Alteran penicilina, alerta farmaceútica

México
|

Bristol Squibb encuentra anomalías en varias piezas del fármaco, como el lote y fecha de caducidad modificados, además de colores distintos a su marca

Caja del medicamento de Bristol Squibb. Foto: Especial

La farmacéutica Bristol-Myers Squibb de México denunció la supuesta falsificación del medicamento ampicilina, con nombre comercial Pentrexyl, fabricado por ese laboratorio.

De acuerdo con una notificación que interpuso ante la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), Bristol-Myers Squibb encontró piezas de ese fármaco con un lote y fecha de caducidad modificados, por lo que no las reconoce como propias.

En la denuncia sanitaria indica que hay diferencias en el color del empaque, que va de un verde intenso, en el original, a un verde tenue en el producto irregular.

Además, la farmacéutica Bristol-Myers Squibb de México indicó que sus cápsulas son rojas con gris y en ambos colores las rodea la leyenda “BRISTOL”, en mayúsculas, “500 mg”, mientras que en el producto apócrifo la parte gris dice “Bristol” en minúsculas y la sección roja solo incluye la leyenda “500”.

El número de lote correcto debe ser 3K02348, con fecha de caducidad SEP 2015, pero el medicamento falso tiene el número de lote 3X02348, con fecha de vencimiento SEP 2019.

Otras anomalías son el precio máximo al público, fijado en 254 pesos para el fármaco original y en 280 para el irregular.

Por esa denuncia, la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarioslanzó una alerta sanitaria en su página de Internet, donde recomienda a la población no adquirir ni usar el fármaco si no cuenta con las características del original antes descritas, debido a que puede generar un riesgo a la salud, pues se desconoce el contenido de ingredientes, reacciones adversas, así como las condiciones sanitarias en las que fue fabricado.

La Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios indicó que continuará con las acciones de vigilancia para evitar la venta de productos riesgosos, a través de la clausura de establecimientos que los distribuyan o comercialicen, asegurando los productos ilegales e imponiendo sanciones, que pueden ser superiores al millón de pesos.