Une CO~WORKING talento emprendedor

Valor Agregado
|

La necesidad de compartir gastos, conocimientos o contactos ha impulsado la creación de espacios de trabajo conjunto donde profesionistas de distintas áreas desarrollan proyectos.

Rosario y Carolina de Cowork.

El cambio en la manera de aprender trajo consigo una revolución también en la manera de trabajar. Un ejemplo son las oficinas de colaboración, llamadas también de ‘co-working’.

El co-working es una nueva forma de trabajar en equipo, son espacios compartidos donde se dan cita trabajadores, freelance, pymes y emprendedores.

Los espacios cuentan con todos los servicios de una oficina, con horarios flexibles, y ocupando el lugar solo por horas o días específicos. 

Quienes se encuentran en el co-working trabajan con personas de diferente formación profesional y giros económicos.

En León, los lugares donde pueden encontrar estos espacios son contados.

Cambian chip y vencen egoísmo

Ni siquiera tienen carreras relacionadas entre sí, pero un empleo las hizo coincidir para después emprender; se trata de una diseñadora digital – Rosario - y una pedagoga – Carolina - que buscando oficinas para un proyecto en conjunto crearon un espacio de cowork.

“Buscábamos hacer un proyecto, cotizamos oficinas pero con internet, agua, luz, los costos se elevaron, entonces vimos que no había tantas opciones de co-working, pensamos que era buena idea buscar colaboradores para repartir los gastos”, dijo Rosario González.

Esta tendencia de colaboración en otros países ya estaba desarrollada, pero no en León, así que hace un año lo iniciaron y hasta ahora han notado un crecimiento “abismal”.

“Nuestra idea no es venderles, empezamos dando a conocer lo que es co-working, los primeros  2 ó 3 meses estar con un solo cliente, ahora son aproximadamente 20 personas, la gente ya tiene otro chip  y otros intereses, no tanto egoístas, poco a poco te vas dando a conocer y aquí en León se está viendo el chip de cambio”, explicó Carolina González.

El nivel de apoyos que se están dando y el crecimiento del emprendimiento ha sido un factor relevante para Cowork, que incluso ha tenido visitantes extranjeros.

“Sí falta bastante información de esto, pero se ha abierto más la parte de emprender y ver qué posibilidades hay de acercarlos a diferentes tipos de lugares, puedes conocer gente que te puede ayudar, contactar”, comentó Carolina.

Por ahora Cowork está ampliándose en el mismo lugar donde se encuentran, ya están abriendo más espacios y haciendo oficinas privadas, las jóvenes dicen que su capacidad ahora es del 10% por lo que su proyección de crecimiento aún es grande.

Fomenta la colaboración

Big Tostada  nació como una agencia de marketing digital en 2010, las necesidades de contar con un lugar en el que los emprendedores pudieran tener espacios de colaboración y vinculación con otros colegas fue lo que poco a poco hizo nacer este espacio como una opción de co-working y no sólo una agencia.

En febrero de 2015 comenzaron como un espacio de co-work, sabían que tenían 200% de riesgo de fallar al abrir en uno de los barrios menos concurridos de la ciudad, y aun así lo hicieron.

“Más allá de eso, una de las culturas por la que se abrió fue para eliminar la parte de competencia y fomentar la colaboración, uno de los objetivos, más que tener un espacio de trabajo, es que puedas convivir con otras personas, que a lo mejor son de otra índole pero que trabajan en el mismo espacio”, explicó Emmanuel Durán, fundador de Big Tostada.

Hace dos años, el lugar que ahora ocupan tenía la capacidad para albergar a 30 personas, hoy la tiene hasta para 60 colaboradores.

Emmanuel comenta que para un emprendedor siempre es difícil tener que invertir en un lugar de colaboración, sin embargo a largo plazo la vinculación que un co-working da es mucho más valiosa.

“Ha sido un trabajo un poco complicado por cuestiones culturales, en la ciudad no estamos acostumbrados a trabajar en este modelo, estamos acostumbrados a tener un espacio sin alguien al lado”. 

Una de las principales empresas que están al interior de Big Tostada es Cabify, pues desde un espacio privado manejan las operaciones para León.

“Somos un paso para las pequeñas empresas, sabemos que puede ser solo un trampolín,  pero que se van a aprovechar las charlas, conferencias, cursos, talleres, capacitaciones, Co-work no solo es tener oficinas para renta, va más allá de tener el espacio, es otra mentalidad”, indicó Emmanuel.

El siguiente paso para Big Tostada es tener un nuevo espacio de co-work en otra zona de la ciudad, aunque aún siguen buscando la más adecuada, a la vez, la casa que ahora ocupan en el Barrio Arriba está siendo remodelada en algunas partes y ampliada en otras, pues buscan dar también espacios de colaboración de nivel ‘ejecutivo’.

“Tenemos  pensado abrir en otros lugares del estado, este fue un proceso de emprendimiento y queremos replicarlo en otros lugares”.