Rentan moda y glamur
Rentan moda y glamur

Rentan moda y glamur

Valor Agregado
|

En León comienza a prosperar el concepto de renta de vestidos de fiesta, que ofrece alternativas a los clientes.

Graciela del Alto Terán muestra uno de los vestidos con mayor popularidad en la boutique Velvet. Foto: Silvia Millán


Encontrar un vestido exclusivo diseñado en Nueva York que puede ser utilizado y devuelto, es posible bajo el concepto de renta.



“Como somos las mujeres, queremos usar la prenda una sola vez”, detalló Ana Cristina García del Alto, socia de la boutique Velvet.



Los propietarios de algunos establecimientos que ofrecen este servicio coinciden en que entre las principales ventajas están la practicidad y el ahorro.


VELVET


En León apenas está ingresando este concepto, pues algunas mujeres no se atreven a rentar una indumentaria que alguien usó, a diferencia del norte del país como Nuevo León, Durango y Tamaulipas, donde este tipo de negocios es más común.



“La cultura de la renta son conceptos que la gente acepta bien”, compartió Graciela del Alto Terán, propietaria de la tienda Velvet, quien junto con su hija Ana Cristina García del Alto, decidió ofrecer esta alternativa; su inquietud inicial fue abrir un negocio de servicio y ambas optaron por probar suerte en este rubro.



“Es más fácil estar reestrenado en cada ocasión, el ahorro en una renta es tres veces el valor de un vestido”, dijo Graciela.



En Velvet cuentan con 200 piezas en tallas que van de la cero a la 22. El precio estándar por la renta de un vestido es de 600 a 1,500 pesos.


Todas las opciones son de fiesta, largos, sencillos, con pedrería; cada mes adquieren nuevas piezas para ampliar las opciones.



Tienen varias opciones de acuerdo al evento, sofisticación, bodas, graduaciones, mamás de novias, damas y graduadas.



De los ejemplares solo tienen un modelo por talla, a excepción de dos estilos que resultaron los más pedidos, de los cuales compraron dos unidades.



Las empresarias señalaron que la gente joven es mucho más atrevida en rentar un vestido, aunque actualmente más personas ya no quieren invertir en comprar una prenda para cada evento.



Parte de las reglas de uso de Velvet es que se debe pagar un anticipo para apartar la prenda, la usuaria debe firmar un documento en el que se compromete a pagar la totalidad en caso de daño.



Una vez realizado este trámite realizan el ajuste que el conjunto necesita, lo cual les toma un día, aunque cuentan con servicio exprés, que no tiene costo, donde se puede arreglar el talle, los tirantes y la bastilla.



Mayo y junio son los meses con mayor movimiento en la tienda, a la semana llegan a rentar hasta 20 atuendos contra 5 piezas que se alquilan durante la temporada baja.



Los proveedores de Velvet son boutiques en Estados Unidos, particularmente de Los Ángeles y McAllen. En el país se proveen de fabricantes establecidos en la Ciudad de México y Guadalajara.



Para suministrar el negocio, las propietarias se enfocan en las tendencias de moda.



Adicional a la renta de vestidos ofrecen bolsos, cinturones, aretes y pashminas; además cuentan con servicio para las futuras novias que buscan ajuar para sus damas de honor.



DOLKA SHOWROOM


Bajo un concepto de franquicia fue como se desarrolló el establecimiento Dolka Showroom, que cuenta con unidades en León, Guadalajara y Ciudad de México.



Olivia Arce Padilla, gerente León, detalló que la idea surgió en Guadalajara como un lugar de intercambio de vestidos.



Tres de sus amigas pensaron en un espacio para llevar sus prendas para venderlas y fue así como detectaron una necesidad. “Hay un mercado latente que necesita opciones pero que no quiere gastar cada vez lo que puede costar un vestido”, señaló la empresaria.



Cuentan con opción de renta, compra y venta y dentro de sus planes está la expansión de la franquicia en los siguientes meses.



La sucursal de León abrió hace tres años. “Aquí la gente sabe lo que quiere, es un mercado fiel y constante”, asegura Olivia Arce.



Dentro de las bondades de este negocio es que se trate de una alternativa rápida y variada que ayude a horrar por una prenda que se usa una sola vez.



Cuentan con 180 unidades en constante movimiento, cada tres semanas llegan nuevos productos. De casi todos los vestidos los tienen en una sola talla que va de la cero hasta XLL (talla 18).



Ofrecen prendas para cada tipo de cuerpo, con perfil de noche en diferentes grados de glamur, desde los elaborados con lentejuela y pedrería hasta los sencillos.



El mercado que atienden son mujeres de 18 a 40 años y la renta de una prenda va de los 390 pesos hasta mil 190 pesos.



Cuentan con servicio exprés de tintorería y arreglos, y requieren al menos cinco días para preparar el vestido que el cliente elija.



Como parte de los requisitos para ofrecer el servicio, solicitan identificación, un depósito y cuidado en el uso.



Adicional a la boutique, la marca cuenta con un taller de confección para generar modelos exclusivos de la tienda, el cual abastece a la franquicia, además de ofrecer elaboración bajo diseño para quien así lo solicite.



Las telas que emplean las proveen de Colombia e Italia, y en cuanto a los vestidos cuentan con proveedores en la Ciudad de México y Los Ángeles y Nueva York.


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx