Demandan aplazar Ley de Seguridad

México
|

El Ombudsman nacional llama a legisladores a escuchar todas los voces, peus aclara que más vale prudencia

Luis Raúl González (izquierda) pidió a los legisladores a no precipitarse.

Con el llamado a evitar una normatividad inapropiada y transparentar el proceso legislativo, el Ombudsman nacional y especialistas en derechos humanos demandaron al Congreso posponer la aprobación de la Ley de Seguridad Interior.

Luis Raúl González, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) pidió a los legisladores que no se precipiten.

"Yo pediría que se aplazara al tiempo, en que todas las voces puedan ser escuchadas y que la precipitación no nos haga incurrir realmente en una legislación que no sea la apropiada.

"Más vale prudencia, pero una buena legislación que determine exactamente cuál es el rol y participación de cada ente, el ámbito civil, el ámbito militar", señaló.

González reiteró que la Ley de Seguridad Interior, que regulará la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, debe establecer, ante todo, el respeto a los derechos humanos.

Asimismo, indicó que los militares deben ser retirados gradualmente de las calles una vez que las condiciones lo permitan.

Al respecto, como ejemplo de por qué no debe ser aprobada la ley, especialistas destacaron el operativo de la Marina en Tepic, Nayarit, el pasado jueves.

Alejandro Madrazo, investigador del CIDE, cuestionó el uso de un helicóptero artillado sobre una zona residencial, en una acción que dejó 12 muertos, los cuales, según informó el titular de la Marina, eran sicarios.

"¿Con base en qué investigación (lo afirma)? ¿Qué autoridad independiente de la Marina realizó esa investigación? ¿Quién puede corroborar que las cosas sucedieron como nos dice el Secretario? ¿O debemos simplemente tomarle la palabra?

"Es muy delicado lo que se está por decidir y es muy poco lo que los legisladores se han tomado (de tiempo) para decidirlo", dijo.

Francisco Torres Landa, de México Unido Contra la Delincuencia, aclaró que no están en contra de las Fuerzas Armadas, pues México las requiere, pero para enfrentar contingencias específicas delimitadas constitucionalmente.

"No para aplicar ráfagas nocturnas en Tepic, no para aplicar ejecuciones sumarias en Tlatlaya, no para estar involucrados en escenarios como Tanhuato, y lamentablemente la legislación que quieren proponer es: sigan adelante por esa vía", indicó en conferencia de prensa.

Santiago Aguirre, del Centro Prodh, recordó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) considera el concepto de seguridad interior como propio de regímenes autoritarios, mientras que relatores de la ONU han advertido de riesgos si es aprobada esa ley.

"Parece que los militares quieren que les lavemos las cara, que les proveamos de leyes que protejan al mando militar, para evitar que algún día la Fiscalía General o la comunidad internacional los llamen a rendir cuentas", señaló la politóloga Denise Dresser.

Las organizaciones, incluidas también Amnistía Internacional, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos y el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, exigieron a diputados y senadores legislar con base en datos, no en presiones políticas.

Coincidieron en que hasta ahora el proceso ha sido opaco, más cuando en él han intervenido los secretarios de la Defensa y la Marina, así como el Consejero Jurídico de la Presidencia, Humberto Castillejos.