Auto exótico... ¡hecho de oro!

Autos
|

En distintas partes del automóvil de Agera RS Gryphon, presenta insertos de oro puro y ya es buscado por un magnate.

La pintura del Regera, literalmente está hecha de oro. FOTO: AP

El mundo de las excentricidades de los ricos no tiene límite, y cuando se combinan personalización y muchos ceros en la cuenta corriente, no hay prácticamente nada que quede fuera de alcance. El acaudalado protagonista en este caso es Manny Khoshbin, un multimillonario iraní con un objeto de deseo: el Koenigsegg Agera RS. Cartera mediante, ha creado el Agera RS Gryphon, con nombre de inspiración mitológica y hecho de oro.

Lógicamente no al completo, pero sí repartido de manera estratégica tanto en el exterior como en el interior. Sobre la carrocería del superdeportivo, acabada en fibra de carbono vista, destacan los insertos de oro de 24 quilates que recorren capó, techo, puertas y faldones, y que también dan forma al marco de la salida de escape.

En el habitáculo, el preciado metal está presente en el volante, los paneles de las puertas, las salidas de aire e incluso las costuras. Quizá la cereza del pastel sea un casco de competición personalizado, fabricado en fibra de carbono y adornado con lámina de oro.

Hasta ahí lo estético, pero Khoshbin también ha pedido algo especial para el apartado mecánico: la potenciación del motor V8 biturbo hasta los 1.360 CV. Esto, unido a su peso en seco de 1.395 kilos, convierte el Koenigsegg Agera RS Gryphon en lo más cercano posible al impresionante Koenigsegg One: 1, un exclusivo deportivo de la marca del que solo se produjeron siete unidades y cuya particularidad fue ofrecer una relación peso/potencia de un kilo por caballo.

Al bólido se le pudo ver en vivo en el Salón de Ginebra, acompañado por otro par de Regeras encargados también por el iraní que, dentro de lo que cabe, son algo más ‘normalitos’.

Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx