Matan a dos extranjeros en Acapulco

México
|

Un alemán y un estadounidense.

Unas de la víctimas, según autoridades, murió porque estaba en un lugar peligroso. Foto: Especial

La violencia de los últimos días en Acapulco, cobró la vida de dos extranjeros: un alemán y un estadounidense. 

La madrugada del 9 de febrero, a Axel Friedrich Alvear, un alemán de unos 35 años de edad, lo mataron de un balazo en la cabeza en la zona de tolerancia de Acapulco. El hombre murió, dijo el vocero de seguridad, Roberto Álvarez Heredia, porque estuvo en el lugar y en el momento equivocado. 

Indicó que el alemán llegó acompañado por su cuñado a un bar de la zona de tolerancia, un lugar “de altísimo riesgo”. Mientras bebía, sujetos armados los sacaron y les dispararon en la cabeza, según el informe de la Fiscalía General del Estado. 

“Entre las líneas de investigación está la delincuencia organizada, pero no es la más robusta. No hay elementos de que estén involucrados con la delincuencia organizada, sólo que estaban en el lugar y en el momento equivocado. Tal vez fueron confundidos, tal vez generaron el enojo de uno de los comensales que formaban parte de un grupo delictivo y eso haya provocado una dinámica de tensión”, señaló.

Friedrich Alvear llegó a Acapulco hace dos meses para casarse con una acapulqueña. La ceremonia se realizó apenas unos días atrás.

Según la versión oficial, salió de la casa de su esposa acompañado con su cuñado para “distraerse un rato”. 

La zona de tolerancia, en la colonia Aguas Blancas, es uno de los puntos de mayor incidencia delictiva en el puerto. Pese a esto, el vocero no tiene la certeza si en el lugar hay un operativo de seguridad permanente.

El asesinato ocurrió alrededor de las 2 de la mañana del jueves pasado. La noticia se difundió al otro día y, cuando se comenzó hablar de su muerte, ya había ocurrido el asesinato de otro extranjero: un estadounidense, Stanley Enders, de 69 años, que fue estrangulado en su departamento junto con su esposa, una acapulqueña. El móvil, según la autoridad, fue un robo.

Entre ambos crímenes, afirmó Álvarez Heredia, no hay ningún punto que los relacione; aseguró que la FGE ya trabaja en la detención de los autores.