Casimiro Liceaga, guanajuatense, médico y patriota

Opinion
|

Los médicos Liceaga, Casimiro y Eduardo, tío y sobrino, fueron guanajuatenses y médicos que brillaron con luz propia en los siglos XIX y XX.

Los médicos Liceaga, Casimiro y Eduardo, tío y sobrino, fueron guanajuatenses y médicos que brillaron con luz propia en los siglos XIX y XX. El reconocido Hospital General de México lleva ahora el nombre de Eduardo Liceaga, en reconocimiento a su trayectoria y del cual comentaré en alguna columna futura..

Hoy quiero hablarles de Casimiro Liceaga, cuyo nombre salió durante una reunión con el presidente municipal de Irapuato, Ricardo Ortiz, al presentarnos el proyecto de rehabilitación del bulevar que lleva el nombre del revolucionario médico. León y Salamanca también tienen calles que homenajean al galeno cuevanense.

Jaime Gallardo hace poco presentó los personajes que son homenajeados en la ciudad de León, pues con frecuencia, como ocurrió en la reunión antes citada, conocemos el nombre de la vía, pero desconocemos el personaje. Así que con igual mérito de los constituyentes, me pareció importante compartirles algunos rasgos de Casimiro Liceaga, quien formó parte de las páginas célebres de la Historia de la Medicina en México.

Nació el 4 de marzo de 1792 en la ciudad Santa Fe de Guanajuato, en el seno de una familia antigua y distinguida venida a menos, con apuros económicos. Inició sus estudios en el Colegio de la Purísima Concepción -hoy Universidad de Guanajuato- destacando como discípulo aventajado y enviado con beca a la ciudad de Valladolid -hoy Morelia- y en 1808 incorporado en la Real y Pontifica Universidad para estudiar Medicina.

Alcanzo el grado de Bachiller en Artes en 1812, requisito establecido en los estatutos universitarios para estudiar medicina. Se inscribió en el Real Colegio de Cirugía, destinado a preparar médicos militares concluyendo en 1815 y tres años más tarde se graduó de Licenciado en Medicina y el de doctorado en 1819.

Como docente, obtuvo por oposición la titularidad en la cátedra encargada del estudio del cuerpo sano en 1819, perdiéndola un año después por “motivos políticos”. Luego obtuvo la titularidad de cátedra dedicada al estudio del cuerpo enfermo de 1824 a 1833, año en el que fundó y dirigió el Establecimiento de Ciencias Médicas con gran ejemplo de liderazgo y compromiso social.

De linaje liberal con raíces guanajuatenses, el joven Casimiro Liceaga, mientras estudiaba medicina, sostenía correspondencia con los caudillos liberales, por lo que en 1820, recién recibido de doctor, fue arrestado y hecho prisionero por las fuerzas realistas, acusado de infidencia y de asociación delictuosa con connotados insurgentes como Guadalupe Victoria. Escapó de la cárcel de la Corte de la Nueva España seis meses después con fuga novelesca.

Regresó a México en 1821 entre las filas del ejército Trigarante de Agustín de Iturbide y de cuya esposa era ya su médico personal. También en 1847, a los 55 años, Casimiro participó como médico militar contra la invasión del ejército norteamericano.

Incursionó como médico político en esta época independiente, ocupando el cargo de diputado al Congreso Constituyente de 1822, al lado de ilustres personajes como Valentín Gómez Farías. También desempeño el cargo de Senador en 1825; el de Diputado por Guanajuato en 1828 y 1833; repitiendo el cargo también en 1841, siendo entonces ya Director del Establecimiento de Ciencias Médicas -hoy Facultad de Medicina-.

Gozó de gran prestigio y de buena situación social, formando parte del Tribunal del Protomedicato, que era la máxima autoridad tanto en la enseñanza, como en la práctica de la medicina y disciplinas afines. Casimiro Liceaga y Quezada fue sin duda un médico político y patriota, y que como lo describió el Dr. Ignacio Chávez: “su obra monumental fue la Facultad de Medicina, que le fue confiada al nacer y cuyos pasos guió y cuyos desfallecimientos él sostuvo, con una fe inquebrantable en sus destinos”. Qué bueno que sea rehabilitado el bulevar que lleva su nombre.

 

www.ectorjaime.com

ectorjaime@gmail

Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx