros efectos del derecho de dicha Villa conviene a el y al mio se me de cada uno de los recaudos dichos, un tanto o dos, autorizados en forma que haga fe a la letra y como en dicho libro están, para los efectos que a dicha Villa y a mi nos convengan======
A Vuestra Merced pido y suplico asi lo provea y mande según pedido llevo con justicia y en lo necesario=========Y juro en debida forma de derecho este mi pedimento: ===Juan de Alarcón Faxardo.
AUTO: Y habiéndola visto la hube por presentada y mandé que Joseph de Espinoza a cuyo cargo está el Archivo de esta Villa traiga ante mi el Libro de Cabildo referido, y habiéndolo traído y reconocido los papeles e instrumentos que refiere la petición y ser cierta la relación que dicho procurador hace, mando se le de y estoy presto de darle el tanto y tantos en la forma que pide de los mandamientos o provisiones referidas  y de los demás autos en su virtud fechos en utilidad y favor de la dicha Villa para los efectos que le convengan, a la letra, y conforme dichos recaudos en dicho Libro se hallan; y esto fecho, se vuelva dicho libro al Archivo y se le entriegue al dicho Joseph de Espinoza, y que se haga en cada uno de los tantos que se dieren por cabeza esta petición con lo a ella proveído, y así lo proveí, mandé y firmé, testigos, Don Juan de Dios Ximénez de Castro y Joseph de Espinoza, vecinos de esta Villa que lo firmaron======= Domingo Manzo de Zúñiga======Don Juan de Dios Ximénez======= Joseph de Espinoza”.
“En la Villa de Santa María de los Lagos en este Nuevo Reino de Galicia, en 23 días del mes de diciembre del año de 1577 años, los Ilustres Señores Pedro de Villafañe e Pedro de Anda, Alcaldes, Alonso Macías, Lorenzo A. Chávez, Regidores, Justicia e Regimiento en esta dicha Villa por su Magestad, estando juntos como lo han uso e de costumbre e habiendo mirado por las cosas que convienen al bien e pro  de esta República, dixeron que convenía ver e visitar e amoxonar las tierras dehesas boyales de esta dicha Villa, e para lo ansí hacer, fueron juntos y en presencia de mi, el presente Escribano y testigos de uso escritos, visitaron y amoxonaron la dehesa boyal de esta dicha Villa según se contiene en una merced que esta dicha Villa tiene dello e señalaron por moxones de la dicha dehesa  el camino que va desta Villa al pueblo de San Juan hasta un arroyo arenisco que sale de la Sierra de Santa María y pasa por junto a unos peñoles e albarradones de piedras que serán una legua de esta dicha Villa poco mas o menos... Y por el dicho arroyo arriba hasta la Sierra de Santa María, Aguascalientes al dicho camino... Y atravesando por la alta de la dicha sierra hasta el camino de Zacatecas y de aquel cabo de dicho camino señalaron ansimesmo por moxones una albarrada questá en una sierra questá del otro lado del dicho camino hasta unos corrales que están frontero de la Laguna de esta Villa en un pedregal que llaman los corrales de Hernando Martel, que le contradixo esta dicha Villa hasta el agua de la dicha Laguna y el paraje de las carretas; y mandaron que ninguna persona sea osada de entrar ni impedir ni ocupar parte ninguna de las dichas tierras y dehesa, so pena de dos cientos pesos de aplicados, la mitad para la Cámara de su Magestad, y la otra mitad para gastos de justicia y obras públicas desta Villa, además de caer y incurrir en las penas que caen e incurren los que de su autoridad toman e ocupan los bienes de la República... Ansí lo hicieron, ordenaron e mandaron e lo firmaron de sus nombres, e yo el dicho escribano lo firmé de mi nombre, a lo cual fueron testigos, Diego de Cuenta e Juan de la Cruz, vecinos desta Villa... Pedro de Villafañe... Pedro de Anda... Alonso Macías Valadés... Lorenzo Álvarez... Ante mi, Diego Den’a, Escribano...”.
Concuerda con el original que está en el Libro Viejo del Cabildo desta Villa, va bien e fielmente sacado según y como el se halla, siendo presentes a lo ves corregir y concertar, Joseph de Espinoza, Don Juan de Dios Ximénez de Castro, vecinos desta Villa de Santa María de los Lagos donde es fecho en 15 días del mes de junio de 1672 años y lo firmé: Yo el Capitán Domingo Manzo de Zúñiga, Alcalde Ordinario en ella por Su Magestad, que procedo a fuer de Juez Real por no haber en esta Villa ni su jurisdicción escribano público ni real y lo firmaron como testigos... Joseph de Espinoza... Don Juan de Dios Ximénez de Castro... En testimonio de verdad... Domingo Manzo de Zúñiga, como Juez Real”.}
Importante documento del 23 de diciembre de 1577, que retoman para la medición de terrenos pertenecientes al Pueblo de San Juan Bautista de la Laguna el 9 de junio de 1672. La Villa de Lagos tenía apenas catorce años. Al señalarle su jurisdicción, exidos y dehesas boyales, ya se menciona la existencia del PUEBLO DE SAN JUAN (Bautista de la Laguna). Esto es una prueba de la antigüedad del asentamiento tlaxcalteca que nació con su calidad de PUEBLO y es anterior a la fundación de la Villa de Lagos.