Periódico am | La verdad no se disculpa, se vive

La verdad no se disculpa, se vive

Opinión
|

Fuerza Vital


Nosotros experimentamos el resentimiento cuando alguien nos lastima y no podemos reprocharle su comportamiento. El poder de nuestras emociones, ante situaciones de resentimiento, puede llevarnos a reaccionar con sentimientos enfermizos que autocastigan el cuerpo por sentirnos mal tratados, abusados o sin justicia. 
Nuestras emociones son experiencias muy poderosas, generan en nosotros sentimientos intensos y profundos y afectan a quienes están cerca de nosotros. Al saber controlar nuestras emociones mejoramos en cómo detener sentimientos que molestan nuestra paz y armonía. Vamos a convertir esas emociones que lastiman generando miedos en emociones de amor, de servicio, de respeto, y tolerancia. Las emociones controladas revelan de lo que somos capaces y se fortalece la mente, el cuerpo, y el espíritu. 
Yo he aprendido que cada que percibo emociones negativas cerca de mí, lo primero que debo hacer es negar que esas emociones sean parte de mí, pero más tarde cuando estoy tranquilo analizo bien esas emociones. Si tengo que enojarme, llorar, gritar o lo que sea necesario lo vivo intensamente para ayudarme a controlar mis sentimientos.
En algunas situaciones he sentido la necesidad de expresar mi dolor a otros, especialmente a las personas que han herido mis sentimientos fuertemente. Pero después de que reflexiono recapacito y tengo que reconocer que yo tengo el control de mis emociones y por lo tanto la persona que me hiere más fuertemente soy yo mismo. 
La lógica como algunos terapeutas coincide que necesitamos expresar nuestras emociones y sentimientos reconociendo que el expresarnos es una necesidad fisiológica saludable. Y en base a que necesitamos liberarnos y mantener la calma, nosotros tenemos que expresar nuestras emociones de la forma como se presenten. El resentimiento es el resultado de emociones con sentimientos reprimidos y si forma parte de nuestra vida puede generar reacciones peligrosas como la depresión crónica.  
Por las razones que tú crees adecuadas intenta liberar sentimientos que te lastiman. Todo lo que guardamos en nuestro cuerpo se representa en nuestras acciones y todo lo que ofrecemos al mundo exterior regresará a nosotros de la misma forma y quizá con más intensidad. Intenta buscar la razón que tú necesites para tomar acción y eliminar el resentimiento en tu vida. 
La verdad no se pude ocultar y vivir con resentimiento no es la única forma de vivir. La vida es bella y todas las emociones van a generar reacciones sentimentales, de las cuales algunas deben ser liberadas para no vivir en frustración. Tomemos siempre en cuenta que nuestras emociones son complejas y para elegir tenemos que catalogarlas como buenas o malas dependiendo en los efectos que generan en nosotros. La decisión de lo que es bueno o malo es personal. Algunos preferimos las cosas mas complicadas y aceptamos el abuso sin resentimientos.   
Si alguien nos lastima intencionalmente o accidentalmente, nosotros tenemos la responsabilidad de expresar nuestro dolor. Puede parecer autodestructiva esta actitud, pero tenemos el derecho a expresarnos para liberarnos del dolor y así continuar con nuestro destino. 
La próxima vez que experimentes emociones como el miedo, dolor, decepción, coraje, furia o pánico, intenta utilizar este pensamiento. Yo me doy el permiso de sentir y de vivir intensamente todas las experiencias en mi vida.
Con el paso del tiempo el control de nuestros sentimientos será una reacción automática en donde nos comunicaremos con nuestras emociones antes de aflorar con sentimientos. Otras personas al igual que nosotros están en situaciones muy parecidas, pero no podemos controlar lo que ellos nos hacen, pero nosotros sí podemos controlar el cómo reaccionamos sin resentimientos. ¡Namaste!


Publicidad