Reconoce Ministerio Público delito en golpiza a perro

Local
|

Un guardia de seguridad fue obligado a pedir disculpas públicas y a comprometerse a no lastimar a otro animal

Cargar
Ver Imágenes

El abogado Alejandro Orozco consiguió que el Ministerio Público reconociera que se cometió un delito, y espera que se modifiquen las leyes para que sea castigado el maltrato animal. / Foto: Andrea Murillo.

El ex jefe de seguridad del Hospital Psiquiátrico, Artemio López Rodríguez, ofreció una disculpa pública por causar a golpes que un perro perdiera el ojo izquierdo.

El Ministerio Público aceptó que hubo delito de mutilación y determinó que el acusado debería pagar una multa, pero los demandantes prefirieron que se disculpara.

“Sinceramente me arrepiento por lo que sucedió con el animalito, acepto que cometí un error y pido a la sociedad que me disculpe”, dijo ayer Artemio en el Ministerio Público.

A finales de febrero trabajadoras del hospital denunciaron a través de redes sociales a Artemio López porque con un tubo golpeó al perro y le reventó el ojo; luego dieron parte al Ministerio Público pero la denuncia no procedió porque el animal no tenía dueño.

Alejandro Orozco Mosqueda, abogado particular y defensor de los derechos de los animales, presentó la denuncia y después de varias trabas con los agentes se reconoció el delito por mutilación.

“Se hizo la denuncia penal y por petición de él (Artemio) se mandó a la agencia conciliadora. Por mutilación alcanzamos una sanción de 50 días de multa, pero se optó porque este señor pidiera disculpa pública y firmó un convenio para que no vuelva a maltratar a ningún otro animal”, dijo Orozco Mosqueda.

Resaltó que este caso de agresión contra un animal es el primero que procede como delito en el estado de Guanajuato.

Artemino López ya no labora en el hospital pues la empresa decidió reubicarlo en otro sitio, sin embargo ha sufrido agresiones.

“Me han discriminado, humillado en Facebook y en persona, me dicen el mata perros, me amenazan con quererme golpear; incluso se han metido a robar a mi casa y envenenaron a mi pero Jerry a los tres días del error que cometí”, aseguró.

“En cinco años de servicio no tuve ningún tipo de reportes. Acepto que fue un error y en verdad me arrepiento, por esta situación estoy al borde del divorcio, he tenido sueldos caídos... ha sido muy incómodo”, agregó.

Mencionó que no fue su intención lastimar al perro y quiere que la sociedad lo considere para que se detengan los señalamientos en su contra.

“No medí las consecuencias, soy ser humano y cometo errores. Yo sólo lancé un palo para ahuyentarlo y desafortunadamente le di en el ojo; es mentira que lo golpeé hasta sacarle el ojo, tampoco lo metí a un cuarto para seguir golpeándolo”, aseguró.

Empleados del hospital pagaron los gastos médicos del perro y una trabajadora lo adoptó.

“Quiero que la sociedad se entere de que puede denunciar las agresiones contra los animales, desgraciadamente sí hay mucha crueldad. El maltrato y abandono no está penado pero a través de esto esperamos llegar al Congreso para que se modifique la ley y sean penados más tipos de violencia en contra de los animales”, finalizó el abogado Orozco.