Ejecutan a hombre y le prenden fuego

Sucesos
|

Sobre el bordo del Río Lerma, entre Pueblo Nuevo y Valle de Santiago, fue localizado el cuerpo, el cual hasta el momento no ha sido identificado

El cuerpo fue encontrado sobre el bordo del Río Lerma. Foto: Especial

Un joven de entre 16 y 20 años fue ejecutado y después su cuerpo fue incendiado hasta quedar calcinado en un 60 por ciento.

El cadáver fue hallado ayer alrededor de las 10:30 de la mañana, sobre el bordo del río Lerma, por el camino que comunica a las comunidades Ex Hacienda de Alonso, del municipio de Pueblo Nuevo y Duranes de Arriba, de Valle de Santiago.

El cuerpo fue encontrado por personas que pasaban por el camino, a la fiesta de la comunidad Los Duranes de Arriba, en donde se celebraba al patrono de la comunidad, en honor a San José del Carmen.

Según los primeros datos de la investigación ministerial, presumiblemente hay tres jóvenes desaparecidos por la zona cuyo cuerpo pudiera corresponder a uno.

Por las pocas características físicas que se le aprecian, tras tener gran parte del cuerpo calcinado, podría tratarse de un joven de 16 años, de la comunidad de Los Duranes de Arriba, de nombre Santiago Arreola Jiménez, quien está desaparecido desde el sábado.

Y es que mientras terminaban los peritajes, llegó un menor en una motocicleta con un amigo de la comunidad Los Duranes de Arriba, a fin de saber si el cuerpo correspondía a su hermano Santiago, pues no llegó a dormir a casa.

“No sé si es él, a mi no me dejaron los judiciales ya acercarme con mi amigo, me pidieron que me retirara y a él se lo llevaron que a declarar”, comentó el amigo.

Lo cierto es que el cadáver fue hallado entre matorrales, entre el bordo y el camino de terracería que comunica a ambas comunidades, del lado de Pueblo Nuevo, dentro de los límites con Valle de Santiago.

Dicen elementos de la Policía Municipal de Pueblo Nuevo, que alrededor de las 10:30 de la mañana, llamaron al 911 para denunciar la existencia del cuerpo calcinado.

Al llegar, confirmaron la existencia del cadáver.

Una hora y media después, llegaron ministeriales de la Agencia de Investigación Criminal junto con personal de Servicios Periciales y agentes del Ministerio Público.

Al estar junto al cadáver, notaron que se apreciaba un balazo en la cabeza, puesto que además a un lado del cráneo estaba un casquillo percutido de un arma de fuego aparentemente calibre .9 milímetros.

Se presume que la víctima fue torturada, ejecutada con el tiro de gracia y luego quemada a fin de eliminar algunas de las evidencias.

Después de la 1, el cuerpo fue trasladado a Semefo.