La Olla

Opinion
|

El primer homicidio se registró el domingo 29 de enero en el Monte de San Nicolás. Ese día apareció un cuerpo encobijado tirado en el fondo de un barranco. 

Patrulla con torreta abierta
Dos asesinatos en una semana en la Capital del Estado, son algo casi imposible. Algunos habitantes temen que la inseguridad llegue a este municipio. 
El primer homicidio se registró el domingo 29 de enero en el Monte de San Nicolás. Ese día apareció un cuerpo encobijado tirado en el fondo de un barranco. 
El siguiente domingo a las 2 de la madrugada, un guardia de un céntrico bar fue asesinado a balazos. La noticia consternó a los habitantes de la Capital. 
Una semana antes el subdirector de Salud, Alberto Alvarado, fue asaltado a punta de pistola cuando caminaba por la plazuela del Baratillo, en pleno corazón de Guanajuato.
Otros capitalinos que acostumbran caminar por las noches platican que hace una semana,  antes del asalto al funcionario municipal,  los prestadores de servicios de la ciudad se reunieron con el director de Seguridad Ciudadana, Christian Ortiz Muñiz a quien exigieron que instalara una patrulla toda la noche a las afueras del Teatro Principal, porque los reportes de robos los tienen preocupados. 
Participantes en la reunión informan que la respuesta de Christian fue la misma de siempre, no tengo policía. En realidad es lo mismo que responde desde que comenzó la Administración Municipal. 
Precisamente a unos metros donde los prestadores de servicios solicitaban la patrulla con sirena encendida toda la noche, es el punto medio del sitio donde asaltaron al Subdirector de Salud así como del lugar en donde fue asesinado a balazos el guardia del bar. 
Zonas calientes
León y San Francisco del Rincón se volvieron tierra caliente. Y no existen señales de que las cosas cambien.
La zona metropolitana está en disputa de los mercaderes de las drogas. El número de adictos crece y no se ve una política contundente de prevención, atención y rehabilitación de los enfermos. 
Hay más consumidores, crece la demanda y cada vez hay más oferta. Los delitos de alto impacto, según la jerga policíaca, llamados ejecuciones por el vulgo, empiezan a parecer normales. Pocos reflexionan que la adicción conduce también a robos y asaltos para comprar la droga.
La ola de ejecuciones es imparable y la percepción de impunidad es el caldo de cultivo para el delito.
El Gobierno del Estado al menos ya asomó la cabeza para anunciar que enviarán 250 elementos de la Secretaría de Seguridad y de la Procuraduría, de refuerzo a apoyar labores de inteligencia y reacción. 
En coordinación los tres niveles de Gobierno fue notaria en los operativos del fin de semana.
El gobernador Márquez pidió que los guardianes del orden permanezcan por tiempo indefinido, hasta dar resultados.
Pero lo mismo dijeron en junio 2016. Ante el incremento de homicidios dolosos el procurador de Justicia, Carlos Zamarripa, anunció una unidad especial de inteligencia para esclarecer homicidios.
La misma promesa hubo en las visitas del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.
En León,  en agosto,  El “Chino” Chong inauguró un Centro de Prevención de la Violencia en San Pedro de los Hernández. Ese mismo día se reunió con el Grupo de Coordinación de Seguridad de Guanajuato y ofreció entrevistas a medios para presumir el regreso de las fuerzas federales. Prometió volver y recorrer de noche esa colonia y abrir un espacio en ese lugar para rehabilitar adictos. 
En noviembre estuvo en Irapuato, esa vez acompañado por el gabinete de Seguridad Nacional en pleno: el secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos; de la Marina, Vidal Soberón; el comisionado de Seguridad, Renato Sales, y del CISEN, Eugenio Imaz. Anunciaron la puesta en marcha de la estrategia nacional para reducir la violencia en 50 municipios del País, entre ellos León, Irapuato y Celaya.
Ahora sabemos que la Gendarmería ya no andaba por acá porque Márquez anuncia el regreso de 300.
Es sintomático que ni en el PAN hay una defensa de Escudo y menos de los funcionarios del Góber.
Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que difunde el Observatorio Ciudadano de León, reportan en 2016 la apertura de 172 carpetas de investigación por homicidios dolosos en León (en una carpeta puede haber más de un homicidio. En total hubo 193). 
Los mismos datos dicen que en el 2015 se abrieron 139 carpetas de homicidio doloso, así que hubo 24% de incremento. Aunque en 2012 se registraron 171, es decir, casi lo mismo que el año pasado. 
Lo que de plano salió de control fue 2017. En enero 32 homicidios y en febrero casi dos por día.
En San Francisco del Rincón van 11 homicidios, siete de ellos en tres días de esta semana.
Ayer como hoy se dijo que la mayoría de los homicidios se relacionan con cuestiones ilícitas. Y ante eso Márquez en la semana declara que no pueden cuidar a los delincuentes para que no los asesinen.
El secretario de Seguridad, Álvar Cabeza de Vaca, se fue de boca al decir que los hechos no afectan a civiles, que se matan entre los malos. El Gobernador tuvo que enmendarle después la plana. Nada más basta recordar la muerte de tres menores, presuntamente a manos de su padre, pero en medio de un operativo fallido en una finca en San Miguel de Allende, y otro,  un niño el jueves en San Francisco.
Si queremos entender lo que pasa basta un vistazo a la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia (Ecopred) de 2014, elaborada por el INEGI y la Secretaría de Gobernación, que puso a León como la ciudad más hostil para los jóvenes. Entre 47 urbes ocupó el primer lugar en jóvenes entre 15 a 29 años que alguna vez probaron drogas ilegales, con un 15.1%.
También la ciudad zapatera encabeza el ranking de jóvenes con amigos involucrados en consumo de drogas ilegales (31.7%) y en jóvenes que han usado armas o cometido actos de vandalismo (21%).
Ante esos datos impactantes, no se anunció entonces, ni ahora, ninguna acción extraordinaria.
Huelen mal apoyos sociales
Por una oficina y por otra de la Presidencia Municipal, se escucha que urge una auditoría a los gastos de los síndicos y regidores del H. Ayuntamiento, porque las quejas de los ciudadanos por presuntas irregularidades están a la orden del día. 
Como ejemplo basta un botón; dicen que los ciudadanos que han acudido a buscar los apoyos sociales económicos que entregan los integrantes del Ayuntamiento, salen echando lumbre. 
Comentan que el pasado jueves un ciudadano acudió desde tempranito a solicitar un apoyo al regidor del PRD, José Luis Suárez Araujo “Rubí”. Así se la pasó hasta cerca de la una de la tarde, entre sacando la copia de su credencial de elector, y llenando el formulario para recibir 200 pesos. 
Se comenta que su sorpresa se convirtió en coraje, porque después de llenar los documentos oficiales, y esperando sus 200 pesotes, Susana Greenwell, su asistente, le comentó que no habría el apoyo. 
Así que el ciudadano vecino de la calle Alhóndiga pidió que le entregaran los documentos, pero su petición fue rechazada. Con el argumento de que no era obligación regresar los papeles. Frente a la insistencia del ciudadano porque le regresaran sus documentos, para evitar que hicieran mal uso de ellos, Susana responsabilizó al Regidor de habérselos llevado.
Eso sí, quienes se dice que siguen gastando a manos llenas son los integrantes del Ayuntamiento, y para ejemplo hace falta ver los gastos de la administradora de la oficina de síndicos y regidores, Iovana de los Ángeles Rocha Cano, quien dicen que entre pagos de sus estudios personales ya suma la cantidad de 40 mil pesos, mientras que los ciudadanos batallan para conseguir un apoyo de 200 pesos. 
Fernando, sacude estructura
Luego del “golpe” recibido en las elecciones internas de dirigencias municipales y consejeros estatales y nacionales en noviembre y diciembre pasado, el senador leonés y suspirante panista a la Gubernatura, Fernando Torres Graciano, reapareció ayer con su equipo cercano para decir que “van con todo”.
En la granja del curtidor leonés, Lupe Vera, reunieron a más de 300 de todo el estado. El Senador les dijo que “va derecho y no se quita”, así que todos empiezan a ponerse las pilas y a echar toda la carne al asador en la promoción de su gallo, en tanto no se definen las reglas y tiempos para elegir.
Era una reunión de trabajo sencilla, dicen, pero se emocionaron y llegaron muchos más. Fernando les dijo que intensificará su recorrido por los municipios para aterrizar en cada uno un plan de trabajo.
Del otro lado saben que el “delfín” Diego Sinhué Rodríguez, no deja de moverse. Él desde la inmejorable plataforma del millonario programa “Impulso Social”, y el aparato oficial que lo cobija.
Fernando les dijo ayer que no ocupan de la nómina y el dinero público, sino de convencidos en el proyecto. Su esposa, Patricia Dávalos, dirigió un mensaje de la participación política de las mujeres.
A la reunión asistieron diputados locales como la leonesa Libia Dennise García Muñoz Ledo, y federales, de León Ricardo Sheffield, la salmantina Karina Padilla y de Cortazar Ariel Corona.