Con el “Son Jarocho” en el alma

Local
|

Universitarios buscan mantener ‘vivas’ las tradiciones mexicanas.

Sus letras hablan de las vivencias de hombres y mujeres que han sido curtidos por el implacable paso de la vida, pero también de la alegría, las fiestas y del amor, algo que en cualquier ritmo musical, jamás puede faltar.

Los acordes de la jarana resuenan por toda la Plaza de la Paz y la gente se acerca interesada para escuchar, los ritmos y los versos del tradicional “Son Jarocho”, un estilo musical único de México en el mundo y que hoy se mantiene vigente gracias al gusto e interés de dos jóvenes leoneses, que con pasión y alegría lo entonan por las calles de Guanajuato.
Héctor Gómez e Isaías Mora, son dos jóvenes estudiantes de la Universidad de Guanajuato, originarios de León, que con esta actividad obtienen algún dinero para mantener sus estudios y de paso inculcar en las nuevas generaciones el gusto, la pasión y el orgullo por la música y las tradiciones mexicanas.
Y es que en estos tiempos, donde la tecnología está cambiando nuestros hábitos y costumbres, es necesario voltear a ser parte de nuestras tradiciones, en especial, las que hacen a México único en el mundo.
“Nosotros tocamos el son jarocho para que la gente lo conozca, en esta zona del país hay muchas costumbres y tradiciones de los pueblos costeros que son únicas, pero ni los mismos mexicanos las conocemos”, dijo Isaías Mora.
El Son Jarocho es un ritmo alegre y contagioso que rememora la vida y las andanzas de quienes viven en la zona costera del Estado de Veracruz, en el cual sus autores narran vivencias personales y hasta momentos para recordar.
Estos jóvenes explicaron que decidieron hacer esta actividad en Guanajuato, por la alta cantidad de turismo nacional y extranjero que visita la ciudad, mientras una turista oriental graba sus canciones y se emociona con las notas y las alegres letras de este estilo musical.
“A Guanajuato viene mucha gente y que mejor que mostrar un poco de nuestra cultura, de nuestra música, pero sobre todo de las tradiciones que hacen único México en el mundo”, afirmó Héctor Gómez.
Con jarana en mano y una entonada voz, los muchachos muestran emoción y pasión a la hora de cantar y ejecutar las piezas musicales, que resuenan con todo por el corazón de la ciudad de Guanajuato.