Policías de Sinaloa detienen a 8 y los entregan a grupo delincuencial

México
|

Las autoridades locales informaron que los agentes aceptaron ser los que aparecen en el video que fue difundido en redes sociales.

Policías locales patrullan las calles de Culiacán. Foto: Archivo.

Cuatro policías municipales de Culiacán --la capital de Sinaloa, noroeste de México-- detuvieron a ocho jóvenes en una calle de la ciudad y posteriormente los entregaron presuntamente a miembros del crimen organizado. En un video difundido por el medio local El Sol de Sinlaoa se observa cómo los policías detienen a los jóvenes frente a un negocio de venta de tortillas en una colonia popular de la ciudad. Posteriormente llegan los coches de donde descienden varios hombres vestidos de civil y con armas largas y los suben a sus unidades. La grabación fue captada por vecinos de la zona la noche del miércoles.

El titular de Seguridad Pública municipal, Víctor Hugo Sánchez Mendieta, confirmó a medios locales que sí son agentes de su corporación los que aparecen en la grabación. Los policías, según el funcionario, admitieron haber entregado a los detenidos porque fueron presionados por los delincuentes a través de sus familias. "No podemos dejar impune este tipo de hechos, nosotros no podemos realizar las investigaciones y determinar si fueron o no fueron presionados para realizar estos actos, nosotros lo que estamos haciendo es ponerlos a disposición, para que la autoridad competente realice las investigaciones", manifestó en declaraciones difundidas por Noroeste. Los agentes serán entregados a las autoridades ministeriales para la respectiva indagatoria de los hechos, afirmó Sánchez Mendieta.

No es la primera vez que policías se coluden con miembros del crimen organizado para desaparecer personas. Primero fue el caso Ayotzinapa, ocurrido en el Estado de Guerrero en septiembre de 2014. Según las investigaciones los agentes municipales de Iguala y Cocula entregaron a los normalistas al grupo criminal Guerreros Unidos. Posteriormente, en enero de 2016 cinco jóvenes fueron secuestrados en Tierra Blanca, un municipio contiguo ubicado en los límites de Veracruz y Oaxaca, por policías locales. A través de un video que consiguieron los padres de las víctimas se pudo comprobar que los agentes bajaron a los muchachos del coche donde se trasladaban y los subieron a la patrulla. Desde entonces nadie los ha vuelto a ver.

Sinaloa, la entidad donde ahora los policías están implicados en la desaparición de ocho personas, es uno de los estados del país con mayor presencia del crimen organizado. Actualmente atraviesa por una crisis de seguridad. Las balaceras y los enfrentamientos entre grupos antagónicos del narcotráfico no han dejado de sucederse. En los dos primeros meses del año han ocurrido 235 homicidios dolosos, un incremento del 30% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Las autoridades locales y federales han atribuido este incremento en los índices delictivos al vacío de poder que quedó en el cártel de Sinaloa, tras la extradición de su líder, Joaquín El Chapo Guzmán.