Acuerdan mesas para dar salida al gasolinazo

México
|

Mandatarios de 21 estados del país acordaron con la Secretaría de Hacienda y Pemex instalar de mesas “para empezar a construir una salida” que reduzca los costos del suministro de gasolinas.

El chihuahuense indicó que su gobierno aplicará un plan de austeridad y ajuste al presupuesto. Foto: Archivo

Mandatarios de 21 estados del país acordaron con la Secretaría de Hacienda y Pemex instalar de mesas “para empezar a construir una salida” que reduzca los costos del suministro de gasolinas en sus territorios.
Se busca fortalecer las economías locales con inversiones por 16 mil millones de pesos en ductos, centros de transferencias de gasolinas y diesel en las entidades, así como centros logísticos para la industria energética del país, reportó el gobernador de Morelos y presidente en turno de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), Graco Ramírez.
El objetivo es aminorar la inconformidad social, pues ese ya es un tema de “gobernabilidad democrática”, expuso el mandatario Graco Ramírez, y éste no es exclusivamente un problema federal, “sino de todos los gobernadores, que están sufriendo los embates de las protestas”.
En el encuentro sostenido este lunes por los gobernadores con el secretario de Hacienda, José Antonio Meade; el de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, y el director de Pemex, José Antonio González Anaya, éstos explicaron los nuevos esquemas de precios máximos de las gasolinas y respondieron dudas.
Tras la reunión, Hacienda reportó como acuerdo la creación de “grupos de trabajo en los que se analicen las condiciones para generar en los estados nuevas inversiones en la cadena de los combustibles para reducir los costos de suministro”.
El diálogo fue solicitado de emergencia por los gobernadores, luego de que el pasado 1 de enero entraran en vigor los aumentos en los precios de las gasolinas Magna y Premium, además del diesel; se realizó este lunes a puerta cerrada y se prolongó durante más de cuatro horas.
En el encuentro, realizado en Palacio Nacional, algunos mandatarios mantuvieron su rechazo al alza a los precios de las gasolinas y urgieron al gobierno asumir, como lo hace la población, “sacrificios compartidos” de verdadera austeridad en el ejercicio del gasto.
Graco Ramírez expuso que dado que los precios de la gasolina y el diesel van a afectar a los productos de la canasta básica, “requerimos los gobiernos también demostrar austeridad, no gastar en cosas de publicidad y en cuestiones que no son prioritarias. Hay que gastar e invertir en la gente, ahorrar y transparentar cómo usamos el dinero”.
Los gobernadores de Chihuahua, Javier Corral, y de Querétaro, Francisco Domínguez, del PAN, insistieron en que el alza a los combustibles encendió las alarmas en todo el país.
“La sociedad está agraviada y siente que los frutos de su trabajo se esfuman. Perciben que la carga de los ajustes se soporta en sus hombros, demandan sacrificios compartidos. Austeridad, transparencia, eficiencia”, reclamó el queretano.
Sobre los detalles de la reunión, Javier Corral recalcó en entrevista su desacuerdo con las alzas a los combustibles y que se considere que no hay alternativa.
“No podemos estar en el dilema entre gasolinazo o recorte de programas sociales, que en todo caso debe haber recorte pero al gasto corriente de gobierno y un redistribución de las cargas fiscales”, argumentó.
El chihuahuense indicó que su gobierno aplicará un plan de austeridad y ajuste al presupuesto.
En tanto, Francisco Domínguez planteó medidas de racionalidad del gasto en su administración pues, dijo, se requieren acciones, “el lamento no ayuda a solucionar problemas. Los recriminaciones no abonan a trascender la crisis”.
Pero señaló que ante el “escenario de malestar, que enciende las alarmas en todo el país” se requiere sensibilidad y aclarar que no debe tolerarse la ilegalidad, “distingamos entre quienes delinquen y quienes disienten”.
Domínguez subrayó la compleja situación que hay a nivel internacional: “La próxima sucesión en Estados Unidos y el clima de incertidumbre que lo envuelve seguirán afectando en el corto plazo a los mercados y, por tanto, a la paridad. 
“En ese contexto, ajeno a nosotros, debemos importar más de la mitad de las gasolinas que consumimos” y por eso se requieren acciones que impidan que las afectaciones se carguen a los ciudadanos, comentó.