De hacienda histórica a hospital psiquiátrico

De hacienda histórica a hospital psiquiátrico

Local
|

El Centro de Atención Integral a la Salud Mental cumple 72 de años y muestra aún vestigios de su pasado de más de tres siglos

Nueva fachada del Centro de Atención Integral a la Salud Mental.


El Centro de Atención Integral a la Salud Mental (Caisame), mejor conocido como Hospital Psiquiátrico de San Pedro del Monte de León, cumplió 72 años, atendiendo a 22 mil pacientes al año en promedio. 


Pese a que la hacienda San Pedro del Monte fue convertida en una granja de recuperación y ahora en hospital psiquiátrico, aún queda testimonio de su antiguo esplendor entre sus vestigios transformados en oficinas administrativas. 


Los visitantes todavía pueden apreciar los ventanales de estilo morisco, las arcadas, una fuente de talavera y una iglesia, que funciona como sala de juntas y donde este mes se iniciaron los trabajos de restauración. 



El área de hospitalización cuenta con 104 camas censables. 


El médico psiquiatra José Antonio Jasso Molina, también jefe de Enseñanza e Investigación del Caisame, contó que la hacienda de San Pedro del Monte fue destinada desde el 15 de enero de 1945 para el cuidado y atención de enfermos mentales. 


“La historia de la hacienda viene desde el siglo XVII, cuando era la Villa de León y tenía varias haciendas y una de ellas es la de San Pedro del Monte, que se encuentra ubicada en lo que antes era el camino real a Cuerámaro y que actualmente es conocido como antigua carretera a San Francisco del Rincón. 


“La hacienda data de sus primeros antecedentes desde 1709, cuando el cabildo otorga a Antonio del Castillo la propiedad de esta hacienda, la cual fue pasando de familia en familia”, narró. 



Casco de la hacienda, hoy oficinas administrativas. 


Ante la necesidad de tener centros de atención psiquiátrica en la República, la Secretaría de Salud adquirió la hacienda de San Pedro del Monte en 1940. 


Mucho de la historia de la psiquiatría actual tiene que ver con el Hospital de la Castañeda, que se conocía como el manicomio central de la Ciudad de México, fundado en 1910, con una capacidad para mil pacientes, el cual ya estaba sobresaturado en las primeras décadas de ese siglo. 


Entonces, el predio de San Pedro del Monte, de 92 hectáreas, sirvió como granja de recuperación, como se llamaba en aquel tiempo, un modelo en boga propuesto en Francia para mantener ocupados a pacientes en actividades como la agricultura o ganadería. 


En 1945 llegaron los primeros grupos de pacientes desde La Castañeda, y llegó a tener 532 pacientes, llegados de la Ciudad de México y de Guanajuato y sus municipios. 



La iglesia, ahora sala de juntas. 


“El hospital fue muy famoso porque era autosustentable, se le daba cierto presupuesto, pero con la producción que tenía de ganadería y agricultura, se duplicaba ese presupuesto, lo cual generó mucha expectativa, porque a partir de esta granja se hicieron otras 11 en la República”, señaló.


Algunos pacientes, además de la agricultura y ganadería, se dedicaron también a otros oficios, como la alfarería, albañilería, carpintería y jardinería, con los cuales ganaban una paga que podían canjear en tiendas de raya del mismo hospital. Los primeros 10 años de operación lo hicieron un modelo a seguir dentro de la atención psiquiátrica en México, cuando no había tantos medicamentos para controlar patologías mentales. 



De los pacientes que en su momento llegaron del Hospital de la Castañeda y que fueron hospitalizados, hoy permanecen 23 y conforman el pabellón de pacientes geriátricos, es decir, llevan 72 años en San Pedro del Monte. 


Dejan atrás granja 


En 1992, el modelo de granja de recuperación desapareció en San Pedro del Monte para ser nombrado como Hospital Psiquiátrico de León. 


“La idea es que la psiquiatría pase a ser una especialidad médica y no tanto como dejar al paciente en un estilo de recuperación, lo que se busca es rehabilitar al paciente”, indicó Jasso Molina. 


Hay otros pabellones como el de hombres y mujeres, que ya no tienen funciones dentro de la ganadería o agricultura; los talleres de ahora son de rehabilitación psicológica, terapéutica o física motriz; y las ocupaciones de los pacientes son la elaboración de manualidades y actividades artísticas, como la pintura. 



El personal médico de la unidad, conformado por médicos generales, psiquiatras, enfermos y becarios. 


‘Ya no se usan camisas de fuerza’


El subdirector médico del Centro de Atención Integral a la Salud Mental (Caisame), José Luis Veiga, aseveró que es muy importante quitar el estigma de señalar a los pacientes psiquiátricos, porque existen diferentes trastornos, desde una depresión, una ansiedad o una fobia específica. 


“Son patologías, finalmente, algunas más graves que otras, con una evolución mucho más crónica y algunas con una mejor evolución. Lo importante es que se acerquen a los servicios de salud mental si tienen alguna inquietud y si se perciben con algún síntoma que sobresalga de su capacidad para poder atenderlo”, añadió. 


Finalmente, Veiga Paredes, dijo que hay pacientes que tardan hasta cinco años en llegar a los servicios de psiquiatría, por lo que exhorta a la población a acercarse a los servicios que brinda el Centro de Atención Integral a la Salud Mental. 


“Hoy ya no se usan las camisas de fuerza, eso era de los años 50”, concluyó el subdirector médico. 


Atienden a 22 mil al año


Hoy, el Centro de Atención Integral a la Salud Mental está dividido en tres áreas: consulta externa, admisión continúa (urgencias) y hospitalización.


Veiga Paredes informó que en 2016 el Caisame otorgó 25 mil 823 consultas externas, 2 mil 396 de ellas por distimia, y 2 mil 321, por ansiedad generalizada. De enero a agosto de 2017, registró 4 mil 390 atenciones en urgencias, mil 528 pacientes en total.  En ese mismo periodo, ofreció 20 mil 804 atenciones en consulta externa y reportó 792 pacientes como egresos hospitalarios. 


En 2017, los ingresos hospitalarios han sido sobre todo por diagnósticos como psicosis, causados por el consumo de sustancias o drogas ilícitas, y la distimia. Por otro lado, en el caso de la consulta externa, la morbilidad más frecuente es la distimia, los trastornos de ansiedad generalizada y los trastornos psicóticos. 


A lo largo del año, se mantiene estable la atención de pacientes de los 46 municipios de la entidad, atendidos por 14 médicos generales, 22 psiquiatras, 111 enfermeras y becarios. 



Trabajos de manualidades que realizan los pacientes geriátricos.


“Sin embargo, es probable que aumente algo la demanda de atenciones en temporadas como las fiestas decembrinas y la Semana Santa, que se relacionan con algunos trastornos como el suicidio o trastornos depresivos”, sostuvo Veiga Paredes. 


Consulta externa del Caisame cuenta con seis consultorios, en turno matutino de consulta externa general; dos de paidopsiquiatría (atención a niños); y  un consultorio de psiquiatría general en turno vespertino. En el área de hospitalización, se atienden urgencias psiquiátricas. 


El hospital cuenta con 104 camas censables, de éstas, 23 están ocupadas con los pacientes geriátricos; otras 14, al momento, por inimputables o personas que son referidas por un juez; y el resto son utilizadas por los usuarios agudos, todos aquellos que ingresan, se controla su enfermedad y se dan de alta. En promedio, la estancia de éstos últimos es de 14 días. 


Para hospitalización sólo se reciben a pacientes mayores de 18 y menores de 60 años. Querétaro, Michoacán y Jalisco son los tres estados de donde más son referidos pacientes para su tratamiento. 


Abandonan a pacientes 


Lizette Morado Crespo, encargada del área de larga estancia, (pacientes geriátricos), dijo que algunos pacientes, debido a la situación económica de sus familiares, ya se quedaron en el hospital como si éste fuera un asilo. 


“Hay pacientes que sí fueron abandonados, los familiares no pudieron ser localizados y, en algunos casos, es porque dieron datos e información falsa o simplemente porque ya fallecieron y ésta es como la parte triste que se vive en el hospital”, lamentó.