“Como enfrentar a Trump y ratas nacionales”

Opinion
|

Santiago y El Rufo

Repito: viene una crisis del sistema socioeconómico ¡Sin duda!, que va a generar guerras y hambruna ¡Sin duda!, que México se tiene que preparar ¡A fuerzas!

R- Guau, mi Santias, tu artículo de fin de semana donde señalas como Trump les está cumpliendo a sus electores al amenazar a las empresas que pongan fábricas en el extranjero para venderle al mercado americano me dejó un sentimiento ambivalente: por un lado llama la atención el político que cumple, por el otro el gringo que está en contra de los tratados comerciales y pretende cerrar fronteras.

S- A mi simplemente me parece un parteaguas en donde el modelo neoliberal inviable e inmoral va a colapsar, por lo que se da la respuesta natural a una catástrofe, refugiarse en su casa, en otras palabras, con Trump regresamos al estado nacionalista con fronteras cerradas que se preocupa de su pueblo a través de fomentar su planta productiva y cuidar su mercado; es decir, los empleos y las ganancias para los norteamericanos en lo que a USA se refiere, y el empleo mal pagado para los países colonizados (México incluido) y las ganancias para los gringos a través de exportarnos su productos y sus empresas vía inversión extranjera; dicho de otra manera ganar para los güeros, perder para los países colonizados o sojuzgados.

R- Grrr, ¿no te parece injusto, inmoral y abusivo, mi Santias?

S- ¿Cuando la vida ha sido justa, perro?, el hombre lobo del hombre, locución creada por Plauto aprox. en el año 200 A. C. y popularizada por Hobbes en el siglo XVII, exhibe lo “ojaldras” que somos unos con otros y como, cuando hay intereses de por medio, nos olvidamos de nuestra humanidad. El caso más dramático que recuerdo es el de las denuncias de judíos aprovechando la purga racial que pretendían los nazis; amigos y vecinos se denunciaban de manera inmoral, a sabiendas de que no eran delincuentes. El más cercano son los actos de vandalismo de la semana pasada en donde turbas de mexicanos supuestamente honestos, se volvieron ladrones al buscar en el anonimato de la “masa” robar comercios y gasolineras (que no son responsables de las políticas del ladrón que tenemos de Presidente). Con esto como marco de referencia, la pregunta es: ¿qué podemos esperar de Trump?, y mi respuesta es que nada, el va a ver por sus intereses y los de sus electores, como los políticos y gobernantes mexicanos, salvo honrosas excepciones, solo ven por su beneficio olvidándose del pueblo.

R- Grrr, da coraje, mi amo. El abuso de unos sobre otros es la principal causa de pandemias de la humanidad.

S- ¡Sin duda, mi Rufo! Y su manifestación más gacha, la guerra, en donde el matar al prójimo que generalmente no me ha hecho nada se convierte en un valor patriótico, a partir de la manipulación y exacerbación de odios que benefician a la clase pudiente ¡Los pobres se matan entre sí, los ricos prosperan!, es la historia de las guerras.

R- Guauuu, es por ello que me gustaría dar tres perrunos consejos, mi Santias. El primero para contrarrestar a Trump tiene que ver con la reactivación de la planta productiva mexicana con capitales nacionales, recordemos que en la época del “milagro mexicano”, la inversión extranjera en empresas mexicanas no podía pasar del 49%, es decir, la empresas realmente eran nacionales y los beneficios del desarrollo e industrialización, incluidos los fiscales, eran para México. Para contrarrestar el desequilibrio entre economías, se ponían impuestos y aranceles a productos importados de manera tal que no mataran la planta productiva nacional; lo sé, hubo abusos y errores, pero en general funcionó. El segundo consejo es para frenar a las ratas nacionales, es decir, combatir la corrupción de la clase política, empresarial y gobernante (salvo honrosas excepciones). Hoy escucho gritos y ladridos sugiriendo el caos: la destrucción del gobierno o de las instituciones. Dan pena las voces que se erigen como salvadoras de la patria sin más argumento que quítate tú para que me ponga yo; no olvidemos que fue parte del pueblo bueno, de esos ciudadanos que quieren gobernar, la que delinquió a través del robo y el vandalismo. La lección es clara, quitar a unos para poner a otros, ya nos pasó al quitar al PRI para poner al PAN en la presidencia o al PRD en el D.F., solo cambian los actores pero la corrupción sigue, en ocasiones con más énfasis y cinismo, como con EPN. No es cambiar el gobierno o al gobernante la solución, si lo es cambiar el marco jurídico para acabar con la impunidad y la corrupción. En tanto el marco jurídico y la transparencia no garanticen cero corrupción e impunidad y las instituciones republicanas como la PGR y SEDENA reportando al Senado, cualquier cambio será cosmético. Tercer consejo: urgente la autosuficiencia alimentaria, debemos priorizar el desarrollo agropecuario y el cuidado de nuestros recursos naturales de manera tal que al margen de muros, venganzas, bloqueos o amenazas de Trump y pandilla, el pueblo de México tenga para comer… Así de sencillo.

Un saludo, una reflexión.

Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx