Dañan vehículos en carretera

Local
|

Reportan nuevos ataques de vándalos con piedras sobre la autopista León-Aguascalientes, a la altura de la comunidad de San Juan de Abajo

Así quedó el carro atacado ayer sobre la autopista. Automovilistas afectados exigen más vigilancia policiaca. Foto: José T. Méndez Valadez

Vándalos vuelven a apedrear vehículos que transitan por la autopista León-Aguascalientes, justo en el entronque a la carretera a Salamanca y a la altura de la comunidad San Juan de Abajo, donde está el tramo inconcluso.

Se presume que los delincuentes lanzas piedras para obligar a los automovilistas a detener la marcha y asaltarlos.

Una de las víctimas es Isaac Aarón Terrones Ramos, quien regresaba de vacaciones acompañado de su hijo. Dijo que a la altura de San Juan de Abajo le arrojaron piedras y le dañaron el parabrisas.

"Cuidado mucho cuidado a los que circulen por la autopista Aguas-León a la altura de San Juan de Abajo. Me acaban de apedrear. Si son víctimas no se paren, seguro hay ratas al acecho", señaló la víctima en redes sociales donde muestra los daños.

Ya personalmente comentó que en el lugar se enteró que delincuentes que se refugian en la colonia San Juan de Abajo arrojan con frecuencia piedras a los autos desde lo alto de los puentes a desnivel o desde la orilla de la carretera para obligar a los automovilistas a que se detengan y luego asaltarlos.

Dijo que denunció el hecho a los concesionarios de la autopista a fin de se que se hagan responsables de los daños ocasionados a su vehículo.

Además hizo un llamado a las autoridades para reforzar la vigilancia en la zona.

Personal de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) informó que aún no se ha logrado destrabar el problema que hay con algunos dueños de terrenos afectados con el entronque de la autopista León-Salamanca, a la altura de San Juan de Abajo, que es donde han estado dañando los vehículos.

José Leoncio Pineda Godos, director de la SCT en Guanajuato, dijo que el proyecto ejecutivo ya está listo pero falta llegar a un acuerdo con los propietarios de terrenos afectados.