Un recuerdo

Opinion
|

De Salvadora

Me trae el viento un sonido,
y aparece el recuerdo, vuelvo a perderme en mi memoria,
como  una nube que arrastra el viento.

    Una  palabra, un aroma,
me detona el pensamiento,
y ya estoy, metida de lleno,
en aguas profundas, viejos tiempos.

   Vuelvo a ser la que era,
frágil e invisible,  emoción
que sucumbe al estímulo
intangible y pasajero.

    Y mi cuerpo cual estatua,
contempla impávido y  quieto,
al mundo que traspasa mis sentidos, lo funde y unifica con un todo.

  Es como tener un universo paralelo, otra dimensión a un lado, que  me  absorbe sin remedio, sin manera de evitarlo.

  Llevamos un mundo dentro,
una historia grabada, pues, ¿finalmente qué somos? sino la suma de los recuerdos.

   Todo y en la realidad nada,
pero tiene la fuerza de un mar
y  yo me sumerjo y me hundo en  la profundidad de mis  recuerdos.


S.a.l.