La luna como regalo

Opinion
|

De Salvadora

Si yo pudiera te daría la luna, 

porque sé que te gusta tanto,

una lunita pequeña

de las que te salen a diario.

    Le dijo el chiquillo a su madre

que solía quererlo tanto y ella contestó sonriendo, tráeme la luna a mi cuarto.

    Atravesando el cristal la luna lo está mirando y le peina los cabellos

con sus destellos blancos.

   Lo observa  cuando duerme

porque le gusta mirarlo. Vivir  historias en sueños, que ella no puede soñarlos.

  Yo  me dejaría atrapar, dice,

aunque no sea necesario si tienes los días colmados de amor en tu calendario.

   Acepto ser el obsequio que tanto  has deseado darlo, pero no se abandona el cielo así tan solo con desearlo.

   La  luna quisiera tener

un hijo para abrazarlo,

para llenarle de besos 

y en las noches arrullarlo.

   Mientras transcurre la noche

 entra a hurtadillas a mirarlos

como un invitado más

que compartiera su cuarto.

   Despierta madre que la luna

nos está observando, es como si  hubiera escuchado lo que estuvimos hablando.

Duerme tranquilo mi niño

gracias por quererme tanto

y en tu inocencia obsequiar

el regalo de los astros.



S.a.l.

Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx