Tiene León cuatro nuevos sacerdotes

Local
|

Asisten cientos de feligreses a la ordenación presbiteral presidida ayer por el arzobispo Alfonso Cortés Contreras en la Catedral Basílica

Monseñor Alfonso Cortés les impuso las manos en la cabeza para que recibieran al Espíritu Santo. Fotos: José T. Méndez Valadez

Ayer fue un gran día para la Arquidiócesis de León con la consagración de cuatro nuevo sacerdotes.

Ayer en una ceremonia solemne en la Catedral Basílica el arzobispo Alfonso Cortés Contreras les impuso las manos sobre la cabeza para que recibieran al Espíritu Santo ante la presencia de sacerdotes, familiares, amigos y cientos de fieles católicos que fueron testigos de este gran acontecimiento.

“Este es un día grande para la Iglesia Diocesana de León. Damos gracias a Dios por este gran regalo”, dijo Monseñor al iniciar la ceremonia, entre el repicar de las campanas y una emotiva ovación.

El Prelado recordó la formación teológica que han tenido y la espiritualidad de los cuatro jóvenes de 26 años que en febrero de 2016 fueron consagrados como diáconos.

Ante la imagen de la Santísima Virgen de La Luz dieron el “sí” al sacerdocio.

“Ustedes han conocido a través de su experiencia el atractivo de alternativas de otras formas de vivir. Han conocido la dificultad de evangelizar, la oscuridad de la propia fe, la debilidad de sus propias opciones, pero la gracia de Dios los ha purificado y los ha confortado a través de otras pruebas y hoy se ofrecen a la Iglesia con la voluntad de ser definitivamente sacerdotes”, añadió.

“Son cuatro jóvenes que han renunciado a la vida cotidiana para entregarse en cuerpo y alma al servicio de la Iglesia y de los demás”, añadió.

Monseñor dijo que su ofrecimiento y ordenación son un signo de esperanza y virtud que tanto necesitamos hoy.

“La esperanza es virtud de tiempos difíciles y los tiempos actuales son verdaderamente difíciles para la vocación sacerdotal. Cuando uno se interna en el pensar y sentir de los adolescentes y jóvenes de nuestra época, de nuestros días, mucha gente se pregunta cómo es posible que alguno de éstos quiera ser sacerdote”.

Durante la ceremonia religiosa cada uno fue presentado ante el Arzobispo y luego cuestionados si su voluntad era ser sacerdote para ser consagrados a la Iglesia.

Después de aceptar hicieron sus votos de obediencia, pobreza y castidad para enseguida, postrados en el altar, escuchar las letanías de los santos.

Luego monseñor Cortés les impuso las manos sobre la cabeza, lo cual es el acto más importante de la ceremonia.

Reconoció que mucha gente se pregunta cómo es que estos jóvenes quieren ser curas en una sociedad que ama el bienestar, castos en una sociedad que idolatra y banaliza la sexualidad, y sobrios en un mundo esclavo del consumismo.

“También se cuestionarán que cómo es posible que quieran ser servidores en un mundo marcado por el egoísmo, porque así pienso yo, así lo quiero y así me gusta. Orantes en medio de un ambiente que comienza a ser indiferente a Dios”, lo que tiene más mérito”, finalizó.

Al término de la celebracón litúrgica, familiares y amigos felicitaron a los nuevos padres, quienes ya se alistan para celebrar sus respectivas cantamisas en próximos días.

 

Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx