Se gradúan 54 choferes de urbano

Local
|

Los operadores se sienten orgullosos de su nueva meta.

Berenice Aguilar ama conducir y atender a los usuarios del transporte.

Después de que Al Día descubriera que en redes sociales era la conductora más felicitada, Berenice Aguilar muestra su lado más humano.

Tiene 27 años, lleva mes y medio en la estación de Francisco Villa ubicada a un costado de la base de San Jerónimo y es una de las 8 mujeres que conducen rutas urbanas. Ahora conduce el Circuito, pero cuando empezó, manejaba la ruta 56 que fue donde se hizo “famosa”. 

“Estoy muy contenta en mi trabajo y creo que eso se nota, todos tenemos días fáciles y días un tanto pesados, pero lo realmente importante es que podamos crecer siempre y siento que estoy en el lugar indicado, porque desde que me enteré que aquí buscaban personal y vi las prestaciones, dije “de aquí soy”, platicó Berenice.

“Me gusta mucho subirme al camión y manejar. He lidiado con muchas malas actitudes, hay gente muy grosera, gente muy pesada, pero creo que es porque no les gusta lo que hacen. Sí la gente hace lo que le apasiona siempre andará con una sonrisa, no importa que tenga un mal día. Si haces tu trabajo con una mala cara demuestra inmadurez, porque los demás no tienen la culpa”, finalizó.

sus compañeros

Corporativo Transporta le dará a León 54 nuevos conductores de rutas auxiliares y alimentadoras.

Son aproximadamente 1,520 trabajadores operativos y administrativos y al menos ayer, todos convivieron en una comida para celebrar a los graduados quienes traían la mejor de las vibras tras haber concluido mes y medio de capacitación, y ahora están listos para salir a las calles y recorrer la ciudad para llevar a los usuarios a sus destinos. 

Nicolás Gónzalez Villegas de 50 años, es el mayor de esta generación. Antes trabajaba en un gimnasio pero el ganar poco lo hizo buscar un empleo mejor, dijo sentirse muy agradecido con el corporativo y ahora se siente listo para darle a sus dos hijas y esposa una mejor calidad de vida.

“Apenas voy a salir a ruta, pero me siento muy contento, muy comprometido, estoy muy contento, nada nervioso, porque a mi edad es difícil pero es un buen trabajo para mi. Estoy consciente de mi responsabilidad”, platicó.

Otro graduado es Benito Zermeño, tiene 22 años, es el más pequeño de la generación y decidió ser chofer porque le gusta servir a la gente.