LED en León

Opinion
|

Hace unos días, nuestro Alcalde anunció una inversión millonaria de 500 millones de pesos para realizar 400 obras y una de ellas, directamente vinculada al ahorro de energía. 

La tecnología “LED” cada día es más popular en todo el mundo y permite -si bien solo utilizando en forma óptima las energías convencionales-, reducir los costos que tienen las ciudades por la iluminación pública. Hace unos días, nuestro Alcalde anunció una inversión millonaria de 500 millones de pesos para realizar 400 obras y una de ellas, directamente vinculada al ahorro de energía. 

Don Carlos Navarro, cronista de la ciudad, asegura en su obra “Así era León”, que la nuestra fue la primera ciudad del País con una planta eléctrica. Dicen las crónicas que los trabajos se hicieron en 1897 para la instalación de postes y tendido de alambres y luego continuaron en algunas pocas casas. Esto hizo a León la primera ciudad en México en tener iluminación eléctrica. Pero nos habíamos quedado rezagados en cuanto al uso convencional de la tecnología de luminosidad amarilla y que se basa en la utilización de bombillas con una vida útil de 30 años, pero con una actualidad práctica de 20, es decir, teníamos alumbrado con tecnología caduca. 

Pero ahora la tecnología LED (del acrónimo inglés LED, light-emitting diode o “diodo emisor de luz”) es lo más actualizado para emitir luz y es un componente opto electrónico pasivo y, más concretamente, un diodo que emite luminosidad. Por ello, la decisión del Alcalde representa una inversión millonaria, pero que se puede conservadoramente pagar en 10 años con los ahorros que se tendrán en energía y potencia en la facturación que paga el Municipio a la CFE (Comisión Federal de Electricidad). Por cierto, se calcula que en León menos del 3% de los leoneses utilizamos tecnología LED en nuestras casas y comercios, sin conocer todavía las bondades de esta tecnología de ahorro y uso eficiente de energía.  

Lo que llama la atención por un lado es que el mecanismo de transparencia con el que se lanzara la convocatoria pública nacional supervisada por una gran cantidad de instancias ciudadanas y gubernamentales. Pero la parte no tan sencilla de entender es que en León tenemos menos de cinco empresas que pueden resultar competitivas para dicha licitación, al menos de que las empresas pequeñas se asocien para presentar propuestas interesantes. 

Carlos Cortés, director de Obra Pública, un reconocido académico de la Ibero León, es quien conduce este proyecto junto con otras áreas públicas y eso, a mí me parece, es una garantía de la transparencia con la que se realizará la licitación, toda vez que, en el pasado, los “moches” y otros mecanismos pocos transparentes, hacían que los ciudadanos cuestionáramos estas licitaciones. Sería interesante calcular si esta inversión puede pagarse en pocos años. De acuerdo a los datos que recabé en la convocatoria, si se presentan propuestas interesantes, pudiera amortizarse la inversión entre 10 y 15 años. Pero el otro aspecto también interesante es que permita esta licitación que los estudiantes de las universidades locales pudieran participar en este proyecto y de esa manera no fueran tecnologías de “caja negra” como lo son actualmente las LED. Sería bueno que se pudieran -aunque fuera en forma simbólica-, integrar a estudiantes y académicos y, además, colocar en algunos puntos visibles de la ciudad y utilizar la energía solar y eólica.

Desconozco -hasta donde pude encontrar las bases de licitación-, si se proponga aunque sea en forma demostrativa el uso de energía solar como ya algunas universidades lo hemos propuesto para instalar en lugares claves de alta visibilidad en donde los ciudadanos puedan acercarse al concepto de una “Smart City”, donde una “ciudad inteligente” pudiera no solamente por la telemedición (como se va a hacer ahora para poder encender y apagar las luminarias públicas), sino también para que se imaginen una ciudad del futuro que utiliza solamente energías renovables. En el Mapa de Energías Renovables que la Universidad Meridiano hizo para el municipio en el año 2013, se identifican los escenarios de 10, 20 y 30 años de las superficies que tenemos disponibles para poder aprovechar la energía solar. Esto nos puede llevar sucesivamente a escenarios de 15, 20 y 25% de autosuficiencia energética, toda vez que el 100% de energía que utilizamos para la iluminación y en general para los consumos en León, proviene de la termoeléctrica de Salamanca.

Se abren, pues, espacios interesantes para las universidades y los ciudadanos con ese importante anuncio que hizo la Presidencia Municipal y que va a redundar, entonces, poco a poco en reducir los consumos y, por lo tanto, los pagos que el Municipio hace a la CFE, con eso ahorramos y ganamos todos.  

Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx