Disminuiría en EU empleo automotriz

Mundo
|

Si Trump retira a EU del TLC o establece impuestos sobre importaciones, arriesga cerca de 31 mil empleos automotrices.

Estados Unidos se quedaría sin decenas de miles de empleos si sale del Tratado de Libre Comercio. Foto: Agencia Reforma

Estados Unidos perdería al menos 31 mil puestos en su industria automotriz si su próximo presidente, Donald Trump, retira a su país del Tratado de Libre Comercio (TLC) o impone aranceles a la importación de productos o bienes fabricados fuera del territorio estadounidense.

De acuerdo con el reporte “NAFTA Briefing” del Center for Automotive Research (CAR, por sus siglas en inglés) en Estados Unidos, esos empleos que se perderían, tan sólo corresponden a esa industria y a la de autopartes, debido a la estrecha relación que hay con México y Canadá.

“En contra de la meta de la Administración entrante de Trump de crear puestos de trabajo, si se retira del TLC o implementa aranceles punitivos, podría resultar en la pérdida de al menos 31 mil empleos del sector de automóviles y de sus piezas en Estados Unidos”, indica el análisis liberado ayer.

El estudio menciona que dentro del TLC, los fabricantes de automóviles y los proveedores dependen entre 80 y 90% de los insumos de la región.

El análisis también señala que el 87% de la pérdida de empleo en territorio estadounidense tiene que ver más con sustitución tecnológica que con México.

Pegaría a inflación de EU el nuevo impuesto

Si en Estados Unidos se coloca un impuesto fronterizo de 20%, como han propuesto republicanos,  la inflación incrementaría entre 0.5 y un punto porcentual y el crecimiento real del Producto Interno Bruto (PIB) se reduciría entre uno y 1.5 puntos porcentuales, señaló Barclays.

Desde el año pasado, el Partido Republicano de Estados Unidos está preparando una modificación al código fiscal y entre los apartados se incluyó colocar un impuesto a todas las importaciones que entren a ese país (“border adjustment tax”).

“La Administración podría optar por colocar un impuesto de este tipo en lugar de crear un arancel, lo cual evitaría complicaciones por disputas comerciales”, se puede leer en el reporte ‘Ajustes en la frontera: aranceles con otro nombre’.

El reporte dice que el razonamiento para crear este impuesto a las importaciones es que el cobro adicional a los productos hechos en cualquier otra parte del mundo promoverá la manufactura de bienes en territorio estadounidense, lo cual llevará a un incremento en el empleo.

Este plan también propone eliminar todos los incentivos que tiene actualmente el sistema fiscal, que permiten trasladar o crear operaciones fuera de territorio estadounidense.

Sin embargo, Barclays especifica que hay una gran diferencia entre la teoría y la realidad, y la evidencia muestra que cuando se han puesto medidas similares, el resultado no ha sido el más favorable.

“Japón, que incrementó su impuesto al valor agregado por 3 puntos porcentuales en el 2014, ofrece un ejemplo de estudio muy bueno para hacer comparaciones.

“Similar al modelo desarrollado para Estados Unidos, la inflación en Japón a causa de la medida creció en uno por ciento, y el PIB tuvo una caída mucho más grande, de 4 puntos porcentuales”, explica el documento.

De todos modos, esta consultora señala que más allá de los efectos generales, habrá algunos sectores en Estados Unidos que resultarán beneficiados, especialmente aquellos que tienen una gran base exportadora y dependen poco de insumos importados.

En contraste, habrá una gran afectación para aquellos que basan su negocio en la importación, como las manufactureras con cadenas de valor integradas y el comercio al menudeo cuya proveeduría está en el extranjero.

Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx